¿El taponamiento vaginal, el ácido tranexámico, la radiología intervencionista u otras intervenciones controlan la hemorragia vaginal en pacientes con cáncer de cuello de útero avanzado?

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Antecedentes: El cáncer de cuello de útero es el segundo cáncer más frecuente entre las mujeres a nivel mundial, y representa alrededor de 500 000 casos nuevos detectados y 273 000 muertes cada año. Habitualmente las pacientes se presentan a la consulta con enfermedad avanzada en los países en desarrollo, en los que el acceso a los programas de detección del cáncer de cuello de útero es limitado. El cáncer de cuello de útero avanzado puede no ser curable y las pacientes a menudo necesitan tratamiento para el control de síntomas angustiantes (paliación) como la hemorragia vaginal. La hemorragia puede ser tan grave como para ser potencialmente mortal en las pacientes con cáncer de cuello de útero avanzado. El tratamiento de la hemorragia vaginal a menudo representa un reto, especialmente en los países en desarrollo en los que el acceso a la radioterapia es limitado. Las opciones para el tratamiento paliativo de la hemorragia vaginal grave incluyen tratamiento con radiología intervencionista (mediante radiografías para guiar la inserción de "tapones" en los vasos sanguíneos que irrigan el tumor) o taponamiento vaginal (donde se inserta una gasa compactada en la vagina para absorber la sangre y aplicar presión directamente al cuello del útero), aunque estas opciones suelen ser sólo parcialmente efectivas y pueden causar efectos perjudiciales. Las compresas vaginales pueden estar embebidas en formalina, que es un preservativo químico. Otras opciones para tratar la hemorragia vaginal grave incluyen ácido tranexámico (una medicación que reduce la hemorragia y que se puede administrar por vía oral o por inyección) y radioterapia (tratamiento con rayos X de alta energía).

Pregunta de la revisión: El objetivo de esta revisión fue comparar el ácido tranexámico, el taponamiento vaginal (con o sin compresas embebidas en formalina), la radiología intervencionista u otras intervenciones versus tratamiento con radioterapia (rayos X de alta energía) para el control de la hemorragia vaginal en el cáncer de cuello de útero.

Principales hallazgos: Se hicieron búsquedas en la literatura desde 1980 hasta febrero 2014. No se encontraron ensayos controlados aleatorios (estudios clínicos en los que las personas son asignadas al azar a uno de dos o más grupos de tratamiento) para inclusión, por lo que no existen pruebas de que el ácido tranexámico, el taponamiento vaginal (con o sin compresas embebidas en formalina), las técnicas de radiología intervencionista u otras intervenciones presenten la misma efectividad o seguridad que la radioterapia para el control paliativo de las hemorragias vaginales en el cáncer de cuello de útero avanzado. Se necesitan ensayos controlados aleatorios o estudios comparativos no aleatorios de buena calidad para determinar la efectividad y la seguridad de estas intervenciones en comparación con radioterapia en cuanto al control de los síntomas, la calidad de vida y los efectos secundarios.

Calidad de la evidencia: Ningún estudio cumplió con los criterios de inclusión y, por lo tanto, no hubo pruebas de buena calidad.

Conclusiones de los autores: 

No existen pruebas de ensayos controlados para apoyar o refutar el uso de cualquiera de las intervenciones propuestas en comparación con radioterapia. Por lo tanto, la elección de la intervención se debe basar en los recursos locales. Las técnicas de radioterapia para el control de la hemorragia vaginal no son de fácil acceso en ámbitos de escasos recursos, en los que los casos avanzados de cáncer de cuello de útero son predominantes. Por lo tanto, esta revisión sistemática identificó la necesidad de un ensayo controlado aleatorio que evalúe los efectos beneficiosos y los riesgos de los tratamientos paliativos para la hemorragia vaginal en pacientes con cáncer de cuello de útero avanzado.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El cáncer de cuello de útero es el segundo cáncer más frecuente en mujeres a nivel mundial, con alrededor de 500 000 diagnósticos nuevos y 273 000 muertes por año. Sin embargo, la incidencia y el estadio en el momento del diagnóstico varían enormemente entre las zonas geográficas y en gran parte dependen de la disponibilidad de un programa de cribado consistente en la población. Por ejemplo, en Nigeria, la enfermedad en estadio avanzado en el momento de la consulta es frecuente (86% a 89,3% de los casos nuevos), mientras que en el Reino Unido, solamente el 21,9% de las pacientes se presentan con enfermedad en estadio II+ de la International Federation of Gynaecology and Obstetrics (FIGO). Las pacientes con cáncer de cuello de útero avanzado a menudo necesitan paliación para síntomas angustiantes como la hemorragia vaginal. La hemorragia vaginal puede ser potencialmente mortal en la enfermedad avanzada y su incidencia varía del 0,7% al 100%. La hemorragia es la causa inmediata de muerte en el 6% de las pacientes con cáncer de cuello de útero y su tratamiento a menudo representa un reto.

Por lo tanto, la hemorragia vaginal todavía es una consecuencia común del cáncer de cuello de útero avanzado. Actualmente no hay revisiones sistemáticas que analicen las intervenciones paliativas para el control de la hemorragia vaginal causada por el cáncer de cuello de útero avanzado. Se necesita una evaluación sistemática de las intervenciones paliativas disponibles para informar la toma de decisiones.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad del ácido tranexámico, el taponamiento vaginal (con o sin compresas embebidas en formalina), la radiología intervencionista u otras intervenciones en comparación con radioterapia para el tratamiento paliativo de la hemorragia vaginal en pacientes con cáncer de cuello de útero avanzado.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), Número 2, 2015; registro de ensayos del Grupo Cochrane de Cáncer Ginecológico (Cochrane Gynaecological Cancer Group); MEDLINE desde 1980 hasta marzo, semana 3, 2015 y en EMBASE desde 1980 hasta febrero, semana 12, 2015. También se realizaron búsquedas en registros de ensayos clínicos, resúmenes de reuniones científicas, listas de referencias de artículos de revisión y se estableció contacto con expertos en el campo. Se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias de los estudios relevantes.

Criterios de selección: 

Para la revisión se realizaron búsquedas de estudios comparativos aleatorios y no aleatorios que evaluaran la eficacia y la seguridad del ácido tranexámico, el taponamiento vaginal (con o sin compresas embebidas en formalina), la radiología intervencionista u otras intervenciones en comparación con técnicas de radioterapia para el tratamiento paliativo de la hemorragia vaginal en pacientes con cáncer de cuello de útero avanzado (con o sin metástasis), independientemente del estado de publicación, el año de publicación o el idioma.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron si los estudios potencialmente relevantes cumplieron los criterios de inclusión. No se identificaron estudios para inclusión y, por lo tanto, no se analizaron datos.

Resultados principales: 

La estrategia de búsqueda identificó 1335 referencias únicas, de las cuales 1160 se excluyeron en base al título y al resumen. Se recuperaron los 22 artículos restantes en su totalidad, pero ninguno cumplía los criterios de inclusión. Se identificaron solamente datos observacionales de estudios de brazo único en pacientes tratadas con compresas embebidas en formalina, radiología intervencionista o técnicas de radioterapia para el control paliativo de la hemorragia vaginal en pacientes con cáncer de cuello de útero.

Share/Save