Ejercicios para los adolescentes y adultos con dolor detrás o alrededor de la rótula (dolor patelofemoral)

Introducción

El síndrome de dolor patelofemoral (SDPF) es un problema frecuente de la rodilla que afecta en particular a los adolescentes y los adultos jóvenes. El SDPF se caracteriza por dolor retropatelar (detrás de la rótula) o peripatelar (alrededor de la rótula). Algunas veces al SDPF se le llama dolor en la región anterior de la rodilla. El dolor ocurre principalmente cuando se recargan los músculos que extienden la pierna al subir escaleras, agacharse, correr, hacer ciclismo o sentarse con las rodillas dobladas. Con frecuencia se indican ejercicios para esta afección.

Resultados de la búsqueda y descripción de los estudios

Se buscó en la bibliografía médica hasta mayo de 2014 y se encontraron 31 estudios relevantes que incluyeron 1690 participantes con dolor patelofemoral. Los estudios variaron mucho en cuanto a las características de las poblaciones de estudio (p.ej. niveles de actividad y duración de los síntomas) y el tipo de ejercicios. La mayoría de los ensayos se consideró con alto riesgo de sesgo porque las personas, a menudo los participantes del ensayo, que evaluaron el resultado conocían el grupo de tratamiento al que pertenecían.

Los estudios incluidos, algunos de los cuales contribuyeron a más de una comparación, proporcionaron pruebas para las siguientes comparaciones: ejercicios versus control (diez ensayos); ejercicios versus otras intervenciones conservadoras (p.ej. aplicar cinta adhesiva por encima de la rodilla; ocho ensayos que evaluaron diferentes intervenciones); y diferentes ejercicios o programas de ejercicios. El último grupo incluyó: ejercicios supervisados versus domiciliarios (dos ensayos); ejercicios con el pie fijo (cadena cinética cerrada) versus el pie libre (cadena cinética abierta) (cuatro ensayos); variantes de ejercicios con cadena cinética cerrada (dos ensayos que hicieron comparaciones diferentes; otras comparaciones de otros tipos de ejercicios con cadena cinética o variados (cinco ensayos que evaluaron intervenciones diferentes); ejercicios para la cadera y la rodilla versus ejercicios para la rodilla (siete ensayos); ejercicios para la cadera versus ejercicios para la rodilla (dos estudios); y ejercicios de alta versus de baja intensidad (un estudio). No hubo ensayos que probaran el medio en que se realizan los ejercicios (tierra versus agua) o la duración de los ejercicios.

Calidad de la evidencia

Las pruebas para cada uno de siete resultados principales de todas las comparaciones, cuando estuvieron disponibles, fueron de calidad muy baja. Lo anterior significa que no hay certeza con respecto a la fiabilidad de estos resultados.

Resultados de las dos comparaciones más amplias

Las pruebas para la comparación de ejercicios versus control (p.ej. ningún tratamiento) indicaron que los ejercicios pueden proporcionar una reducción clínicamente importante del dolor durante la actividad y del dolor habitual a corto plazo (tres meses o menos) y a largo plazo (más de tres meses). La revisión también encontró pruebas de que los ejercicios pueden proporcionar una mejoría clínicamente importante en la capacidad funcional a corto y a largo plazo, así como dar lugar a que más pacientes informaran haberse recuperado de los síntomas a largo plazo.

La revisión encontró pruebas de que los ejercicios para la cadera más la rodilla pueden proporcionar una reducción clínicamente importante del dolor durante la actividad y del dolor habitual a corto plazo, y del dolor durante la actividad a largo plazo, en comparación con los ejercicios para la rodilla solamente. No hubo pruebas concluyentes que señalaran si la capacidad funcional o la recuperación fueron mejores en algún grupo.

Conclusiones

Esta revisión encontró pruebas de calidad muy baja pero consistentes de que los ejercicios para el SDPF pueden dar lugar a una reducción clínicamente importante del dolor y una mejoría en la capacidad funcional, así como mejorar la recuperación a largo plazo. Sin embargo, no es posible señalar cuál es la mejor forma de ejercicios ni si este resultado se aplicaría a todos los pacientes con dolor patelofemoral. Hay algunas pruebas de calidad muy baja de que los ejercicios para la cadera más la rodilla pueden ser más eficaces para aliviar el dolor que los ejercicios para la rodilla solamente.

