Intervenciones para ayudar a que los pacientes regresen al trabajo después de un ataque cardíaco, una derivación o un stent.

¿Cuál es el objetivo de esta revisión?

El objetivo era encontrar y analizar los resultados de los estudios que examinaron los programas para ayudar a los pacientes con enfermedades cardíacas a retornar al trabajo, determinar si realmente estos programas tienen este efecto y si afectan la calidad de vida o tienen algún efecto indeseable.

Mensajes clave

Los programas de rehabilitación cardíaca, que incluyen ejercicio y asesoramiento, probablemente acortan el tiempo necesario para regresar al trabajo (evidencia de certeza moderada) y pueden aumentar el número de pacientes que regresan al trabajo en los seis primeros meses después de un ataque cardíaco, una derivación o un stent (evidencia de certeza baja); sin embargo, estos programas pueden tener poco o ningún efecto sobre el regreso al trabajo después de los seis meses. Los programas que comprenden sólo el asesoramiento o el ejercicio puede causar poco a ningún cambio en el número de pacientes que regresan al trabajo o en el tiempo necesario para regresar al trabajo (evidencia de certeza baja a muy baja).

¿Qué se estudió en la revisión?

Los pacientes que se recuperan de un ataque cardíaco o de un procedimiento para mejorar la cardiopatía pueden tener problemas para regresar al trabajo. Estos procedimientos podían ser una derivación (un procedimiento quirúrgico que evita las arterias coronarias estenosadas, también llamado baipáso injerto de derivación de arterias coronarias o CABG, por sus siglas en inglés) o una intervención no quirúrgica, incluida la implantación de stents (intervenciones coronarias percutáneas [ICP]), por ejemplo. La debilidad física y los problemas emocionales, que son resultado de la cardiopatía, pueden dar lugar a ausentismo laboral o requerir una jubilación por invalidez. Las condiciones laborales también pueden dificultar el regreso al trabajo de los pacientes. Esta dificultad puede tener una repercusión negativa sobre la calidad de vida. Se consideraron los programas que facilitaron el regreso al trabajo de los pacientes, por ejemplo, mediante la modificación de las condiciones laborales, el tratamiento de la ansiedad que acompaña con frecuencia la cardiopatía (educación al paciente sobre la salud cardíaca) o la combinación de asesoramiento y ejercicio para ayudarlos a lograr un estado de salud que les permita regresar al trabajo.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?

Se encontró un total 39 estudios que consideraron el regreso al trabajo en los pacientes con cardiopatía de los programas diseñados para apoyar el proceso de recuperación o estimular el regreso al trabajo en comparación con los pacientes que recibieron la atención habitual.

No se encontraron estudios que realizaran cambios en el lugar del trabajo ni en las políticas laborales para facilitar el regreso al trabajo, por ejemplo, mediante la reducción y luego el aumento gradual de las horas de trabajo y las tareas a medida que mejora la salud.

Se encontraron 11 estudios de evaluación de programas que abordaron los temores y la depresión que a menudo acompañan la cardiopatía, con educación a los pacientes acerca de la cardiopatía. No se sabe si estos programas de educación sanitaria y asesoramiento aumentan el número de pacientes que regresaron al trabajo o acortan el tiempo de ausentismo laboral (evidencia de certeza baja a muy baja).

Se encontraron cuatro estudios con programas que recomendaron el momento en que los pacientes con cardiopatía debían volver al trabajo o brindaron asesoramiento a los compañeros de trabajo para abordar las inquietudes con respecto a las causas de los ataques cardíacos y la capacidad del paciente de reanudar el trabajo. Las intervenciones de asesoramiento dirigidas al trabajo podrían suponer poca a ninguna diferencia en el tiempo que los pacientes necesitan para volver al trabajo (evidencia de certeza baja).

Se encontraron nueve estudios con programas de ejercicio solos. Los programas de ejercicio podrían suponer poca a ninguna diferencia en el número de pacientes que regresan al trabajo entre los seis meses y un año (evidencia de certeza baja) y poca a ninguna diferencia en el número de pacientes que trabajan entre uno y cinco años o en el tiempo necesario para regresar al trabajo (evidencia de certeza baja).

