Vitamina D para la prevención de las crisis asmáticas

Pregunta de la revisión

¿La vitamina D previene las crisis asmáticas o mejora el control de los síntomas del asma o ambos?

Antecedentes

Los niveles bajos de vitamina D en sangre (la “vitamina del sol”) se ha relacionado con un mayor riesgo de crisis asmáticas en niños y adultos con asma. Se han realizado varios ensayos clínicos para evaluar si la vitamina D podría prevenir las crisis asmáticas y mejorar el control de los síntomas del asma en niños y adultos, pero los resultados de los estudios con los diseños más sólidos desde el punto de vista científico no se han evaluado previamente como grupo.

Estudios incluidos

Se incluyeron siete ensayos con 435 niños y dos con 658 adultos en la revisión de las búsquedas realizadas hasta enero de 2016. De estos, un ensayo con 22 niños y dos con 658 adultos aportaron datos para el análisis de la tasa de crisis asmáticas graves. La duración de los estudios varió de cuatro a 12 meses, y la mayoría de los participantes presentaron asma leve o moderada. Todos los estudios compararon la vitamina D con el placebo.

Resultados clave

Los pacientes que recibieron vitamina D presentaron menos crisis asmáticas y necesitaron tratamiento con corticosteroides orales. El número promedio de ataques por paciente por año se redujo de 0,44 a 0,22 con la vitamina D (pruebas de alta calidad). La vitamina D redujo el riesgo de asistir al hospital con una crisis asmática aguda de 6 por 100 a cerca de 3 por 100 (pruebas de alta calidad).

La vitamina D tuvo poco o ningún efecto sobre la función pulmonar o los síntomas de asma diarios (pruebas de alta calidad). Se encontró que la vitamina D no aumentó el riesgo de eventos adversos graves a las dosis analizadas (pruebas de calidad moderada).

Los hallazgos están basados en los estudios que se consideraron de alta calidad.

Conclusión

Es probable que la vitamina D brinde protección contra las crisis asmáticas graves. Se necesitan ensayos adicionales que estudien a los niños y las personas que presenten crisis asmáticas graves frecuentes antes de poder realizar recomendaciones clínicas definitivas.

Conclusiones de los autores: 

El metanálisis de un número moderado de ensayos en los pacientes con asma predominantemente leve a moderada sugiere que es probable que la vitamina D reduzca tanto el riesgo de exacerbación del asma como el uso de los servicios de atención sanitaria. Aún no puede precisarse si estos efectos se limitan a los pacientes con valores iniciales de vitamina D bajos; se necesita investigación adicional, incluido el metanálisis de datos de pacientes individuales de las bases de datos existentes, para aclarar este tema. Hubo una subrepresentación de los niños y los pacientes con exacerbaciones de asma severas frecuentes; se necesitan ensayos primarios adicionales para establecer si la vitamina D puede reducir el riesgo de exacerbación severa del asma en estos grupos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se han llevado a cabo varios ensayos clínicos de vitamina D para prevenir la exacerbación y mejorar el control de asma en niños y adultos, pero falta un metanálisis restringido a los ensayos aleatorios, doble ciego, controlados con placebo de esta intervención.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia de la administración de vitamina D y sus metabolitos hidroxilados en la reducción del riesgo de las exacerbaciones graves del asma (definido como los pacientes que requieren tratamiento con corticosteroides sistémicos) y mejorar el control de los síntomas de asma.

Estrategia de búsqueda (: 

Se buscó en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group) y en las listas de referencias de artículos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para identificar ensayos adicionales. Fecha de la última búsqueda: enero de 2016.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios, doble ciego, controlados con placebo de vitamina D en niños y adultos con asma que evalúan el riesgo de exacerbación o el control de los síntomas de asma o ambos.

Obtención y análisis de los datos: 

De forma independiente, dos revisores aplicaron los criterios de inclusión de los estudios, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Cuando fue posible, se obtuvieron los datos que faltaban a través de los autores de los estudios. Los resultados se informaron con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos con 435 niños y dos ensayos con 658 adultos en el análisis primario. De estos, un ensayo con 22 niños y dos con 658 adultos aportaron datos para el análisis de la tasa de exacerbaciones que requería corticosteroides sistémicos. La duración de los ensayos varió de cuatro a 12 meses, y la mayoría de los participantes presentaron asma de leve a moderada. La administración de vitamina D redujo la tasa de exacerbaciones que requerían corticosteroides sistémicos (cociente de tasas 0,63; IC del 95%: 0,45 a 0,88; 680 participantes; tres estudios; pruebas de alta calidad) y disminuyó el riesgo de presentar al menos una exacerbación que requería una visita del servicio de urgencias o la hospitalización o ambos (odds ratio [OR] 0,39; IC del 95%: 0,19 a 0,78; número necesario a tratar para lograr un resultado beneficioso adicional, 27; 963 participantes; siete estudios; pruebas de alta calidad). No hubo ningún efecto de la vitamina D sobre el porcentaje teórico del volumen espiratorio forzado en un segundo (diferencia de medias [DM] 0,48; IC del 95%: -0,93 a 1,89; 387 participantes; cuatro estudios; pruebas de alta calidad) o las puntuaciones de la Asthma Control Test (DM -0,08; IC del 95%: -0,70 a 0,54; 713 participantes; tres estudios; pruebas de alta calidad). La administración de vitamina D no influyó en el riesgo de eventos adversos graves (OR 1,01; IC del 95%: 0,54 a 1,89; 879 participantes; cinco estudios; pruebas de calidad moderada). Un ensayo que comparaba vitamina D en dosis bajas versus vitamina D en dosis alta informó dos episodios de hipercalciuria, uno en cada brazo del estudio. Ningún otro estudio informó eventos adversos potencialmente atribuibles a la administración de vitamina D. Ningún participante de los ensayos incluidos sufrió una exacerbación de asma mortal. No se realizó un análisis de subgrupos para determinar si el efecto de la vitamina D sobre el riesgo de la exacerbación severa se vio modificado por el estado de la vitamina D al inicio, debido a la falta de datos desagregados de manera adecuada. Se evaluaron dos ensayos como en alto riesgo de sesgo en al menos un dominio; ningún ensayo aportó datos para el análisis de los resultados informados anteriormente.

Tools
Information
Share/Save