Antes de que se realicen estudios adicionales, se necesitan estudios de investigación para identificar las preguntas prioritarias y lograr un mejor consenso en los criterios diagnósticos y la medición del resultado.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión encontró pruebas de calidad muy baja pero consistentes de que los ejercicios para el SDPF pueden dar lugar a una reducción clínicamente importante del dolor y una mejoría en la capacidad funcional, así como mejorar la recuperación a largo plazo. Sin embargo, no hay pruebas suficientes para determinar la mejor forma de ejercicios y no se sabe si este resultado se aplica a todos los pacientes con SDPF. Hay algunas pruebas de calidad muy baja de que los ejercicios para la cadera más la rodilla pueden ser más eficaces para aliviar el dolor que los ejercicios para la rodilla solamente.

Se justifica la realización de ensayos aleatorios adicionales para optimizar el esfuerzo de investigación y lograr los ensayos aleatorios multicéntricos grandes que se requieren para informar la práctica, los cuales deben estar precedidos por estudios de investigación que identifiquen preguntas prioritarias y logren un acuerdo y, cuando sea práctico, la estandarización con respecto a los criterios diagnósticos y la medición del resultado.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El síndrome de dolor patelofemoral (SDPF) es un problema frecuente de la rodilla que afecta en particular a los adolescentes y los adultos jóvenes. El SDPF, que se caracteriza por dolor retropatelar (detrás de la rótula) o peripatelar (alrededor de la rótula), a menudo se denomina dolor anterior de la rodilla. El dolor ocurre principalmente cuando se recarga el mecanismo extensor de la rodilla al subir escaleras, agacharse, correr, hacer ciclismo o sentarse con las rodillas flexionadas. Con frecuencia se indican ejercicios para esta afección.

Objetivos: 

Evaluar los efectos (beneficiosos y perjudiciales) de los ejercicios para aliviar el dolor de la rodilla y mejorar la función de la rodilla en pacientes con síndrome de dolor patelofemoral.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Lesiones Óseas, Articulares y Musculares (Cochrane Bone, Joint and Muscle Trauma Group) (mayo de 2014), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (2014, número 4), MEDLINE (1946 hasta mayo de 2014), EMBASE (1980 hasta 2014, semana 20), PEDro (hasta junio de 2014), CINAHL (1982 hasta mayo de 2014) y AMED(1985 hasta mayo de 2014), registros de ensayos (hasta junio de 2014) y en resúmenes de congresos.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios y cuasialeatorios que evaluaran el efecto de los ejercicios sobre el dolor, la función y la recuperación en los adolescentes y los adultos con síndrome de dolor patelofemoral. Se incluyeron comparaciones de ejercicios versus control (p.ej. ningún tratamiento) o versus otro tratamiento no quirúrgico; o de diferentes ejercicios o programas de ejercicios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente seleccionaron los ensayos según los criterios de inclusión predefinidos, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Cuando fue apropiado los datos se combinaron mediante los métodos de efectos fijos o de efectos aleatorios. Se seleccionaron los siete resultados siguientes para resumir las pruebas disponibles: dolor durante la actividad (a corto plazo: ≤ 3 meses); dolor habitual (a corto plazo); dolor durante la actividad (a largo plazo: > 3 meses); dolor habitual (a largo plazo); capacidad funcional (a corto plazo); capacidad funcional (a largo plazo); y recuperación (a largo plazo).

Resultados principales: 

En esta revisión se incluyeron 31 ensayos heterogéneos con 1690 participantes con dolor patelofemoral. Hubo una variación considerable entre los estudios en las características de los pacientes (p.ej. nivel de actividad), en los criterios diagnósticos para inclusión en los estudios (p.ej. duración mínima de los síntomas) y en los ejercicios. Ocho ensayos, seis de los cuales fueron cuasialeatorios, presentaron un alto riesgo de sesgo de selección. La mayoría de los ensayos se consideró con alto riesgo de sesgo de realización y sesgo de detección, debido a la falta de cegamiento.

