Intervenciones para el síndrome de piernas inquietas asociado a las nefropatías crónicas

¿Cuál es el tema?

Los pacientes con síndrome de piernas inquietas (SPI) sienten un deseo irresistible de mover los miembros para aliviar las sensaciones desagradables. El SPI es frecuente en los pacientes con nefropatías crónicas (NC); sin embargo, la causa es desconocida. En los pacientes con SPI con frecuencia presentan una reducción en la calidad de vida y un mayor riesgo de desarrollar una cardiopatía.

Fármacos como los agonistas dopaminérgicos, las benzodiazepinas, los antiepilépticos, el hierro, y los agentes no farmacológicos como el ejercicio que se usaron para tratar el SPI primario, también se usaron para tratar el SPI en los pacientes con NC. Sin embargo, estos agentes pueden no ser apropiados para los pacientes con NC debido a la alteración de la farmacocinética y la comorbilidad.

¿Qué se hizo?

Se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Riñón y Trasplante (Cochrane Kidney and Transplant Specialised Register) hasta el 12 de enero de 2016. Se incluyeron en la revisión los nueve estudios informados que incorporaron 220 pacientes adultos y estables bajo hemodiálisis, de ambos sexos.

¿Qué se encontró?

Se consideró que la calidad de los estudios era moderada. De los nueve estudios, uno fue patrocinado por una compañía farmacéutica y las fuentes de financiación se informaron sólo en otros dos estudios. Los estudios incluidos eran heterogéneos, de pequeño tamaño y con períodos cortos de seguimiento.

Las intervenciones estudiadas incluyeron ejercicios, gabapentina, ropinirol, levodopa, hierro dextrán y vitaminas C y E (solas y en combinación). Todas las intervenciones redujeron la gravedad del SPI comparados con un control. El ejercicio aeróbico intradialítico redujo la gravedad del SPI; sin embargo, es incierta la seguridad de esta intervención. Los ejercicios de resistencia no mejoraron la calidad del sueño pero mejoró el componente de salud mental en un cuestionario de calidad de vida. Esta mejoría en el componente de salud mental no fue significativa comparada con ningún ejercicio o ropinirol. El ropinirol redujo los síntomas del SPI y mejoró la calidad del sueño sin ningún efecto secundario informado. La gabapentina y la levodopa mejoraron los síntomas del SPI; sin embargo, se informaron varios eventos adversos como letargia, somnolencia y fatiga para la gabapentina, y vómitos, agitación, cefalea, sensación de sequedad en la boca y síntomas gastrointestinales para la levodopa. La infusión de hierro dextrán redujo los síntomas del SPI pero fue significativa sólo hasta dos semanas después del tratamiento. La vitamina C, E y la combinación también redujeron los síntomas de SPI con efectos secundarios mínimos. El tamaño pequeño y la corta duración del seguimiento fueron los principales inconvenientes de estos estudios.

Conclusiones

El pequeño número de estudios, el pequeño tamaño de las muestras y la corta duración del seguimiento dificultan extraer conclusiones firmes. Los efectos del ejercicio aeróbico y otros agentes farmacológicos sobre el SPI son inciertos en los pacientes bajo hemodiálisis. Es necesario realizar estudios aleatorios de alta calidad para establecer el mejor tratamiento para el SPI en los pacientes con NC. El ejercicio aeróbico y el ropinirol pueden ser intervenciones apropiadas para una evaluación adicional.

Conclusiones de los autores: 

Debido al tamaño reducido de los estudios y al seguimiento breve, sólo puede establecerse la conclusión de que las intervenciones farmacológicas y los programas de ejercicios intradialíticos tienen efectos inciertos sobre el SPI en los pacientes bajo hemodiálisis. No hubo ningún estudio realizado en pacientes con NC sin diálisis, pacientes bajo diálisis peritoneal o receptores de trasplante renal. Se necesitan estudios adicionales antes de establecer conclusiones. Los ejercicios de resistencia aeróbica y el ropinirol pueden ser intervenciones apropiadas para una evaluación adicional.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El síndrome de piernas inquietas (SPI) se define como el movimiento espontáneo de los miembros (principalmente las piernas) asociado con una sensación desagradable, y en ocasiones dolorosa, que se alivia moviendo el miembro afectado. La prevalencia del SPI en los pacientes bajo diálisis se ha calculado entre un 6,6% y un 80%. Los síntomas de SPI contribuyen al deterioro de la calidad de vida, y los pacientes con SPI presentan un aumento de la morbilidad y la mortalidad cardiovascular.

