Programas para la prevención del embarazo y las enfermedades mediante la mejoría del uso de preservativos

El sexo sin protección puede provocar enfermedades y muerte en muchas áreas del mundo debido a las infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH. El preservativo masculino es uno de los métodos más antiguos de regulación de la natalidad y el primer método que funciona para prevenir el VIH. Cuando se utilizan correctamente, los preservativos pueden proporcionar protección dual contra el embarazo y el VIH y las ITS. Se examinaron programas conductuales para mejorar el uso de preservativos.

Hasta septiembre de 2013 se efectuaron búsquedas computarizadas de estudios de programas para mejorar el uso de preservativos. Se escribió a los investigadores para obtener datos faltantes. Los estudios podían tener varios diseños. El programa de educación consideró la prevención del embarazo y del VIH y las ITS. La intervención se comparó con un programa diferente, atención habitual o ninguna intervención. Los estudios incluyeron un resultado clínico como pruebas de embarazo, del VIH o de ITS. No se utilizaron los autoinformes del uso de preservativos.

Se encontraron siete ensayos aleatorios. Seis asignaron grupos y uno asignó al azar a individuos. Cuatro ensayos se realizaron en países de África, dos en EE.UU. y uno en Inglaterra. Los estudios se realizaron en escuelas, contextos comunitarios, un consultorio y en el contexto del entrenamiento militar.

Cinco ensayos examinaron el embarazo, cuatro estudiaron el VIH y el HSV-2 (herpes) y tres evaluaron otra ITS. No se encontraron diferencias importantes entre los grupos de estudio para el embarazo ni el VIH. Se observaron algunos hallazgos para los resultados de las ITS. Dos estudios mostraron menos casos de HSV-2 con el programa conductual comparado con el grupo control. Uno también informó menos casos de sífilis y gonorrea con el programa conductual más tratamiento de las ITS. Otro estudio informó una tasa mayor de gonorrea en el grupo de intervención. Los investigadores consideraron que el resultado se debió a un subgrupo que no recibió el programa completo.

Se encontró un efecto clínico pequeño en cuanto a la mejoría del uso de preservativos. Los estudios proporcionaron información de calidad moderada a baja. Las pérdidas durante el seguimiento fueron significativas. Se necesitan programas adecuados sobre el uso de preservativos para prevenir el embarazo y el VIH y las ITS. Los programas deben ser útiles en contextos de escasos recursos. Las intervenciones se deben probar con medidas de resultado válidas.

Conclusiones de los autores: 

Se encontraron pocos estudios y pocas pruebas clínicas de la efectividad de las intervenciones para promover el uso de preservativos para la protección dual. No se encontraron resultados favorables para el embarazo ni el VIH y solamente se encontraron algunos para otras ITS. La calidad global de las pruebas fue moderada a baja; las pérdidas durante el seguimiento fueron significativas. Se necesitan intervenciones efectivas para mejorar el uso de preservativos con el objetivo de prevenir el embarazo y la transmisión del VIH y las ITS. Las intervenciones deben ser posibles en contextos de recursos limitados y se deben probar con medidas de resultado válidas y confiables.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El sexo sin protección es un factor de riesgo principal de enfermedad, discapacidad y mortalidad en muchas áreas del mundo debido a la prevalencia y la incidencia de las infecciones de transmisión sexual (ITS) incluido el VIH. El preservativo masculino es uno de los métodos anticonceptivos más antiguos y es el primer método para prevenir la propagación del VIH. Cuando se utilizan de forma correcta y consistente los preservativos pueden proporcionar protección dual, es decir, contra el embarazo y contra el VIH y las ITS.

Objetivos: 

Se examinaron los estudios comparativos de intervenciones conductuales para mejorar el uso de preservativos. También hubo interés en la identificación de intervenciones asociadas con el uso efectivo de preservativos según lo medido con evaluaciones biológicas que pueden aportar pruebas objetivas de protección.

