Características de la aguja que reducen la aparición de cefalea posterior a la punción lumbar (CPPL)

Antecedentes

Una punción lumbar es la inserción de una aguja en la parte inferior de la columna para extraer líquido y realizar pruebas para afecciones que afectan el cerebro y la médula espinal. También se puede utilizar para tratamiento (por ejemplo, para el control del dolor en la cesárea).

En general las punciones lumbares se consideran seguras; Sin embargo, se han informado varios efectos adversos como dolor lumbar, sensaciones de cosquilleo (parestesia), e incluso cefalea posterior a la punción lumbar (CPPL). Estas afecciones no son potencialmente mortales pero pueden deteriorar la actividad física de la persona y ser muy dolorosas. Para realizar una punción lumbar se utilizan varias puntas (que se clasifican en traumáticas o atraumáticas) y calibres (tamaño/diámetro) diferentes de la aguja. Se compararon diferentes tipos de agujas para evaluar los efectos de la punta y el grosor de la aguja sobre la prevención de la cefalea posterior a la punción lumbar.

Características de los estudios

Se buscaron en la bibliografía médica los estudios realizados en cualquier contexto que compararan agujas de características diferentes (es decir, diferentes diseños de la punta y tamaños) para la prevención de la CPPL. La evidencia está actualizada hasta septiembre de 2016. Se incluyeron 70 estudios y se pudo incluir la información de 66 de esos estudios (17 067 participantes) en el análisis numérico. Otros 18 estudios están en espera de clasificación y 12 están en curso.

Hallazgos clave

Se encontró que el uso de agujas con una punta traumática dio lugar a un mayor riesgo de CPPL en comparación con las agujas con puntas atraumáticas. Cuando se examinaron los diferentes estudios que compararon diversos tamaños de calibres traumáticos grandes y pequeños no se encontraron diferencias en el efecto en cuanto al riesgo de CPPL. Finalmente, cuando se compararon las agujas atraumáticas con un calibre mayor con las que tenían un calibre más pequeño, no se observaron diferencias significativas en cuanto al desarrollo de cualquier CPPL en cualquiera de los escenarios analizados. Tampoco se encontraron diferencias significativas en el uso de agujas traumáticas versus atraumáticas en cuanto al desarrollo de efectos adversos como parestesia, dolor lumbar y CPPL grave.

Calidad de la evidencia

Los estudios no informaron con claridad aspectos del diseño relacionados con la asignación al azar. (Este es un método que utiliza el azar para asignar a los participantes a los grupos de comparación en un ensayo). Esto dificultó la interpretación del riesgo de sesgo en los estudios incluidos. Por lo tanto, la calidad de la evidencia se consideró moderada para la mayoría de los resultados evaluados en esta revisión.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia de calidad moderada de que las agujas atraumáticas reducen el riesgo de cefalea posterior a la punción lumbar (CPPL) sin aumentar los eventos adversos como la parestesia o el dolor lumbar. Los estudios no informaron con claridad aspectos relacionados con la asignación al azar, como la generación de la secuencia aleatoria y la ocultación de la asignación, lo que dificulta la interpretación del riesgo de sesgo en los estudios incluidos. La calidad moderada de la evidencia para las agujas traumáticas versus atraumáticas indica que es probable que estudios de investigación adicionales tengan una repercusión marcada sobre la confianza en la estimación del efecto.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La cefalea posterior a la punción lumbar (CPPL) es una de las complicaciones más frecuentes de las punciones lumbares con fines diagnósticos y terapéuticos. La CPPL se define como la cefalea que se presenta después de una punción lumbar y que empeora en el transcurso de 15 minutos cuando el paciente se sienta o está parado, y mejora en el transcurso de 15 minutos cuando el paciente se acuesta. Los investigadores han indicado muchos tipos de intervenciones que ayudan a prevenir la CPPL. Se ha indicado que aspectos como la punta y el calibre de la aguja se pueden modificar para disminuir la incidencia de CPPL.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del diseño de la punta (traumático versus atraumático) y el diámetro (calibre) de la aguja sobre la prevención de la CPPL en participantes sometidos a punción lumbar por motivos diagnósticos o terapéuticos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, CINAHL y LILACS, así como en registros de ensayos vía World Health Organization (WHO) International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) search portal en septiembre 2016. Se adoptó la estrategia de MEDLINE para buscar en las otras bases de datos. Los términos de búsqueda que se utilizaron fueron una combinación de términos basados en el diccionario y de texto libre para las intervenciones (punción lumbar en contextos neurológicos, de anestesia o de mielografía) y para la cefalea.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) realizados en cualquier contexto clínico / de investigación en el que la punción lumbar se había utilizado en participantes de cualquier edad y de ambos sexos, que compararon diferentes diseños de la punta o el calibre para la prevención de la CPPL

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyeron 70 estudios en la revisión; Se incluyeron 66 estudios con 17 067 participantes en el análisis cuantitativo. Otros 18 estudios están en espera de clasificación y 12 están en curso. Quince de los 18 estudios en espera de clasificación corresponden principalmente a resúmenes de congresos publicados antes de 2010, en los que la información disponible no permite la evaluación completa de todos los riesgos de sesgo y características. El resultado principal fue la prevención de la CPPL, pero también se evaluó la aparición de CPPL grave, cefalea en general y eventos adversos. La calidad de la evidencia fue moderada para la mayoría de los resultados, debido principalmente a problemas con el riesgo de sesgo. Para el análisis, se realizaron tres comparaciones principales: 1) agujas traumáticas versus agujas atraumáticas; 2) agujas traumáticas de calibre más grande versus agujas traumáticas de calibre más pequeño; y 3) agujas atraumáticas de calibre más grande versus agujas atraumáticas de calibre más pequeño. Para cada comparación principal, si hubo datos disponibles, se realizó un análisis de subgrupos para evaluar la indicación de la punción lumbar, la edad y la postura.

Para la primera comparación, el uso de agujas traumáticas mostró un mayor riesgo de aparición de la CPPL en comparación con las agujas atraumáticas (36 estudios, 9378 participantes, cociente de riesgos [CR] 2,14; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,72 a 2,67; I2 = 9%).

En la segunda comparación de agujas traumáticas, los estudios que compararon diversos tamaños de calibres grandes y pequeños no mostraron diferencias significativas en el efecto con respecto al riesgo de CPPL, con la excepción de un estudio que comparó agujas de calibre 26 y 27 (un estudio, 658 participantes, CR 6,47; IC del 95%: 2,55 a 16,43).

En la tercera comparación de agujas atraumáticas, los estudios que compararon diversos tamaños de calibres grandes y pequeños no mostraron diferencias significativas en el efecto con respecto al riesgo de CPPL.

No se observaron diferencias significativas en el riesgo de parestesia, dolor lumbar, CPPL grave y cualquier cefalea entre las agujas traumáticas y atraumáticas. Los análisis de sensibilidad de los resultados de la CPPL entre las agujas traumáticas y atraumáticas que excluyeron los estudios con alto riesgo de sesgo mostraron resultados similares con respecto al efecto beneficioso de las agujas atraumáticas en la prevención de la CPPL (tres estudios, CR 2,78; IC del 95%: 1,26 a 6,15; I2 = 51%).

Tools
Information
Share/Save