¿El ejercicio es efectivo para modificar la aparición, la gravedad o la duración de las infecciones respiratorias agudas?

Antecedentes
El ejercicio ha demostrado mejorar la salud en general. Esta revisión se realizó para probar si el ejercicio es efectivo para modificar la aparición, la gravedad o la duración de las infecciones respiratorias agudas, es decir los resfriados y la tos que duran menos de un mes.

Características de los estudios
Una búsqueda en las bases de datos principales hasta julio de 2014 encontró 11 ensayos que incluyeron 904 participantes con edades entre 18 y 85 años, que probaron el efecto del ejercicio sobre los síntomas de infección respiratoria aguda. El ejercicio se supervisó y prescribió al menos cinco veces a la semana, con 30 a 45 minutos de actividades de intensidad moderada en la mayoría de los estudios.

Resultados clave
El número de infecciones respiratorias agudas por persona por año y la gravedad de estos síntomas fueron similares en los grupos con ejercicio y sin ejercicio. De manera similar, el número de personas que presentó al menos una infección respiratoria aguda y el número de días con síntomas en el período de seguimiento fueron similares entre las personas que hicieron ejercicio o no. Un análisis de cuatro ensayos indicó que el número de días de enfermedad por episodio de infección se podrían reducir con el ejercicio.

Calidad de la evidencia
La calidad de los ensayos fue deficiente, lo que significa que podría haber un efecto beneficioso o incluso perjudicial atribuible al ejercicio.

Conclusión
Se necesitan estudios adicionales con menos sesgos potenciales para comprender si el ejercicio puede reducir la aparición, la gravedad o la duración de las infecciones respiratorias agudas.

Conclusiones de los autores: 

No fue posible determinar si el ejercicio es efectivo para modificar la aparición, la gravedad o la duración de las infecciones respiratorias agudas. Un análisis de cuatro ensayos indica que el número de días de enfermedad por episodio de infección podría reducirse mediante el ejercicio. El tamaño pequeño de los estudios, el riesgo de sesgo y las poblaciones heterogéneas investigadas contribuyen a la incertidumbre. Se necesitan estudios más grandes, con menos riesgo de sesgo de selección de los pacientes, cegamiento de los evaluadores de resultados, el informe de todos los resultados medidos y con el registro de los protocolos de estudio para responder la pregunta.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) duran menos de 30 días y son las enfermedades agudas más frecuentes que afectan a las personas en todo el mundo. El ejercicio ha demostrado mejorar la salud en general y puede ser efectivo para reducir la aparición, la gravedad y la duración de las infecciones respiratorias agudas.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad del ejercicio para modificar la aparición, la gravedad o la duración de las infecciones respiratorias agudas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL (2014, número 6), MEDLINE (1948 hasta julio, semana 1, 2014), EMBASE (2010 hasta julio 2014), CINAHL (1981 hasta julio 2014), LILACS (1982 hasta julio 2014), SPORTDiscus (1985 hasta julio 2014), PEDro (búsqueda 11 julio 2014), OTseeker (búsqueda 11 julio 2014), la WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) y en ClinicalTrials.gov (búsqueda 11 julio 2014).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) y cuasialeatorios del ejercicio para las IRA en la población general.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron de forma independiente los datos de los ensayos incluidos mediante un formulario estándar. Se estableció contacto con los autores de los ensayos para solicitar los datos faltantes. Un autor de la revisión introdujo los datos y un segundo autor comprobó esto. Hubo diferencias suficientes en las poblaciones investigadas y en la naturaleza de las intervenciones para utilizar el modelo de efectos aleatorios (que hace menos supuestos que el modelo de efectos fijos) en el análisis.

Resultados principales: 

Se incluyeron 11 ensayos con 904 adultos, publicados entre 1990 y 2014. Se realizaron ocho estudios en los EE.UU., y uno en Canadá, uno en España y uno en Turquía. Los tamaños de la muestra variaron de 20 a 154 participantes de edades comprendidas entre 18 y 85 años. La proporción de mujeres participantes varió entre el 52% y el 100%. La duración del seguimiento en los estudios varió de siete días a 12 meses. El tipo de ejercicio más prescrito para la intervención fue el aeróbico (caminar en el 70% de los estudios, o montar bicicleta o cinta rodante) al menos cinco veces a la semana. La duración era de 30 a 45 minutos a una intensidad moderada. Los participantes se supervisaron en el 90% de los estudios.

En cuatro de los resultados primarios los resultados no difirieron significativamente y todos proporcionaron pruebas de baja calidad (número de episodios de IRA por persona por año, cociente de tasas 0,91 [intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,59 a 1,42]; proporción de participantes que presentó al menos una IRA durante el período de estudio, cociente de riesgos 0,76 [IC del 95%: 0,57 a 1,01]; gravedad de los síntomas de IRA, diferencia de medias [DM] -110 [IC del 95%: -324 a 104]; y número de días con síntomas en el período de seguimiento, DM -2,1 días [IC del 95%: -4,4 a 0,3]). Sin embargo, un resultado primario, el número de días con síntomas por episodio de enfermedad, se redujo en los participantes que realizaron ejercicio (DM -1,1 días; IC del 95%: -1,7 a -0,5; pruebas de calidad moderada).

No se encontraron diferencias significativas en los resultados secundarios (parámetros de laboratorio [linfocitos sanguíneos, inmunoglobulina secretora en la saliva y neutrófilos]; resultados de la calidad de vida; relación entre costo y efectividad y lesiones relacionadas con el ejercicio).

Hubo buen cumplimiento con la intervención, sin diferencias entre los grupos de ejercicio y sin ejercicio.

La calidad de las pruebas de los resultados primarios se calificó baja para la mayoría de los resultados al utilizar los criterios GRADE: la ocultación de la asignación no se informó y hubo falta de cegamiento; además, hubo falta de precisión (el IC es muy amplio debido al escaso número de participantes) y la inconsistencia, que se puede deber a diferencias en el diseño de los estudios.

Tools
Information
Share/Save