Administración de suplementos de vitaminas y minerales para prevenir la demencia o retrasar el deterioro cognitivo en pacientes con deterioro cognitivo leve

Pregunta de la revisión

Esta revisión investigó si los pacientes con deterioro cognitivo leve pueden disminuir el riesgo de presentar demencia, o si pueden prevenir un mayor deterioro de la memoria u otras capacidades mentales, con el consumo de suplementos de vitaminas y minerales.

Antecedentes

Es normal que con el envejecimiento se produzcan pequeños cambios en la memoria y en las capacidades mentales. Cuando estos cambios son peores de lo previsto según el envejecimiento normal, pero no son tan graves como para impedir que las personas puedan desempeñar las actividades cotidianas, entonces se dice que la persona presenta deterioro cognitivo leve (DCL). Los pacientes con DCL tienen mayor riesgo de presentar demencia en el futuro.

Las vitaminas y los minerales son sustancias que se presentan naturalmente y se necesitan para mantener el estado de salud. Cumplen varias funciones diferentes en el cuerpo y muchas de estas sustancias son esenciales para hacer que el cerebro funcione adecuadamente. Se ha indicado que la incorporación de suplementos en la alimentación normal de una persona con dosis adicionales de estas vitaminas o minerales podría ayudar a mantener las capacidades mentales o a prevenir la demencia.

Características de los estudios

Se encontraron ocho ensayos controlados aleatorios (ECA) que investigaron cuatro tipos diferentes de comprimidos de vitaminas o minerales y las compararon con placebo (un comprimido inerte). Las vitaminas analizadas fueron las vitaminas B (vitamina B6, vitamina B12 y ácido fólico), la vitamina E y la vitamina E y C administradas juntas. El único mineral analizado fue el cromo.

Resultados clave y calidad de la evidencia

Combinación de vitamina B versus placebo

Cinco ensayos con un total de 879 participantes compararon las vitaminas B con placebo. Administración de cuatro combinaciones de vitamina B6, vitamina B12 y ácido fólico; un estudio pequeño analizó el ácido fólico solo. Ninguno de estos estudios informó si los participantes desarrollaron demencia o no. Estos estudios no encontraron diferencias en la memoria ni en las capacidades mentales entre los grupos de personas que tomaron los suplementos de vitamina B y quienes tomaron placebo, después de un tratamiento de seis meses a dos años de duración. La confianza en los resultados de diferentes análisis realizados en los estudios varió de moderada a muy baja. Al parecer, dos años de tratamiento con suplementos de vitamina B efectivamente mejoraron la memoria en un subgrupo pequeño de participantes de un estudio quienes podían ser identificados por un análisis de sangre al comienzo del ensayo. Un estudio encontró que probablemente no hubo efectos sobre la calidad de vida de los participantes. Un estudio analizó el cerebro de algunos participantes e informó que las vitaminas B pueden disminuir la tasa de reducción del tamaño del cerebro.

Se informaron efectos perjudiciales y muertes en muy pocos participantes; además, no se puede concluir si tomar estas combinaciones de vitaminas B, o combinaciones similares, puede ser o no perjudicial.

Vitamina E versus placebo.

Un estudio con 516 participantes comparó una dosis relativamente alta de vitamina E (2000 UI por día) con placebo en pacientes que también tomaban un suplemento multivitamínico que contenía 15 UI de vitamina E (el requerimiento diario de vitamina E es de aproximadamente 30 UI). El riesgo de presentar demencia por enfermedad de Alzheimer (la forma más frecuente de demencia) probablemente no se ve afectado por tres años de tratamiento con dosis altas de vitamina E. La calidad de la evidencia de otros resultados fue inferior, pero tal vez esta dosis de vitamina E no tenga efectos en la memoria o en capacidades mentales específicas, ni en la capacidad para realizar las actividades cotidianas.

Vitamina E y C versus placebo

Un estudio con 256 participantes comparó una combinación de vitaminas C y E con placebo. No encontró efectos en la memoria ni en las capacidades mentales, pero hubo poca confianza en este resultado debido a la calidad de la evidencia.

Picolinato de cromo versus placebo

Un único estudio muy pequeño con 26 participantes investigó el efecto de los suplementos de cromo. Este estudio fue demasiado pequeño para poder extraer conclusiones.

Conclusiones

La cantidad y la calidad de la evidencia proveniente de investigación sobre los suplementos de vitaminas y minerales para el tratamiento del DCL en pacientes sin deficiencia nutricional son limitadas. Actualmente, no se pueden identificar suplementos que logren reducir el riesgo de que los pacientes con DCL presenten demencia, ni tratar sus síntomas de manera eficaz. Se necesitan más estudios para poder responder la pregunta de la revisión.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia sobre los suplementos de vitaminas y minerales como tratamientos para el DCL es muy limitada. Probablemente tres años de tratamiento con dosis altas de vitamina E no reduzca el riesgo de progresión a demencia, pero no se dispone de datos sobre este resultado con otros suplementos. Solamente las vitaminas B se evaluaron en más de un ECA. No existe evidencia de efectos beneficiosos sobre la cognición de la administración de suplementos con vitaminas B, durante seis a 24 meses. La evidencia de una disminución en la tasa de atrofia cerebral, en un único estudio en participantes tratados con vitamina B, y de un efecto beneficioso de la vitamina B sobre la memoria episódica en los pacientes con valores mayores de tHcy al inicio justifica que se intente replicarlo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las vitaminas y los minerales cumplen muchas funciones en el sistema nervioso que son importantes para la salud del cerebro. Se ha indicado que diversos suplementos de vitaminas y minerales podrían ser útiles para mantener el funcionamiento cognitivo y retrasar la aparición de la demencia. En esta revisión, se trató de analizar la evidencia sobre la indicación anterior en pacientes que ya presentaban un deterioro cognitivo leve (DCL).