Se encontraron 17 estudios que evaluaron los programas de asesoramiento y de ejercicio combinados. Estos programas combinados podrían aumentar el número de pacientes que regresan al trabajo seis meses después de un ataque cardíaco, derivación o stent (evidencia de certeza baja): por cada cinco pacientes incorporados en un programa de rehabilitación cardíaca combinado, un paciente adicional podría regresar al trabajo. Estos programas probablemente acortan el tiempo necesario para regresar al trabajo (evidencia de certeza moderada) en cerca de un mes.

¿Cuál es el grado de actualización de esta revisión?

Se hicieron búsquedas de estudios que se habían publicado hasta el 11 octubre 2018.

Conclusiones de los autores: 

Las intervenciones combinadas podrían aumentar el regreso al trabajo a los seis meses y probablemente reducir el ausentismo laboral. Además de lo anterior, no se halló evidencia de un efecto beneficioso ni perjudicial de las intervenciones orientadas al paciente. La certeza de la evidencia de las distintas intervenciones y resultados varió de muy baja a moderada. El regreso al trabajo a menudo fue un resultado secundario de los estudios, y los resultados relevantes al regreso al trabajo se informaron con frecuencia de modo deficiente. La adhesión a las guías de informes de ECA podría mejorar de modo significativo la evidencia de la investigación futura. Existe una brecha en la investigación con respecto a los ensayos controlados de las intervenciones orientadas al trabajo, la calidad de vida relacionada con la salud en el proceso de regreso al trabajo y los efectos adversos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes con cardiopatía coronaria con frecuencia requieren ausencias laborales prolongadas debido a la convalecencia después de eventos agudos de la enfermedad de base, como el infarto de miocardio (IM) o los procedimientos de revascularización, como el injerto de derivación de las arterias coronarias (CABG) o la intervención coronaria percutánea (ICP). La menor capacidad funcional y la ansiedad por la cardiopatía coronaria pueden retrasar aún más o impedir el regreso al trabajo.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones orientadas al trabajo y al paciente para mejorar el regreso al trabajo de pacientes con cardiopatía coronaria en comparación con la atención habitual o ninguna intervención.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en las bases de datos CENTRAL, MEDLINE, Embase, PsycINFO, NIOSHTIC, NIOSHTIC-2, HSELINE, CISDOC, y en LILACS hasta el 11 octubre 2018. También se realizaron búsquedas en el US National Library of Medicine registry y en Clinicaltrials.gov, para identificar los estudios en curso.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) que examinaron el regreso al trabajo en pacientes con cardiopatía coronaria a quienes se les administró una intervención o la atención habitual. Los estudios seleccionados sólo incorporaron a pacientes bajo tratamiento para el IM o que habían sido sometidos a CABG o ICP. Al menos un 80% de la población estudiada debía haber estar trabajando antes de la cardiopatía coronaria y no en el momento del ensayo, o los autores de los estudios debían haber considerado un subgrupo de regreso al trabajo. Se incluyeron estudios en todos los idiomas. Dos autores de la revisión seleccionaron los estudios de forma independiente y consultaron a un tercer autor de la revisión para resolver los desacuerdos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron los datos y evaluaron de forma independiente el riesgo de sesgo. Se realizaron los metanálisis de las tasas de regreso al trabajo y tiempo hasta el regreso al trabajo. Se consideraron los resultados secundarios, la calidad de vida relacionada con la salud y los eventos adversos en los estudios en que al menos 80% de los participantes cumplían los requisitos para retornar al trabajo.

Resultados principales: 

Se encontraron 39 ECA (incluido un ECA grupal y cuatro ECA de tres brazos). Se incluyeron los resultados de regreso al trabajo de 34 estudios en los metanálisis.

Asesoramiento psicológico orientado al paciente versus atención habitual

Se incluyeron 11 estudios que consideraron el regreso al trabajo después de las intervenciones psicológicas en un subgrupo de 615 participantes en el metanálisis. En la mayoría de las intervenciones, se utilizó alguna forma de asesoramiento que tratara la ansiedad relacionada con la enfermedad en los participantes y aportara información sobre las causas y el curso de la cardiopatía coronaria para disipar concepciones erróneas. Se desconoce si estas intervenciones aumentan el regreso al trabajo hasta los seis meses (cociente de riesgos [CR] 1,08; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,84 a 1,40; seis estudios; evidencia de certeza muy baja) o a los seis a 12 meses (CR 1,24; IC del 95%: 0,95 a 1,63; siete estudios; evidencia de certeza muy baja). Tampoco se sabe si las intervenciones psicológicas acortan el tiempo hasta el regreso al trabajo. Las intervenciones psicológicas podrían tener poco o ningún efecto sobre la proporción de participantes que trabajan entre uno y cinco años (CR 1,09; IC del 95%: 0,88 a 1,34; tres estudios; evidencia de certeza baja).

