Anestesia intravenosa o inhalatoria para la cirugía abdominal asistida por un robot quirúrgico computarizado

Esta revisión evaluó la anestesia proporcionada por vía intravenosa o a través de la respiración en los pulmones (inhalación) para la cirugía en el abdomen asistida por robot computarizado.

Pregunta de la revisión

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de utilizar la anestesia administrada por vía intravenosa comparada con la anestesia administrada a través de los pulmones para la cirugía abdominal asistida por robot, con énfasis en el control del dolor, las náuseas y los vómitos, los efectos adversos y los costos asociados?

Antecedentes

La cirugía en el abdomen asistida por robot computarizado se asocia con una reducción de la hemorragia y menos traumatismo quirúrgico porque las incisiones son pequeñas. Con el rápido aumento del uso de la cirugía asistida por robot ha surgido la necesidad de reevaluar los dos tipos principales de administración de la anestesia. La cirugía asistida por robot exige una colocación diferente del paciente durante el procedimiento y la introducción del gas dióxido de carbono en la cavidad abdominal para lograr una mejor visualización general. Estos factores pueden afectar el funcionamiento del corazón y los pulmones y pueden alterar la presión en el cerebro y los ojos, con el riesgo asociado de efectos adversos.

Características de los estudios

La evidencia está actualizada hasta mayo de 2016 y fue aportada por tres ensayos controlados aleatorios pequeños que incluyeron 170 hombres a los que se les extrajo la próstata. Estos estudios se realizaron en hospitales de Corea y Turquía. Se buscaron las diferencias en el dolor y las náuseas y los vómitos posoperatorios, así como los cambios en la presión dentro de los ojos entre los pacientes que recibieron anestésicos por vía intravenosa o mediante inhalación.

Fuentes de financiación de los estudios

Los estudios fueron financiados por las instituciones o no se declararon las fuentes de financiamiento.

Resultados clave

El dolor posoperatorio no fue diferente entre los dos tipos de anestesia. La anestesia administrada por vía intravenosa redujo las náuseas y los vómitos posoperatorios una a seis horas después de la cirugía de la próstata en comparación con la anestesia proporcionada mediante inhalación. Un estudio mostró que la anestesia administrada por vía intravenosa evitó un aumento de la presión dentro de los ojos durante la cirugía en comparación con la anestesia inhalatoria. No fue posible concluir si lo anterior significa que la anestesia proporcionada por vía intravenosa reduce las complicaciones oculares, ya que ningún paciente en este estudio pequeño desarrolló dichas complicaciones.

Calidad de la evidencia

La calidad de la evidencia se consideró baja, ya que los estudios incluidos fueron pequeños y proporcionaron una descripción poco clara de los métodos. Todos los participantes de estos estudios fueron hombres sometidos a extracción laparoscópica de la próstata asistida por robot. Un ensayo en curso incluye hombres y mujeres sometidos a cirugía abdominal asistida por robot, y también hace énfasis en la calidad de la recuperación. Se necesitan estudios adicionales.

Conclusiones de los autores: 

No está claro qué técnica anestésica es superior, si la AIVT o la inhalatoria, para la cirugía transabdominal asistida por robot en urología, ginecología y gastroenterología, ya que la evidencia existente es escasa, de baja calidad y se ha generado a partir de pacientes exclusivamente masculinos sometidos a prostatectomía radical asistida por robot.

Un ensayo en curso que incluye participantes de ambos sexos con énfasis en la calidad de la recuperación, podría repercutir sobre la evidencia futura relacionada con este tema.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La rápida implementación de la cirugía transabdominal asistida por robot ha dado lugar a la necesidad de reevaluar la forma más apropiada de anestesia. El objetivo general de la anestesia es disminuir el riesgo y el malestar perioperatorios de los pacientes durante y después de la cirugía. La anestesia de los pacientes sometidos a cirugía asistida por robot es diferente de la anestesia de los pacientes sometidos a cirugía abierta o laparoscópica; con la cirugía asistida por robot han surgido nuevas inquietudes relacionadas con la anestesia.

Objetivos: 

Evaluar los resultados relacionados con la elección de la anestesia intravenosa total (AIVT) o la anestesia inhalatoria en pacientes adultos sometidos a cirugía laparoscópica transabdominal ginecológica, urológica o gastroenterológica asistida por robot.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL; 2016 número 5), Ovid MEDLINE (1946 hasta mayo 2016), Embase vía OvidSP (1982 hasta mayo 2016), Cumulative Index to Nursing and Allied Health Literature (CINAHL) vía EBSCOhost (1982 hasta mayo 2016) y en el Institute for Scientific Information (ISI) Web of Science (1956 hasta mayo 2016). También se hicieron búsquedas de ensayos en curso en el International Standard Randomized Controlled Trial Number (ISRCTN) Registry y en Clinical trials gov (mayo 2016).

Criterios de selección: 

Se buscaron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que incluyeron adultos con 18 años de edad o más, de ambos sexos, tratados con cirugía laparoscópica transabdominal ginecológica, urológica o gastroenterológica asistida por robot y que se centraron en los resultados de la AIVT o la anestesia inhalatoria.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar Cochrane. Los resultados de los estudios no se consideraron apropiados para el metanálisis.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ECA de dos brazos y de centros únicos con 170 participantes. Sólo se encontró un ensayo en curso. Todos los participantes incluidos fueron hombres sometidos a prostatectomía radical laparoscópica asistida por robot (PRLAR). Los hombres tenían entre 50 y 75 años de edad y cumplían los criterios de las puntuaciones de clasificación física I, ll y III de la American Society of Anesthesiologists (ASA).

Se encontró evidencia que no mostró diferencias clínicamente significativas en el dolor posoperatorio entre los dos tipos de anestesia (diferencia de medias [DM] en las puntuaciones de la escala analógica visual [EAV] entre una y seis horas -2,20 [intervalo de confianza (IC) del 95%: -10,62 a 6,22; p = 0,61]) en una muestra de 62 participantes de un estudio. Evidencia de baja calidad indica que el propofol reduce las náuseas y los vómitos posoperatorios a corto plazo (una a seis horas después de la cirugía) después de la PRLAR en comparación con la anestesia inhalatoria (sevoflurano, desflurano) (DM-1,70; IC del 95%: -2,59 a -0,81; P = 0,0002).

Se encontró evidencia de baja calidad que indica que el propofol puede prevenir un aumento de la presión intraocular (PIO) después del neumoperitoneo y la colocación en posición de Trendelenburg marcada en comparación con el sevoflurano (DM-3,90; IC del 95%: -6,34 a -1,46; p = 0,002), con una mayor PIO inicial a los 30 minutos en la posición de Trendelenburg marcada. Sin embargo, no está claro si este resultado indirecto se traduce directamente en la prevención clínica de las complicaciones oculares durante la cirugía. Ningún estudio analizó los resultados secundarios efectos adversos, mortalidad por todas las causas, complicaciones respiratorias o circulatorias, disfunción cognitiva, duración de la estancia hospitalaria ni los costos. En general la calidad de la evidencia fue baja a muy baja, ya que todos los estudios fueron ensayos pequeños de centro único que proporcionaron descripciones poco claras de los métodos.

Tools
Information
Share/Save