Ácidos grasos omega 6 para la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Pregunta de la revisión

Se revisaron los ensayos controlados aleatorios que examinaron el efecto del aumento o la reducción en la ingesta de ácidos grasos omega 6 para la prevención primaria de la EC en adultos sanos o adultos con alto riesgo de EC. Cuatro ECA cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión.

Antecedentes

El omega 6 es un ácido graso esencial que los seres humanos no pueden sintetizar en su cuerpo y lo deben obtener a través de la dieta. El omega 6 se puede obtener a partir de diversas fuentes alimentarias como el aceite vegetal y los frutos secos. Los ácidos grasos omega 6 desempeñan una función vital en muchas funciones fisiológicas. Son particularmente importantes para mantener la salud ósea, regular el metabolismo y estimular el crecimiento de la piel y el pelo. Algunas pruebas indican que una ingesta proporcionalmente mayor de ácidos grasos omega 6 junto con una ingesta baja en grasa saturada se asocia con reducciones significativas en la cardiopatía coronaria. Por el contrario, hay preocupación con respecto a que los niveles altos de ácidos grasos omega 6 puedan empeorar el riesgo cardiovascular. Parece haber pruebas no concluyentes de estudios observacionales y metanálisis sobre los efectos beneficiosos de la ingesta de omega 6 sobre los resultados de las EC.

Características de los estudios

Las pruebas están actualizadas hasta el 23 septiembre de 2014. En esta revisión Cochrane se examinaron cuatro ensayos (660 participantes) que cumplieron los criterios de inclusión y evaluaron los efectos del aumento o la reducción en la ingesta de omega 6 sobre los niveles de los lípidos y la presión arterial (principales factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares [EC]). Las dietas se siguieron por 24 semanas. Los cuatro ensayos reclutaron a participantes masculinos y femeninos pero variaron en cuanto al tipo de participantes reclutados. Dos ensayos reclutaron adultos con sobrepeso u obesos pero por lo demás sanos. Un ensayo reclutó hombres de edad avanzada y mujeres posmenopáusicas y el ensayo restante reclutó adultos más jóvenes con hipercolesterolemia. Dos ensayos se realizaron en el Reino Unido, uno en los Países Bajos y el ensayo restante se realizó en Finlandia. Los ensayos incluyeron un número relativamente pequeño de participantes y tuvieron algún riesgo de sesgo.

Dos estudios fueron apoyados por financiamiento del Food Standards Agency y el Medical Research Council del Reino Unido. Un estudio fue financiado por la Lipid Nutrition, una empresa comercial en los Países Bajos y el Dutch Ministry of Economic Affairs. El estudio final fue financiado por subvenciones de la Finnish Food Research Foundation, la Finnish Heart Research Foundation, la Aarne and Aili Turnen Foundation, y el Research Council for Health, Academy of Finland.

Resultados clave

No se observaron diferencias en los efectos del aumento o la reducción en la ingesta de omega 6 sobre los lípidos en sangre y la presión arterial, pero estos resultados se basan en escasos estudios. Ningún ensayo incluido informó eventos de EC. Hasta la fecha no hay pruebas suficientes de ensayos controlados aleatorios para recomendar el aumento o la reducción en la ingesta de omega 6 para la prevención de EC.

Calidad de la evidencia

Se incluyeron escasos estudios y, por lo tanto, los resultados se deben interpretar con cuidado. En general se considera que los ensayos tuvieron riesgo incierto de sesgo.

Conclusiones de los autores: 

No se encontraron estudios que examinaran los efectos del aumento o la reducción en la ingesta de omega 6 sobre el resultado primario variables de evaluación clínica de EC, ni hubo pruebas suficientes para mostrar un efecto del aumento o la reducción en la ingesta de omega 6 sobre los factores de riesgo de EC como los lípidos en sangre y la presión arterial. Se identificaron muy pocos ensayos con un número relativamente pequeño de participantes asignados al azar. Se necesitan ECA más grandes bien realizados que evalúen los eventos cardiovasculares, así como los factores de riesgo cardiovasculares.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los omega 6 tienen una función vital en muchas funciones fisiológicas, pero hay controversia en cuanto a su efecto sobre el riesgo de enfermedades cardiovasculares (EC). Hay pruebas contradictorias sobre si el aumento o la reducción de la ingesta de omega 6 dan lugar a efectos beneficiosos.