Estrategia de búsqueda (: 

Hasta septiembre de 2013 se efectuaron búsquedas en bases de datos computarizadas para obtener estudios comparativos de intervenciones conductuales para mejorar el uso de preservativos: MEDLINE, POPLINE, CENTRAL, EMBASE, LILACS, OpenGrey, COPAC, ClinicalTrials.gov y ICTRP. Se escribió a los investigadores para obtener datos faltantes.

Criterios de selección: 

Los estudios podían ser aleatorios o no aleatorios. Los mismos examinaron una intervención conductual para mejorar el uso de preservativos. La comparación podía ser otra intervención conductual, atención habitual o ninguna intervención. La intervención experimental tenía un componente educacional o de asesoramiento para promover o mejorar el uso de preservativos. Abordó la prevención del embarazo así como de la transmisión del VIH y las ITS. Los objetivos podían ser los preservativos masculinos o femeninos y dirigirse a individuos, parejas o comunidades. Los participantes potenciales incluyeron a mujeres heterosexuales y hombres heterosexuales.

Los estudios debían proporcionar datos de los resultados de las pruebas o registros sobre un resultado biológico: embarazo, VIH/ITS o presencia de semen según lo evaluado con un marcador biológico, p.ej. antígeno prostático específico. No se incluyeron los datos autoinformados sobre el sexo con o sin protección debido a las limitaciones del sesgo de recuerdo y de conveniencia social. Los resultados se midieron al menos tres meses después del inicio de la intervención conductual.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron la elegibilidad de los resúmenes y extrajeron los datos de los estudios incluidos. Para los resultados dicotómicos se calculó el odds ratio (OR) de Mantel-Haenszel con el IC del 95% mediante un modelo de efectos fijos. Los ensayos aleatorios grupales utilizaron diversos métodos para considerar el agrupamiento, como el modelo multinivel. En su mayoría los informes no proporcionaron información para calcular el tamaño de la muestra efectivo. Por lo tanto, los resultados se presentaron según lo informado por los investigadores. No se realizó un metanálisis debido a las diferencias en las intervenciones y las medidas de resultado.

Resultados principales: 

Siete estudios cumplieron los criterios de elegibilidad. Todos fueron ensayos controlados aleatorios; seis asignaron a grupos y uno asignó al azar a individuos. Los tamaños de muestra de los ensayos aleatorios grupales variaron de 2157 a 15 614; el número de grupos varió entre 18 y 70. Cuatro ensayos se realizaron en países de África, dos en EE.UU. y uno en Inglaterra. Tres se realizaron principalmente en escuelas, dos se realizaron en contextos comunitarios, uno tuvo lugar durante el entrenamiento militar y uno se realizó en un consultorio.

Cinco estudios proporcionaron datos sobre el embarazo a partir de pruebas de embarazo o de los registros nacionales de abortos y nacidos vivos. Cuatro ensayos evaluaron la incidencia o la prevalencia del VIH y el HSV-2. Tres ensayos examinaron otra ITS. Los ensayos no mostraron ni informaron diferencias significativas entre los grupos de estudio en cuanto al embarazo o el VIH, pero hubo efectos favorables evidentes en algunas ITS. Dos mostraron una incidencia menor de HSV-2 en el grupo de intervención conductual comparado con el grupo de atención habitual y se informaron cocientes de tasas ajustados (CTA) de 0,65 (IC del 95%: 0,43 a 0,97) y 0,67 (IC del 95%: 0,47 a 0,97), aunque el VIH no difirió significativamente. Uno también informó una menor incidencia de sífilis y prevalencia de gonorrea en el grupo de intervención conductual más tratamiento de la ITS en comparación con el grupo de atención habitual. Los CTA informados fueron 0,58 (IC del 95%: 0,35 a 0,96) y 0,28 (IC del 95%: 0,11 a 0,70), respectivamente. Otro estudio informó un efecto negativo sobre la gonorrea en las pacientes jóvenes del grupo de intervención versus el grupo control (CTA 1,93; IC del 95%: 1,01 a 3,71). La diferencia ocurrió entre las pacientes que recibieron solamente un año de intervención.

Tools
Information
Share/Save