Inmunoterapia oral y sublingual para la alergia al huevo

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Hasta hace poco, la única opción práctica para los pacientes con alergias alimentarias era la evitación estricta de los alimentos que contienen alérgenos. Es difícil evitar el huevo, ya que se encuentra en muchos alimentos. Incluso al evitarlos, el temor de la ingestión accidental de alimentos rotulados de forma errónea o a la contaminación cruzada es un temor constante incluso para los pacientes más cuidadosos que son alérgicos a los alimentos. El consumo accidental de alimentos que contienen huevo podría causar un evento potencialmente mortal. Aunque solo hay un número pequeño de estudios publicados, existe un nuevo tipo de tratamiento para la alergia al huevo llamado “inmunoterapia oral” (también conocido como “desensibilización oral” o “vacunación”). El mismo consiste en el consumo diario de una cantidad pequeña de proteína de huevo, que se aumenta gradualmente con el transcurso del tiempo hasta lograr una ración completa. Este método podría alterar la respuesta alérgica a la proteína del huevo por parte del sistema inmunológico del cuerpo, aumentando la cantidad de huevo que se puede ingerir sin inducir una reacción adversa.

Se identificaron ensayos controlados aleatorios que comparaban la inmunoterapia oral con un placebo o una dieta de evitación en pacientes con alergia al huevo. Se estudió un total de 167 niños (100 en el grupo de inmunoterapia oral y 67 en el grupo de control) de cuatro a 15 años de edad. Las pruebas hasta la fecha mostraron que la inmunoterapia oral para la alergia al huevo podría ayudar a una mayoría de los niños alérgicos al huevo a tolerar una ración parcial de huevo, siempre que continúen consumiendo una cantidad diaria de proteína de huevo. Los efectos secundarios fueron frecuentes durante la inmunoterapia oral aunque generalmente fueron leves a moderados. No obstante, cinco de 100 pacientes tratados con inmunoterapia oral para la alergia al huevo requirieron la administración de epinefrina debido a una reacción de hipersensibilidad grave. Cabe destacar que los ensayos incluían números pequeños y hubo problemas en la forma de realizarlos, por lo tanto, se necesita más investigación.

Conclusiones de los autores: 

Los estudios fueron pequeños y la calidad de las pruebas fue baja. Las pruebas actuales indican que la ITO puede desensibilizar a un gran número de pacientes alérgicos al huevo, aunque aún no se conoce si se desarrolla tolerancia a largo plazo. Una dificultad mayor de la ITO es la frecuencia de los EA, aunque los mismos generalmente son leves y desaparecen de forma espontánea. La administración de epinefrina mientras se realiza la ITO parece poco frecuente. Como no hay protocolos estandarizados para la ITO, se necesitarían guías antes de incorporar la desensibilización a la práctica clínica.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La alergia clínica al huevo es una alergia alimentaria común. El tratamiento actual se basa en evitar estrictamente los alérgenos. La inmunoterapia oral (ITO) podría ser un tratamiento opcional mediante la desensibilización al alérgeno del huevo.

Objetivos: 

Se procuró evaluar la desensibilización exitosa y el desarrollo de tolerancia a la proteína del huevo y la seguridad de la inmunoterapia oral y sublingual para la alergia al huevo en niños y adultos con alergia al huevo mediada por inmunoglobulina E (IgE) en comparación con un tratamiento de placebo o una estrategia de evitación.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas de artículos de revistas en 13 bases de datos, actas de congresos, tesis y ensayos no publicados, utilizando una combinación de encabezados temáticos y palabras de texto (la última búsqueda se realizó el 5 diciembre 2013).

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA). Se incluyeron todos los grupos etarios con alergia clínica al huevo.

Obtención y análisis de los datos: 

Se recuperaron 83 estudios a partir de las búsquedas electrónicas. Se seleccionaron los estudios, se extrajeron los datos y evaluó la calidad metodológica. Se intentó establecer contacto con los investigadores de los estudios para obtener los datos no publicados, cuando fue posible. Se utilizó la estadística I² para evaluar la heterogeneidad estadística. Se calculó un cociente de riesgos (CR) agrupado con intervalos de confianza (IC) del 95% para cada resultado mediante un modelo de efectos fijos de Mantel-Haenzel cuando la heterogeneidad estadística era baja (valor I² menor que 50%).

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro ECA con un total de 167 pacientes reclutados (ITO 100; control 67 participantes), de los cuales todos eran niños (de cuatro a 15 años de edad). Un estudio usó un placebo y tres estudios usaron una dieta de evitación como control. Cada estudio utilizó un protocolo diferente de ITO. El 39% de los participantes que recibieron ITO pudieron tolerar una ración completa de huevo en comparación con el 11,9% de los controles (CR 3,39; IC del 95%: 1,74 a 6,62). De los participantes que recibieron ITO, un 40% pudo ingerir una ración parcial de huevo (1 g a 7,5 g; CR 5,73; IC del 95%: 3,13 a 10,50). Un 69% de los participantes se presentó con efectos adversos (EA) leves a graves durante la ITO (CR 6,06; IC del 95%: 3,11 a 11,83). Cinco de los 100 participantes que recibieron ITO requirieron epinefrina. Sobre la base de los datos disponibles, no es posible formular observaciones sobre si el informe de demasiados o demasiados pocos casos de EA fue una preocupación. En general, hubo un rigor metodológico inconsistente en los ensayos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save