Objetivos: 

Los dos objetivos primarios de esta revisión Cochrane fueron determinar la efectividad de:
1. Aumentar la ingesta de omega 6 (ácido linoleico [LA], ácido gamma-linolénico [GLA], ácido dihomo-gamma-linolénico [DGLA], ácido araquidónico [AA] o cualquier combinación) en lugar de grasas saturadas o monoinsaturadas o carbohidratos para la prevención primaria de EC.
2. Reducir la ingesta de omega 6 (LA, GLA, DGLA, AA o cualquier combinación) en lugar de los carbohidratos o las proteínas (o ambos) para la prevención primaria de EC.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas hasta el 23 de septiembre de 2014: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (The Cochrane Central Register of Controlled Trials - CENTRAL) en Cochrane Library (número 8 de 12, 2014); MEDLINE (Ovid) (desde 1946 hasta septiembre, semana 2, 2014); EMBASE Classic y EMBASE (Ovid) (desde 1947 hasta septiembre de 2014); Web of Science Core Collection (Thomson Reuters) (desde 1990 hasta septiembre de 2014); Database of Abstracts of Reviews of Effects (DARE), Health Technology Assessment Database y Health Economics Evaluations Database (número 3 de 4, 2014). Se realizaron búsquedas en registros de ensayos y listas de referencias de revisiones para obtener estudios adicionales. No se aplicaron restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) de intervenciones que señalaron la intención de aumentar o reducir los ácidos grasos omega 6 por al menos seis meses, e incluyeron adultos sanos o adultos con alto riesgo de EC. Al grupo de comparación no se le proporcionó asesoramiento, no se le administraron suplementos, recibió placebo, una dieta control, o continuó con su dieta habitual. Los resultados de interés fueron los eventos clínicos de EC (mortalidad por todas las causas, mortalidad cardiovascular, variables de evaluación no mortales) y los factores de riesgo de EC (cambios en la presión arterial, cambios en los lípidos en sangre, aparición de diabetes tipo 2). Se excluyeron los ensayos que incluyeron ejercicios o intervenciones multifactoriales para evitar factores de confusión.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron los ensayos para la inclusión, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo en los ensayos incluidos de forma independiente.

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro ECA (cinco artículos) que asignaron al azar a 660 participantes. No se identificaron ensayos en curso. Todos los ensayos incluidos tuvieron al menos un dominio con riesgo incierto de sesgo. No hubo ECA de ingesta de omega 6 que informaran eventos clínicos de EC. Tres ensayos investigaron el efecto del aumento en la ingesta de omega 6 sobre los niveles de los lípidos (colesterol total, lipoproteína de baja densidad [colesterol LDL] y lipoproteína de alta densidad [colesterol HDL]), dos ensayos informaron los triglicéridos, y dos ensayos informaron la presión arterial (presión arterial diastólica y sistólica). Dos ensayos, uno con dos brazos de intervención relevantes, investigaron el efecto de la reducción de la ingesta de omega 6 sobre los parámetros de presión arterial y los niveles de los lípidos (colesterol total, colesterol LDL y colesterol HDL) y un ensayo informó los triglicéridos. Los análisis de esta revisión no encontraron efectos estadísticamente significativos del aumento o la reducción en la ingesta de omega 6 sobre los factores de riesgo de EC.

Dos estudios fueron apoyados por financiamiento del Food Standards Agency y el Medical Research Council del Reino Unido. Un estudio fue financiado por la Lipid Nutrition, una empresa comercial en los Países Bajos y el Dutch Ministry of Economic Affairs. El estudio final fue financiado por subvenciones de la Finnish Food Research Foundation, la Finnish Heart Research Foundation, la Aarne and Aili Turnen Foundation, y el Research Council for Health, Academy of Finland.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save