Diálisis peritoneal para la lesión renal aguda

¿Cuál es el problema?

La lesión renal aguda (LRA) es una disminución abrupta y generalmente reversible en la tasa de filtración glomerular. No se ha demostrado claramente que alguna forma particular de tratamiento de reemplazo renal (tratamiento que reemplaza la función normal de filtración de la sangre de los riñones) para los pacientes con LRA tenga un beneficio. La elección del tratamiento de reemplazo renal depende de diversos factores incluida la disponibilidad, la pericia del médico, la estabilidad hemodinámica y demás.

¿Qué se hizo?

Esta revisión procuró evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de la diálisis peritoneal (DP) para los pacientes con LRA en comparación con el tratamiento extracorpóreo (p.ej. hemodiálisis) u otros tipos de DP. Se realizaron búsquedas en el registro de estudios del Grupo Cochrane de Riñón y Trasplante (Cochrane Kidney and Transplant Register of Studies).

¿Qué se encontró?

Seis ensayos controlados aleatorios (484 pacientes) cumplieron los criterios de inclusión. Cinco estudios compararon la DP de alto volumen con la hemodiálisis diaria, la hemodiálisis diaria prolongada o el tratamiento de reemplazo renal continuo, y un estudio comparó diferentes intensidades de la DP en pacientes con LRA. En comparación con el tratamiento extracorpóreo, la DP probablemente logró poca o ninguna diferencia en la muerte por cualquier causa o la recuperación de la función renal. La DP probablemente reduce levemente la cantidad de eliminación de líquido en comparación con el tratamiento extracorpóreo, y probablemente logró poca o ninguna diferencia en las complicaciones infecciosas. No se conoce si la DP comparada con el tratamiento extracorpóreo tiene efectos en el Kt/V administrado por semana, la corrección de la acidosis, ni la duración de la diálisis.

Un estudio (61 participantes) informó poca o ninguna diferencia en la muerte por cualquier causa, la recuperación de la función renal o la infección entre la DP de baja intensidad y de alta intensidad. El Kt/V administrado por semana y la eliminación de líquido fueron inferiores con la DP de baja intensidad en comparación con la de alta intensidad.

Conclusiones

Actualmente no hay evidencia suficiente para determinar si existen diferencias significativas en la muerte debido a cualquier causa o la recuperación de la función renal entre los pacientes tratados con DP, tratamientos extracorpóreos o intensidad de la DP.

Conclusiones de los autores: 

Basado en evidencia de certidumbre moderada (mortalidad, recuperación de la función renal), baja (complicaciones infecciosas) o muy baja (corrección de la acidosis) probablemente hay poca o ninguna diferencia entre la DP y el tratamiento extracorpóreo para tratar la LRA. La eliminación de líquido (certidumbre baja) y el Kt/V administrado por semana (certidumbre muy baja) pueden ser mayores con el tratamiento extracorpóreo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La diálisis peritoneal (DP) se ha sugerido como una modalidad de diálisis efectiva y segura en los pacientes con lesión renal aguda (LRA). Sin embargo, aún no hay evidencia concluyente sobre si la DP es superior al tratamiento extracorpóreo (p.ej. hemodiálisis) en cuanto a la mejoría en la supervivencia, la recuperación de la función renal y los resultados metabólicos y clínicos.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de la DP para los pacientes con LRA en comparación con el tratamiento extracorpóreo o diferentes modalidades de DP.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de estudios del Grupo Cochrane de Riñón y Trasplante (Cochrane Kidney and Transplant Register of Studies) hasta el 29 mayo 2017, mediante contacto con el especialista en información, utilizando términos de búsqueda relevantes para esta revisión. Los estudios en el registro especializado se identifican mediante búsquedas en CENTRAL, MEDLINE y EMBASE, en actas de congresos, en el International Clinical Trials Register (ICTRP) Search Portal, y en ClinicalTrials.gov. También se hicieron búsquedas en la China Biological Medicine Database.

Criterios de selección: 

Se incluyó a pacientes con LRA que fueron asignados al azar para recibir DP, tratamiento extracorpóreo, o diferentes modalidades de DP de forma independiente de la edad, el sexo, la enfermedad primaria y el curso clínico.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión realizaron la revisión, selección y extracción de los datos y evaluaron la calidad de cada artículo recuperado mediante formularios estandarizados. Se estableció contacto con los autores cuando los datos publicados estaban incompletos. Se realizaron análisis estadísticos con el modelo de efectos aleatorios, y los resultados se expresaron como cocientes de riesgos (CR) con intervalos de confianza (IC) del 95%. La heterogeneidad entre los estudios se exploró mediante la estadística Q de Cochran y la prueba I2. Los resultados de interés incluyeron la mortalidad por todas las causas, la recuperación de la función renal, el Kt/V administrado por semana, la corrección de la acidosis, la eliminación de líquido, la duración de la diálisis y las complicaciones infecciosas. La confiabilidad de la evidencia se evaluó mediante GRADE.

Resultados principales: 

Seis estudios (484 participantes) cumplieron los criterios de inclusión. Cinco estudios compararon la DP de alto volumen con la hemodiálisis diaria, la hemodiálisis diaria prolongada o el tratamiento de reemplazo renal continuo. Un estudio se centró en la intensidad de la DP. El riesgo general de sesgo fue de bajo a incierto. En comparación con el tratamiento extracorpóreo, la DP probablemente logró poca o ninguna diferencia en la mortalidad por todas las causas (cuatro estudios, 383 participantes: CR 1,12; IC del 95%: 0,81 a 1,55; I2 = 69%; evidencia de certidumbre moderada), o la recuperación de la función renal (tres estudios, 333 participantes: CR 0,95; IC del 95%: 0,68 a 1,35; I2 = 0%; evidencia de certidumbre moderada). La DP probablemente reduce levemente la cantidad de eliminación de líquido en comparación con el tratamiento extracorpóreo (tres estudios, 313 participantes: DM -0,59 L/d, IC del 95%: -1,19 a 0,01; I2 = 89%; evidencia de baja certidumbre) y probablemente logró poca o ninguna diferencia en las complicaciones infecciosas (dos estudios, 263 participantes: CR 1,03; IC del 95%: 0,60 a 1,78; I2 = 0%; evidencia de baja certidumbre). No se conoce si la DP comparada con el tratamiento extracorpóreo tiene algún efecto en el Kt/V administrado por semana (dos estudios, 263 participantes: DM -2,47; IC del 95%: -5,17 a 0,22; I2 = 99%; evidencia de muy baja certidumbre), la corrección de la acidosis (dos estudios, 89 participantes: CR 1,32; IC del 95%: 0,13 a 13,60; I2 = 96%; evidencia de muy baja certidumbre), o la duración de la diálisis (dos estudios, 170 participantes: DM -1,01 horas, IC del 95%: -91,49 a 89,47; I2 = 98%; evidencia de muy baja certidumbre). La heterogeneidad fue alta, lo cual puede deberse a los diferentes tratamientos extracorpóreos utilizados.

Un estudio (61 participantes) informó poca o ninguna diferencia en la mortalidad por todas las causas, la recuperación de función renal o la infección entre la DP de baja intensidad y de alta intensidad. El Kt/V administrado por semana y la eliminación de líquido fueron inferiores con la DP de baja intensidad en comparación con la de alta intensidad.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save