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la administración de suplementos de vitaminas y minerales sobre el funcionamiento cognitivo y la incidencia de demencia en pacientes con deterioro cognitivo leve.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en ALOIS, el registro especializado del Grupo Cochrane de Demencia y Trastornos Cognitivos (Cochrane Dementia and Cognitive Improvement Group’s [CDCIG] specialised register), así como en MEDLINE, Embase, PsycINFO, CENTRAL, CINAHL, LILACs, Web of Science Core Collection, ClinicalTrials.gov y en el WHO Portal/ICTRP, desde su inicio hasta 25 enero 2018.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos aleatorios o cuasialeatorios controlados con placebo que evaluaron la administración de suplementos de vitaminas y minerales por vía oral en participantes con diagnóstico de deterioro cognitivo leve, y que evaluaron la incidencia de demencia o los resultados cognitivos, o ambos. El interés se centró en los estudios aplicables a la población general de personas mayores y, por lo tanto, se excluyeron los participantes que presentaron graves carencias de vitaminas o minerales.

Obtención y análisis de los datos: 

Se buscaron datos sobre los resultados primarios de incidencia de la demencia y del funcionamiento cognitivo global y de los resultados secundarios de memoria episódica, funcionamiento ejecutivo, velocidad de procesamiento, calidad de vida, rendimiento funcional, impresión clínica global, eventos adversos y mortalidad. Se realizó la recopilación de datos y el análisis de acuerdo con los métodos de revisión sistemática Cochrane estándar. Se evaluó el riesgo de sesgo de los estudios incluidos mediante la herramienta de evaluación Cochrane "Riesgo de sesgo". Las vitaminas y minerales se agruparon según su supuesto mecanismo de acción y, cuando se consideró clínicamente apropiado, los datos se agruparon según los métodos de efectos aleatorios. Se utilizaron los métodos GRADE para evaluar la calidad global de la evidencia de cada comparación y de cada resultado.

Resultados principales: 

Se incluyeron cinco ensayos con 879 participantes que investigaron los suplementos de vitamina B. En cuatro ensayos, la intervención fue una combinación de vitaminas B6, B12 y ácido fólico; en uno, fue el ácido fólico solo. Las dosis variaron. Se consideró que entre estos ensayos hubo ciertos riesgos en el sesgo de realización y de abandono, y de informe selectivo de resultados. Los resultados primarios de eficacia fueron la incidencia de demencia y las puntuaciones de las medidas del funcionamiento cognitivo global. Ninguno de los ensayos informó la incidencia de demencia y la evidencia del funcionamiento cognitivo global fue de calidad muy baja. Probablemente hubo un efecto escaso o nulo de las vitaminas B administradas durante seis a 24 meses sobre la memoria episódica, el funcionamiento ejecutivo, la velocidad de procesamiento o la calidad de vida. La evidencia sobre el resto de los resultados clínicos secundarios, incluidos los efectos perjudiciales, fue muy escasa o de calidad muy baja. Un estudio proporcionó evidencia sobre una posible menor tasa de atrofia cerebral en el transcurso de dos años en los participantes que tomaron vitaminas B. El mismo estudio informó análisis de subgrupos basados en el nivel de homocisteína sérica (tHcy) en el período inicial, y encontró evidencia de que las vitaminas B pueden mejorar la memoria episódica en quienes tenían una tHcy mayor que la mediana al inicio.

Se incluyó un ensayo (n = 516) de administración de suplementos de vitamina E. La vitamina E se proporcionó como 1000 UI de alfatocoferol, dos veces al día. Este ensayo se consideró con riesgo de sesgo de abandono y de informe selectivo. Probablemente la vitamina E no tuvo efectos sobre la probabilidad de progresión del DCL a demencia de Alzheimer en el transcurso de tres años (CRI 1,02; IC del 95%: 0,74 a 1,41; n = 516; un estudio, evidencia de calidad moderada). Tampoco hubo evidencia de un efecto en los puntos temporales intermedios. Los datos disponibles no permitieron realizar análisis, pero los autores no informaron efectos significativos de tres años de administración de suplementos de vitamina E sobre el funcionamiento cognitivo global, la memoria episódica, la velocidad de procesamiento, la impresión clínica global, el rendimiento funcional, los eventos adversos ni la mortalidad (cinco muertes en cada grupo). La calidad de la evidencia se consideró baja.

Se incluyó un ensayo (n = 256) de suplementos de vitamina E y vitamina C combinadas y un ensayo (n = 26) de administración de suplementos con picolinato de cromo. En ambos casos, hubo un único resultado cognitivo elegible, pero se consideró que la evidencia fue de calidad muy baja y, por lo tanto, no hubo seguridad con respecto a cualquiera de los efectos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save