Se han utilizado diversas intervenciones farmacológicas y no farmacológicas para el tratamiento del SPI primario. Sin embargo, no están bien establecidas las pruebas para el uso de estas intervenciones en los pacientes con una nefropatía crónica (NC). Los agentes usados en el tratamiento del SPI primario pueden ser limitados por los efectos secundarios en los pacientes con NC debido a una mayor comorbilidad y a la alteración de la farmacocinética de los fármacos.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión era considerar críticamente los beneficios, la eficacia y la seguridad de diversas opciones terapéuticas para el tratamiento del SPI en los pacientes con NC y los pacientes sometidos a la terapia de reemplazo renal (TRR). Se programó definir diferentes características del grupo basadas en el estadio de la NC para evaluar la aplicabilidad de una intervención específica de un paciente individual.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Riñón y Trasplante (Cochrane Kidney and Transplant Specialised Register) hasta el 12 de enero de 2016, a través del contacto con el especialista en información, utilizando términos de búsqueda relevantes para esta revisión.

Criterios de selección: 

Eran aptos para la inclusión los ensayos controlados aleatorios (ECA) y cuasialeatorios que evaluaron la eficacia de una intervención para el SPI en adultos con NC. Se excluyeron los estudios que investigaron el SPI idiopático o el SPI secundario a otras causas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron la elegibilidad de los estudios y realizaron la evaluación del riesgo de sesgo. Los resultados se expresaron como cocientes de riesgos (CR) e intervalos de confianza (IC) del 95% para los resultados dicotómicos y como diferencia de medias (DM) e IC del 95% para los resultados continuos.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve estudios que incorporaron 220 pacientes en diálisis. Se consideró que siete estudios tenían un riesgo de sesgo de moderado a alto. Todos los estudios eran de pequeño tamaño y tenían un corto período de seguimiento (dos a seis meses). Los estudios evaluaron los efectos de seis intervenciones diferentes en comparación con el placebo o el tratamiento estándar. Las intervenciones estudiadas incluyeron ejercicios de resistencia aeróbica, gabapentina, ropinirol, levodopa, hierro dextrán y vitaminas C y E (solas y en combinación).

Los ejercicios de resistencia aeróbica mostraron una reducción significativa de la gravedad del SPI en comparación con ningún ejercicio (dos estudios, 48 participantes: DM -7,56; IC del 95%: -14,20 a -0,93; I2= 65%), y en comparación con los ejercicios sin resistencia (un estudio, 24 participantes: DM -11,10; IC del 95%: -17,11 a -5,09); sin embargo, no hubo ninguna reducción significativa en comparación con el ropinirol (un estudio, 22 participantes): DM -0,55; IC del 95%: -6,41 a 5,31). No hubo diferencias significativas entre los ejercicios de resistencia aeróbica y ningún ejercicio o ropinirol en las puntuaciones resumen del componente físico o mental (mediante el formulario SF-36). Hubo variación en la mejoría de la calidad del sueño. No hubo diferencias significativas en la calidad subjetiva del sueño entre el ejercicio y ningún ejercicio; sin embargo, un estudio informó una mejoría significativa con ropinirol en comparación con los ejercicios de resistencia (DM 3,71; IC del 95%: 0,89 a 6,53). Con la Epworth Sleepiness Scale, no hubo diferencias significativas entre los ejercicios de resistencia y ningún ejercicio, el ropinirol o los ejercicios sin resistencia. Dos estudios informaron que no había eventos adversos y un estudio no mencionó si había eventos adversos. En un estudio, un paciente de cada grupo abandonó pero no se informó la razón de la deserción. Dos estudios no informaron ningún evento adverso y un estudio no informó los eventos adversos.

La gabapentina se asoció con una gravedad reducida del SPI comparado con el placebo o la levodopa, y hubo una mejoría significativa en la calidad del sueño, la latencia y el trastorno informado en un estudio comparado con la levodopa. Tres pacientes dejaron el estudio debido a la letargia (2 pacientes) y la somnolencia, el síncope y la fatiga (1 paciente).

Con el tratamiento con levodopa hubo rebote y aumento de la dosis debido a la corta duración de la acción, aún cuando se le atribuyó cierto beneficio en la reducción de los síntomas de SPI. Se informaron los siguientes eventos adversos: vómitos severos, agitación después de la ingesta de cafeína, cefaleas, sensación de sequedad en la boca y síntomas gastrointestinales.

Un estudio (25 participantes) informó que el hierro dextrán redujo la gravedad del SPI a la semana uno y dos, pero no a la semana cuatro. Las vitaminas C, E y C más E (1 estudio, 60 participantes) ayudaron para los síntomas del SPI con los efectos secundarios menores (náuseas y dispepsia) pero se necesitan más pruebas antes de establecer conclusiones.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save