Los estudios incluidos, algunos de los cuales contribuyeron a más de una comparación, proporcionaron pruebas para las siguientes comparaciones: ejercicios versus control (diez ensayos); ejercicios versus otras intervenciones conservadoras (p.ej. cinta adhesiva; ocho ensayos que evaluaron diferentes intervenciones); y diferentes ejercicios o programas de ejercicios. El último grupo incluyó: ejercicios supervisados versus domiciliarios (dos ensayos); ejercicios con cadena cinética (CC) cerrada versus CC abierta (cuatro ensayos); variantes de ejercicios con CC cerrada (dos ensayos que hicieron comparaciones diferentes); otras comparaciones de otros tipos de ejercicios con CC o variados (cinco ensayos que evaluaron intervenciones diferentes); ejercicios para la cadera y la rodilla versus ejercicios para la rodilla (siete ensayos); ejercicios para la cadera versus ejercicios para la rodilla (dos estudios); y ejercicios de alta versus de baja intensidad (un estudio). No hubo ensayos que evaluaran el medio en que se realizan los ejercicios (tierra versus agua) o la duración de los ejercicios. Cuando estuvieron disponibles, las pruebas de cada uno de los siete resultados principales de todas las comparaciones fueron de calidad muy baja, generalmente debido a deficiencias graves en el diseño y los escasos números de participantes. Lo anterior significa que no hay certeza con respecto a los cálculos. Las pruebas de las dos comparaciones más grandes se resumen a continuación.

Ejercicios versus control. Los datos combinados de cinco estudios (375 participantes) para el dolor durante la actividad (a corto plazo) favorecieron los ejercicios: diferencia de medias (DM) -1,46; intervalo de confianza (IC) del 95%: -2,39 a -0,54. El IC incluyó la diferencia mínima clínicamente importante (DMCI) de 1,3 (escala 0 a 10), lo que indica la posibilidad de una reducción clínicamente importante del dolor. El mismo resultado se aplicó para el dolor habitual (a corto plazo; dos estudios, 41 participantes), dolor durante la actividad (a largo plazo; dos estudios, 180 participantes) y el dolor habitual (a largo plazo; un estudio (94 participantes). Los datos combinados de siete estudios (483 participantes) para la capacidad funcional (a corto plazo) también favorecieron los ejercicios; diferencia de medias estandarizada (DME) 1,10; IC del 95%: 0,58 a 1,63. Reexpresado en términos de la Anterior Knee Pain Score (AKPS; 0 a 100), este resultado (DM calculada 12,21 mayor; IC del 95%: 6,44 a 18,09 mayor) incluyó la DMCI de 10,0; lo que indica la posibilidad de una mejoría clínicamente importante en la función. El mismo resultado se aplicó para la capacidad funcional (a largo plazo; tres estudios, 274 participantes). Los datos combinados (dos estudios, 166 participantes) indicaron que, según la "recuperación" de 250 por 1000 en el grupo control, 88 participantes más (IC del 95%: 2 menos a 210 más) por 1000 se recuperaron a largo plazo (12 meses) como resultado de los ejercicios.

Ejercicios para la cadera más la rodilla versus para la rodilla. Los datos combinados de tres estudios (104 participantes) para el dolor durante la actividad (a corto plazo) favorecieron los ejercicios para la cadera y la rodilla: DM -2,20; IC del 95%: -3,80 a -0,60; el IC incluyó el efecto clínicamente importante. Lo mismo se aplicó para el dolor habitual (a corto plazo; dos estudios, 46 participantes). Un estudio (49 participantes) encontró una reducción clínicamente importante del dolor durante la actividad (a largo plazo) con los ejercicios para la cadera y la rodilla. Aunque tendió a favorecer los ejercicios para la cadera y la rodilla, las pruebas de la capacidad funcional (a corto plazo; cuatro estudios, 174 participantes; y a largo plazo; dos estudios, 78 participantes) y la recuperación (un estudio, 29 participantes) no mostraron que cualquiera de los enfoques fuera superior.

Tools
Information
Share/Save