Comparación de la monitorización con BIS versus evaluación clínica para determinar el nivel de sedación en adultos con ventilación mecánica en las unidades de cuidados intensivos

Pregunta de la revisión

Se examinó la evidencia sobre los beneficios de la monitorización del índice biespectral (BIS, por sus siglas en inglés) en comparación con los métodos de evaluación clínica (EC) en adultos conectados a un respirador artificial en la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Antecedentes

La monitorización con BIS sigue la actividad eléctrica del cerebro para producir puntuaciones. Dichas puntuaciones pueden ayudar al personal del hospital a decidir si un paciente de la UCI sometido a ventilación mecánica está recibiendo suficientes agentes sedativos como para estar cómodo y aceptar el respirador. Los sedantes son fármacos administrados por sus efectos calmantes e inductores del sueño. La administración de demasiados agentes sedativos, o muy pocos, podría dar lugar a efectos perjudiciales. En el método de EC, la observación de los factores clínicos como la conciencia, la comprensión y la respuesta a los comandos ayuda a evaluar la profundidad de la sedación o el sueño. La puntuación proporcionada por el monitor del BIS no depende de una persona. La monitorización con la EC podría variar entre los cuidadores.

El objetivo fue determinar si la monitorización con BIS es beneficiosa en comparación con la EC en adultos con enfermedades graves sometidos a ventilación mecánica.

Características de los estudios

La evidencia identificada en la búsqueda bibliográfica está actualizada hasta mayo de 2017. Cuatro estudios controlados aleatorios cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión (con la participación de 256 adultos). Otro estudio está a la espera de clasificación. Estos estudios se realizaron en UCI quirúrgicos y médicos-quirúrgicos combinados para adultos y compararon la monitorización con BIS con diversas medidas para la EC.

Fuentes de financiación de los estudios

Para un estudio, el fabricante de dispositivos de monitorización con BIS proporcionó el equipo. La empresa no tuvo ninguna función en la realización del estudio. Otro estudio fue financiado como parte de un proyecto científico y tecnológico. No había información disponible sobre financiación para los otros dos estudios.

Resultados clave

Con la monitorización con BIS, no se encontró ninguna diferencia significativa en la estancia en la UCI (un estudio, 50 adultos), la duración de la ventilación (dos estudios, 155 adultos) y el riesgo de eventos adversos (un estudio, 105 adultos) en comparación con la EC. No se informaron eventos adversos clínicamente relevantes, p.ej. la autoextracción accidental del tubo respiratorio. No fue posible medir la diferencia combinada en la cantidad de uso de sedativos debido a los diferentes protocolos de sedación y los sedantes utilizados. No se informó ninguno de los otros resultados de interés para la revisión, p.ej. la muerte, la neumonía asociada al respirador, la calidad de vida, etc., en ninguno de los estudios.

Calidad de la evidencia

Los hallazgos de la revisión provienen de un número limitado de estudios que proporcionaron evidencia de calidad “baja a muy baja” según GRADE.

Conclusión

Los autores de esta revisión concluyen que se encontró evidencia insuficiente acerca de los efectos de la monitorización con BIS en comparación con la EC de la sedación en adultos con enfermedades graves sometidos a ventilación mecánica.

Conclusiones de los autores: 

Se encontró evidencia insuficiente acerca de los efectos de la monitorización con BIS para la sedación en adultos con enfermedades graves sometidas a ventilación mecánica sobre los resultados clínicos o la utilización de recursos. Los resultados son inciertos debido a la evidencia de calidad baja y muy baja derivada de un número limitado de estudios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes que ingresan a la unidad de cuidados intensivos y que son sometidos a ventilación mecánica, reciben fármacos sedativos y analgésicos para mejorar tanto su comodidad como la interacción con el respirador. La optimización de la práctica de sedación puede reducir la mortalidad, mejorar la comodidad del paciente y reducir el costo. La práctica actual incluye el uso de escalas o puntuaciones para evaluar la profundidad de la sedación basada en criterios clínicos como la conciencia, la comprensión y la respuesta a los comandos. Sin embargo, las mismas son percibidas como herramientas de evaluación subjetivas. Los monitores del índice biespectral (BIS), que se basan en el procesamiento de las señales electroencefalográficas, pueden superar las restricciones de las escalas de sedación y proporcionar una orientación más fiable y consistente para el aumento gradual de la profundidad de la sedación.