Asesoramiento orientado al trabajo y al paciente versus atención habitual

Cuatro estudios examinaron el asesoramiento orientado al trabajo. Estas intervenciones de asesoramiento incluían la recomendación a los pacientes sobre cuándo regresar al trabajo, a partir de la prueba en cinta rodante o el asesoramiento ampliado para tratar temores y conceptos erróneos de los compañeros de trabajo acerca de la cardiopatía coronaria. El asesoramiento orientado al trabajo puede dar lugar a poca a ninguna diferencia en la diferencia de medias (DM) de los días hasta el regreso al trabajo (DM -7,52 días, IC del 95%: -20,07 a 5,03 días; cuatro estudios; evidencia de certeza baja). El asesoramiento orientado al trabajo probablemente da lugar a poca a ninguna diferencia en la mortalidad cardíaca (CR 1,00; IC del 95%: 0,19 a 5,39; dos estudios; evidencia de certeza moderada).

Intervenciones de asesoramiento físico orientadas al paciente versus atención habitual

Nueve estudios examinaron la repercusión de los programas de ejercicios. En comparación con la atención habitual, se desconoce si las intervenciones físicas aumentan el regreso al trabajo a los seis meses (CR 1,17; IC del 95%: 0,97 a 1,41; cuatro estudios; evidencia de certeza muy baja). Las intervenciones de acondicionamiento físico podrían dar lugar a poca a ninguna diferencia en las tasas de regreso al trabajo a los seis a 12 meses (CR 1,09; IC del 95%: 0,99 a 1,20; cinco estudios; evidencia de certeza baja) y también podrían dar lugar a poca a ninguna diferencia en las tasas de pacientes que trabajan después de un año (CR 1,04; IC del 95%: 0,82 a 1,30; dos estudios; evidencia de certeza baja). Las intervenciones de acondicionamiento físico podrían dar lugar a poca a ninguna diferencia en el tiempo necesario para regresar al trabajo (DM -7,86 días, IC del 95%: -29,46 a 13,74 días; cuatro estudios; evidencia de certeza baja). Es probable que las intervenciones de acondicionamiento físico no aumenten las tasas de mortalidad cardíaca (CR 1,00; IC del 95%: 0,35 a 2,80; dos estudios; evidencia de certeza moderada).

Intervenciones combinadas orientadas al paciente versus atención habitual

Se incluyeron 13 estudios que consideraron el regreso al trabajo después de las intervenciones combinadas en el metanálisis. Los programas combinados de rehabilitación cardíaca podrían haber aumentado el regreso al trabajo a los seis meses (CR 1,56; IC del 95%: 1,23 a 1,98; número necesario a tratar para lograr un resultado beneficioso adicional [NNTB] 5; cuatro estudios; evidencia de certeza baja) y podrían suponer poca o ninguna diferencia en las tasas de regreso al trabajo en el seguimiento de seis a 12 meses (CR 1,06; IC del 95%: 1,00 a 1,13; diez estudios; evidencia de certeza baja). Se desconoce si las intervenciones combinadas aumentaron la proporción de participantes que trabajaban a uno y cinco años (CR 1,14; IC del 95%: 0,96 a 1,37; seis estudios; evidencia de certeza muy baja) o a los cinco años (CR 1,09; IC del 95%: 0,86 a 1,38; cuatro estudios; evidencia de certeza muy baja). Es probable que las intervenciones combinadas acortaran el tiempo necesario para regresar al trabajo (DM -40,77; IC del 95%: -67,19 a -14,35; dos estudios; evidencia de certeza moderada). La combinación de las intervenciones probablemente dé lugar a poca a ninguna diferencia en los reinfartos (CR 0,56; IC del 95%: 0,23 a 1,40; tres estudios; evidencia de certeza moderada).

Intervenciones orientadas al trabajo

No se encontró ningún estudio que examinara exclusivamente las intervenciones orientadas al trabajo en el entorno laboral.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save