Intervenciones personales para la promoción de la actividad física

La actividad física insuficiente da lugar a un mayor riesgo de varias enfermedades crónicas, así como a problemas de salud física y mental. La actividad física regular debe ser un objetivo para todos los adultos y puede proporcionar beneficios a nivel social, emocional y de la salud física. La mayoría de los adultos no son activos en los niveles recomendados. En esta revisión se incluyeron diez estudios que reclutaron a 6292 adultos aparentemente sanos. Los hallazgos de la revisión indican que las intervenciones pueden apoyar de forma exitosa los intentos de los adultos de comenzar a realizar actividad y lograr un mejor estado físico, por ejemplo con orientación y asesoramiento personal, información y al ofrecer opciones de ejercicios y supervisión. Se observan mejorías en los resultados cuando la intervención comprende un tipo específico de actividad física y es supervisada por un profesional no sanitario mediante una combinación de enfoques grupales e individuales. La nueva actividad física puede mantenerse durante al menos un año y no aumenta el riesgo de caídas ni de lesiones relacionadas con el ejercicio. Se necesitan más estudios de investigación para establecer qué métodos de promoción de ejercicios funciona mejor a largo plazo para estimular a grupos específicos de personas a realizar más actividad física.

Conclusiones de los autores: 

Aunque se encontraron pruebas para apoyar la efectividad de las intervenciones personales para promover la AF, al menos a los 12 meses la efectividad de estas intervenciones no estuvo apoyada por estudios de alta calidad. Debido a la heterogeneidad clínica y estadística de los estudios, sólo es posible establecer conclusiones limitadas acerca de la efectividad de los componentes individuales de las intervenciones. Los estudios futuros deben proporcionar un mayor detalle de los componentes de las intervenciones, y evaluar el impacto en la calidad de vida, los eventos adversos y los datos económicos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las intervenciones personales para la promoción de la actividad física (AF) son populares aunque no se conoce su capacidad para lograr cambios a largo plazo.

Objetivos: 

Comparar la efectividad de las intervenciones personales para promover la AF en adultos que residen en la comunidad (a partir de los 16 años) con un grupo control expuesto a placebo, ninguna intervención o una intervención mínima.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, EMBASE, CINAHL y en otras bases de datos (desde las primeras fechas disponibles hasta octubre de 2012). Se verificaron las listas de referencias de los artículos relevantes. No se aplicaron restricciones en cuanto al idioma.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon intervenciones personales para promover la AF en adultos que residen en la comunidad con un grupo control placebo, ninguna intervención o una intervención mínima. Se incluyeron los estudios en los que el componente principal de la intervención fue administrado mediante métodos personales. Para evaluar el cambio conductual con el transcurso del tiempo los estudios incluidos tuvieron un mínimo de 12 meses de seguimiento desde el inicio de la intervención hasta los resultados finales. Se excluyeron los estudios que tuvieron pérdidas durante el seguimiento mayores del 20% cuando no aplicaron un análisis por intención de tratar.

Obtención y análisis de los datos: 

Al menos dos revisores, de forma independiente, evaluaron la calidad de cada estudio y extrajeron los datos. Los artículos en idiomas diferentes al inglés se revisaron con la ayuda de un intérprete que era epidemiólogo. Cuando fue necesario se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional. Para las medidas continuas de AF autoinformada y condición cardiorrespiratoria se calcularon las diferencias de medias estandarizadas (DME) y los intervalos de confianza (IC) del 95%. En los estudios con resultados dicotómicos se calcularon los odds ratios (OR) y los IC del 95%.

Resultados principales: 

Diez estudios que reclutaron 6292 adultos aparentemente sanos cumplieron los criterios de inclusión. Todos los estudios se realizaron en países de altos ingresos. El efecto de las intervenciones sobre la AF autoinformada al año (ocho estudios; 6725 participantes) fue positivo y moderado y hubo heterogeneidad significativa (I² = 74%) (DME 0,19; IC del 95%: 0,06 a 0,31; pruebas de calidad moderada) aunque en tres estudios no se mantuvo a los 24 meses (4235 participantes) (DME 0,18; IC del 95%: -0,10 a 0,46). El efecto de las intervenciones sobre la condición cardiovascular al año (dos estudios; 349 participantes) fue positivo y moderado y no hubo heterogeneidad significativa en los efectos observados (DME 0,50; IC del 95%: 0,28 a 0,71; pruebas de calidad moderada). Tres estudios (3277 participantes) informaron un efecto positivo sobre el aumento de los niveles de AF cuando se evaluó como una medida dicotómica a los 12 meses, aunque no fue estadísticamente significativo (OR 1,52; IC del 95%: 0,88 a 2,61; pruebas de alta calidad). Aunque hubo datos limitados, no hubo pruebas de un aumento en el riesgo de eventos adversos (un estudio; 149 participantes). El riesgo de sesgo se evaluó como bajo (cuatro estudios; 4822 participantes) o moderado (seis estudios; 1543 participantes). Cualquier conclusión establecida a partir de esta revisión se debe considerar con precaución debido a la heterogeneidad significativa en los efectos observados. A pesar de lo anterior, hubo algunos indicios de que las intervenciones más efectivas fueron las que ofrecieron apoyo individual y grupal para cambiar los niveles de AF mediante un enfoque adaptado. No se estableció el impacto a largo plazo, la relación entre costo y eficacia ni las tasas de eventos adversos para estas intervenciones debido a que la mayoría de los estudios se interrumpieron después de 12 meses.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save