Los beneficios de la monitorización con BIS de los pacientes bajo anestesia general para los procedimientos quirúrgicos ya han sido confirmados por otra revisión Cochrane. Al llevar a cabo una revisión sistemática bien realizada, el objetivo fue determinar si la monitorización con BIS mejora los resultados en los pacientes adultos de la unidad de cuidados intensivos (UCI) sometidos a ventilación mecánica.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la monitorización con BIS en comparación con la evaluación clínica de la sedación sobre la estancia en la UCI, la duración de la ventilación mecánica, la mortalidad por cualquier causa, el riesgo de neumonía asociada al respirador (NAR), el riesgo de eventos adversos (p.ej. autoextubación, desconexión no planificada de los catéteres permanentes), la duración de la estancia hospitalaria, la cantidad de agentes sedativos utilizados, el costo, los resultados funcionales a más largo plazo y la calidad de vida según lo informado por los autores para los adultos con ventilación mecánica en la UCI.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, CINAHL, ProQuest, OpenGrey y SciSearch hasta mayo de 2017, se verificaron las referencias bibliográficas y se estableció contacto con los autores de los estudios para identificar estudios adicionales. Se hicieron búsquedas en registros de ensayos, que incluyeron clinicaltrials.gov y controlled-trials.com.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios que comparaban el BIS versus evaluación clínica (EC) para el control de la sedación en adultos con enfermedades graves sometidos a ventilación mecánica.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar Cochrane. Se realizaron análisis utilizando el programa Revman 5.3.

Resultados principales: 

Se identificaron 4245 posibles estudios a partir de la búsqueda inicial. De esos estudios, cuatro (256 participantes), cumplieron los criterios de inclusión. Otro estudio está a la espera de clasificación. Los estudios fueron realizados en UCI quirúrgicos y médicos-quirúrgicos combinados de centro único. El monitor BIS se usó para evaluar el nivel de sedación en el brazo de intervención en todos los estudios. En el brazo de control, las herramientas de evaluación de la sedación para la EC incluyeron la Sedation-Agitation Scale (SAS), la Ramsay Sedation Scale (RSS) o la EC subjetiva que utiliza los signos clínicos tradicionales (frecuencia cardíaca, presión arterial, nivel de consciencia y tamaño de las pupilas). Sólo un estudio se clasificó como en riesgo bajo de sesgo, los otros tres estudios se clasificaron como en alto riesgo.

No hubo evidencia de una diferencia en un estudio (N = 50) que midió la duración de la estancia en la UCI (mediana (Rango Intercuartil; IQR) 8 (4 a 14) en el grupo de EC; 12 [6 a 18] en el grupo de BIS; evidencia de baja calidad). Hubo poco o ningún efecto sobre la duración de la ventilación mecánica (DM -0,02 días [IC del 95%: -0,13 a 0,09; dos estudios; N = 155; I2 = 0%; evidencia de baja calidad)). Se informaron eventos adversos en un estudio (N = 105) y los efectos sobre la agitación después de la succión, la resistencia al tubo endotraqueal, la tolerancia al dolor durante la sedación o el delirio después de la extubación fueron inciertos debido a la evidencia de muy baja calidad. Los eventos adversos clínicamente relevantes como la autoextubación no se informaron en ningún estudio. Tres estudios informaron la cantidad de agentes sedativos usados. No fue posible medir la diferencia combinada en la cantidad de agentes sedativos usados debido a los diferentes protocolos de sedación y los agentes sedativos usados en los estudios. La calidad de la evidencia GRADE fue muy baja. Ningún estudio informó otros resultados secundarios de interés para la revisión.

Notas de traducción: 

Translation notes CD011240.pub2

Tools
Information
Share/Save