Intervenciones para tratar el estreñimiento durante el embarazo

¿Cuál es el tema?

El término "estreñimiento" se define como la dificultad para evacuar las heces y la reducción de la frecuencia de los movimientos intestinales. Se caracteriza por molestias, esfuerzo excesivo, heces duras o granulosas, una sensación de evacuación incompleta y movimientos intestinales poco frecuentes. El estreñimiento es un síntoma frecuente que se presenta durante el embarazo. Puede ser resultado de una combinación de factores que incluyen cambios en las hormonas durante el embarazo que afectan el sistema digestivo, la reducción de la actividad física y los cambios en los hábitos dietéticos durante el embarazo. Además, según crece, el feto puede presionar sobre los intestinos de la madre y causar retrasos / obstrucciones digestivas.

¿Por qué es esto importante?

El estreñimiento durante el embarazo se asocia con deterioro de la calidad de vida y trastornos para las mujeres embarazadas, así como con problemas físicos que incluyen, ocasionalmente, hemorroides. Hay varios tratamientos indicados con fármacos, suplementos o modificaciones de la dieta.

En general, las intervenciones no farmacológicas (cambios en la dieta, ingesta de agua y ejercicios) se recomiendan inicialmente, seguidas de intervenciones farmacológicas si las no farmacológicas fracasan o no son suficientes. Las intervenciones farmacológicas incluyen fármacos de una amplia variedad de clases que incluyen los lubricantes, los agentes formadores de masa, los laxantes osmóticos, los laxantes estimulantes, los ablandadores de heces, y los enemas y supositorios.

Esta revisión consideró los efectos beneficiosos de las intervenciones farmacológicas y no farmacológicas para el estreñimiento durante el embarazo y si son seguras para las pacientes y los fetos.

¿Qué pruebas se encontraron?

Se identificaron cuatro estudios, pero solamente dos (con 180 mujeres) proporcionaron datos para los análisis. Los estudios examinaron los laxantes estimulantes en comparación con los laxantes formadores de masa y la administración de suplementos dietéticos de fibras versus ninguna intervención. Los estudios incluidos se consideraron de calidad moderada.

Se examinaron dos comparaciones principales. En la primera, se encontró que los laxantes estimulantes pueden ser más eficaces para mejorar el estreñimiento que los laxantes formadores de masa (pruebas de calidad moderada). Sin embargo, también pueden causar más molestias abdominales (pruebas de calidad baja) y diarrea (pruebas de calidad moderada) y no se encontraron diferencias en la satisfacción de las pacientes (pruebas de calidad moderada). La segunda comparación entre la administración de suplementos de fibras y ninguna intervención encontró que la administración de suplementos de fibras puede ser eficaz para aumentar la frecuencia de las deposiciones (pruebas de calidad moderada). La administración de suplementos de fibras se asoció con una mejoría en la consistencia de las heces tal como la definieron los investigadores (las heces duras disminuyeron del 11% al 14%, las heces normales aumentaron del 5% al 10% y las heces blandas aumentaron del 0% al 6%).

No hubo otros estudios que examinaran otros tipos de intervenciones como los laxantes osmóticos, los ablandadores de heces, los laxantes lubricantes, y los enemas y supositorios.

¿Qué quiere decir esto?

Las escasas pruebas existentes indican que la administración de suplementos de fibra dietética puede aumentar la frecuencia de las deposiciones. Si se elige entre los laxantes estimulantes y los formadores de masa, entonces el estimulante puede aliviar mejor el estreñimiento, pero puede causar más molestias abdominales y diarrea.

Se necesita más investigación en esta área.

Conclusiones de los autores: 

No hay pruebas suficientes para evaluar integralmente la efectividad y la seguridad de las intervenciones (farmacológicas y no farmacológicas) para el tratamiento del estreñimiento en el embarazo, debido a los datos limitados (pocos estudios con tamaño de la muestra pequeño y ningún metanálisis). En comparación con los laxantes formadores de masa, los laxantes estimulantes parecen ser más eficaces en la mejoría del estreñimiento (pruebas de calidad moderada), pero se acompañan de un aumento de la diarrea (pruebas de calidad moderada) y molestias abdominales (pruebas de calidad baja), sin diferencias en la satisfacción de las mujeres ( pruebas de calidad moderada). Además, la administración de suplementos de fibras puede aumentar la frecuencia de las deposiciones en comparación con ninguna intervención (pruebas de calidad moderada), aunque estos resultados tuvieron riesgo moderado de sesgo.

No hubo datos para una comparación de otros tipos de intervenciones como los laxantes osmóticos, los ablandadores de heces, los laxantes lubricantes, y los enemas y supositorios.

