Intervenciones farmacológicas para el deterioro cognitivo en personas con síndrome de Down

Las personas con síndrome de Down a menudo experimentan deterioro cognitivo (un deterioro en la memoria, el lenguaje, el pensamiento y el juicio que es mayor que los cambios normales relacionados con la edad) a una edad más temprana y en mayor número que la población general. Diversos fármacos han mostrado mejorar, o al menos desacelerar, la progresión de estos síntomas en las personas sin síndrome de Down.

Pregunta de la revisión

¿Los adultos (18 años de edad y más) con síndrome de Down se benefician del tratamiento con fármacos para prevenir el deterioro cognitivo en comparación con otros adultos con síndrome de Down que reciben fármacos falsos (placebos) o ningún fármaco?

Características de los estudios

En enero de 2015, un equipo de investigadores Cochrane buscó todos los estudios médicos que investigaron el efecto de algún fármaco o suplemento nutricional sobre el deterioro cognitivo en adultos con síndrome de Down. Se encontraron nueve ensayos controlados aleatorios relevantes (este diseño produce los resultados más fiables) que se pudieron incluir en este resumen. Estos estudios probaron:

- el donepezilo, un fármaco utilizado para tratar la enfermedad de Alzheimer (cuatro estudios);

- la memantina, un fármaco utilizado para tratar la enfermedad de Alzheimer (dos estudios);

- la simvastatina, un fármaco (estatina) utilizado para prevenir la cardiopatía (un estudio);

- una mezcla de antioxidantes, que incluye formas de vitaminas C y E y ácido alfa-lipoico (un estudio); y

- acetil-L-carnitina, un suplemento dietético que se ha utilizado previamente para tratar la demencia (un estudio).

Cinco de los estudios se centraron en adultos con edades de 45 a 55 años y cuatro se centraron en adultos con edades de 20 a 29 años. Siete estudios se realizaron en los EE.UU. o Reino Unido, uno tuvo lugar en Noruega y el Reino Unido, y un estudio se realizó en Japón.

Resultados clave

Los nueve estudios encontrados examinaron los efectos de cinco fármacos que son, o han sido, utilizados para prevenir el deterioro cognitivo. Todos los estudios compararon el fármaco probado con placebo (un comprimido o cápsula que se parece y sabe como el fármaco, pero que no contiene fármacos).

En general, los participantes que recibieron el fármaco no estuvieron mejor que los que recibieron placebo en ninguna de las áreas evaluadas en los estudios. Las áreas evaluadas incluyeron funcionamiento general (incluida la memoria y el pensamiento, el habla, el estado de ánimo y el comportamiento); funcionamiento cognitivo (incluida la memoria, seguir lo que ocurre a su alrededor); comportamientos adaptativos (poder realizar las tareas cotidianas); o problemas de comportamiento (como estar irritable o agresivo).

El único fármaco que mostró algún efecto positivo fue la estatina simvastatina. Los resultados preliminares de un estudio muy pequeño indicaron que la simvastatina tuvo algún efecto beneficioso al mejorar la memoria en comparación con placebo.

En los cuatro estudios de donepezilo, los participantes que recibieron donepezilo informaron más cefaleas, mareos y náuseas que los participantes que recibieron placebo. En los dos estudios de memantina no hubo diferencias entre los participantes que recibieron memantina o placebo en los informes de cefaleas, mareos y náuseas.

Calidad de la evidencia

Aunque los estudios incluidos se realizaron de manera adecuada, la mayoría incluyó escasos números de participantes y en muchas de las áreas evaluadas no fue posible combinar los resultados de dos o más estudios. En general, la calidad de estas pruebas es baja. No es posible tener la seguridad de que alguno de estos fármacos sea eficaz. Realizar más ensayos con más personas durante un período más largo permitiría que esta pregunta se respondiera con mayor certeza.

No fue posible encontrar ensayos que investigaran muchos de los fármacos utilizados para prevenir el deterioro cognitivo, por lo que se necesitan estudios de investigación para explorar la efectividad de estos fármacos en la población con síndrome de Down.