Se necesitan más ECA que evalúen las intervenciones para el tratamiento del estreñimiento en el embarazo. Estos ensayos deben abarcar diferentes ámbitos y evaluar la efectividad de diversas intervenciones (incluidas los laxantes de fibra, osmóticos y estimulantes) sobre la mejoría en el estreñimiento, el dolor a la defecación, la frecuencia de las deposiciones y la consistencia de las heces.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El estreñimiento es un síntoma frecuente que se presenta durante el embarazo. Tiene un rango de consecuencias que van desde la reducción de la calidad de vida y la percepción de la salud física hasta las hemorroides. La comprensión de la efectividad y la seguridad de los tratamientos para el estreñimiento en el embarazo es importante para los médicos que tratan mujeres embarazadas.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de las intervenciones (farmacológicas y no farmacológicas) para tratar el estreñimiento durante el embarazo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (30 abril 2015), ClinicalTrials.gov y en la WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (30 abril 2015) y en listas de referencias de estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Se consideraron todos los ensayos controlados aleatorios (ECA) publicados, no publicados y en curso, los ECA grupales y los ensayos controlados cuasialeatorios que evaluaron intervenciones (farmacológicas y no farmacológicas) para el estreñimiento en el embarazo. Los estudios cruzados (crossover) no fueron elegibles para inclusión en esta revisión. Los ensayos publicados en forma de resumen solamente (sin la publicación del texto completo) no fueron elegibles para inclusión.

Se comparó una intervención (farmacológica o no farmacológica) contra otra intervención, placebo o ningún tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud.

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro estudios, pero sólo dos estudios con un total de 180 mujeres aportaron datos a esta revisión. No estuvo claro si fueron ECA o ensayos controlados cuasialeatorios porque la generación de la secuencias no fue clara. Se clasificó el riesgo general de sesgo de tres estudios como moderado y de un estudio como de alto riesgo de sesgo. No se realizaron metanálisis debido a que no hubo suficientes datos.

No se identificaron ECA grupales para inclusión. Hubo comparaciones disponibles de laxantes estimulantes versus laxantes formadores de masa, y de administración de suplementos de fibras versus ninguna intervención. No hubo datos disponibles para ninguna otra comparación.

Durante el proceso de revisión se encontró que los estudios informaron cambios en los síntomas de diferentes maneras. Para obtener todos los datos disponibles se agregó un nuevo resultado primario (mejoría en el estreñimiento); este nuevo resultado no se preespecificó en el protocolo publicado.

Laxantes estimulantes versus laxantes formadores de masa

No se identificaron datos de cualquiera de los resultados primarios preespecificados de esta revisión: dolor a la defecación, frecuencia de las deposiciones y consistencia de las heces.

En comparación con los laxantes formadores de masa, las mujeres embarazadas que recibieron laxantes estimulantes tuvieron una mejoría significativamente mayor en el estreñimiento (cociente de riesgos [CR] 1,59; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,21 a 2,09; 140 mujeres, un estudio, pruebas de calidad moderada), pero también significativamente más molestias abdominales (CR 2,33; IC del 95%: 1,15 a 4,73; 140 mujeres, un estudio, pruebas de calidad baja) y una diferencia marginal en la diarrea (CR 4,50; IC del 95%: 1,01 a 20,09; 140 mujeres, un estudio, pruebas de calidad moderada). Además, no hubo diferencias significativas en la satisfacción de las pacientes (CR 1,06; IC del 95%: 0,77 a 1,46; 140 mujeres, un estudio, pruebas de calidad moderada).

No se informaron datos útiles en los resultados secundarios de esta revisión: calidad de vida; deshidratación; desequilibrio de los electrólitos; reacción alérgica aguda; o asma.

Administración de suplementos de fibras versus ninguna intervención

Las mujeres embarazadas que recibieron suplementos de fibras tuvieron una frecuencia de las deposiciones significativamente mayor en comparación con ninguna intervención (diferencia de medias [DM] 2,24 veces por semana; IC del 95%: 0,96 a 3,52; 40 mujeres, un estudio, pruebas de calidad moderada). La administración de suplementos de fibras se asoció con una mejoría en la consistencia de las heces tal como la definieron los investigadores (las heces duras disminuyeron del 11% al 14%, las heces normales aumentaron del 5% al 10% y las heces blandas aumentaron del 0% al 6%).

No se informaron datos utilizables para los resultados primarios dolor a la defecación y mejoría en el estreñimiento o para cualquiera de los resultados secundarios de esta revisión que se enumeraron anteriormente.

Calidad

Cinco resultados se evaluaron con el programa informático GRADE: mejoría en el estreñimiento, frecuencia de las deposiciones, molestias abdominales, diarrea y satisfacción de las mujeres. Estos resultados se evaluaron como de calidad moderada, excepto las molestias abdominales, que se evaluó de calidad baja. Los resultados, por tanto, deben ser interpretados con cautela. No hubo datos disponibles para la evaluación del dolor a la defecación o la consistencia de las heces.

Tools
Information
Share/Save