Conclusiones de los autores: 

Debido a la calidad baja del grupo de pruebas de esta revisión, es difícil establecer conclusiones acerca de la efectividad de cualquier intervención farmacológica para el deterioro cognitivo en las personas con síndrome de Down.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las personas con síndrome de Down son propensas a desarrollar demencia a una edad más temprana que la población general. La enfermedad de Alzheimer y el deterioro cognitivo en las personas con síndrome de Down pueden representar una carga significativa para la persona con síndrome de Down, así como en su familia y cuidadores. Diversas intervenciones farmacológicas, que incluyen el donepezilo, la galantamina, la memantina y la rivastigmina, parecen tener algún efecto para tratar el deterioro cognitivo en las personas sin síndrome de Down, pero su efectividad en las personas con síndrome de Down todavía no está clara.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones farmacológicas y los suplementos nutricionales contra la demencia para tratar el deterioro cognitivo en las personas con síndrome de Down.

Estrategia de búsqueda (: 

En enero de 2015 se realizaron búsquedas en CENTRAL, ALOIS (el registro especializado del Grupo Cochrane de Demencia y Trastornos Cognitivos), Ovid MEDLINE, Embase, PsycINFO, otras siete bases de datos y dos registros de ensayos. Además, se comprobó la bibliografía de las revisiones y los estudios relevantes y se contactó con los autores, otros investigadores y fabricantes de fármacos importantes para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) de intervenciones farmacológicas o suplementos nutricionales contra la demencia en los adultos (18 años de edad y más) con síndrome de Down, en los que el tratamiento se administró y comparó con placebo o ningún tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente el riesgo de sesgo de los ensayos incluidos y extrajeron los datos relevantes. Los revisores establecieron contacto con los autores de los estudios para obtener información faltante cuando fue necesario.

Resultados principales: 

Tan solo nueve estudios (427 participantes) cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión. Cuatro estudios (192 participantes) evaluaron la efectividad del donepezilo, dos evaluaron la memantina (139 participantes), uno evaluó la simvastatina (21 participantes), un estudio (35 participantes) evaluó los antioxidantes y un estudio (40 participantes) evaluó la acetil-L-carnitina.

Cinco estudios se enfocaron en adultos de 45 a 55 años de edad, mientras los cuatro estudios restantes se centraron en adultos de 20 a 29 años de edad. Siete estudios se realizaron en los EE.UU. o el Reino Unido, uno entre Noruega y el Reino Unido y uno en Japón. Los periodos de seguimiento variaron de cuatro semanas a dos años. Los revisores consideraron que todos los estudios incluidos tuvieron riesgo bajo o incierto de sesgo.

Los análisis indican que en los participantes que recibieron donepezilo, las puntuaciones en las medidas de funcionamiento cognitivo (diferencia de medias estandarizada [DME] 0,52; intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,27 a 1,13) y las medidas de comportamiento (DME 0,42; IC del 95%: -0,06 a 0,89) fueron similares a las de los que recibieron placebo. Sin embargo, los participantes que recibieron donepezilo tuvieron significativamente más probabilidades de experimentar un evento adverso (odds ratio [OR] 0,32; IC del 95%: 0,16 a 0,62). La calidad de este conjunto de pruebas fue baja. Ninguno de los estudios de donepezilo incluidos informó datos del estrés de los cuidadores, la atención institucional / domiciliaria o la muerte.

En los participantes que recibieron memantina, las puntuaciones en las medidas de funcionamiento cognitivo (DME 0,05; IC del 95%: -0,43 a 0,52), comportamiento (DME -0,17; IC del 95%: -0,46 a 0,11) y aparición de eventos adversos (OR 0,45; IC del 95%: 0,18 a 1,17) fueron similares a las de los que recibieron placebo. La calidad de este conjunto de pruebas fue baja. Ninguno de los estudios de memantina incluidos informó datos del estrés de los cuidadores, la atención institucional / domiciliaria o la muerte.

Debido a los datos insuficientes, solamente fue posible proporcionar una versión narrativa de los resultados de la simvastatina, los antioxidantes y acetil-L-carnitina. Los resultados de un estudio piloto indican que los participantes que recibieron simvastatina pueden haber mostrado una mejoría leve en las medidas cognitivas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save