Ingesta de sal dietética modificada para pacientes con nefropatías crónicas

Los pacientes con NC presentan mayor riesgo de cardiopatía y deterioro renal, lo que puede dar lugar a la necesidad de diálisis o de trasplante renal para sobrevivir. La reducción del riesgo de cardiopatía y la preservación de la función renal son objetivos importantes del tratamiento.

La ingesta alta de sal está vinculada a factores de riesgo de cardiopatía y de empeoramiento de la función renal, que incluye hipertensión, exceso de proteínas en la orina (proteinuria) y sobrehidratación. Se considera que en los pacientes con NC es particularmente importante una ingesta baja de sal debido a la función de los riñones en el equilibrio de la sal. Se intentó determinar si la modificación de la sal dietética tiene efectos beneficiosos en los pacientes con NC.

Se realizaron búsquedas en la bibliografía hasta enero de 2015 para obtener estudios que consideraran los efectos de la restricción de la sal en la dieta de los pacientes con NC. Se encontraron ocho estudios que involucraron a 258 personas que cumplían los criterios de inclusión. Entre los participantes de los estudios se incluyeron pacientes con NC en estadio temprano (seis estudios), a los que se les realizó diálisis peritoneal (un estudio), o que recibieron un trasplante renal (un estudio). La duración promedio de los estudios fue de seis semanas y varió de una a 26 semanas. No se encontraron estudios que midieran el efecto de la ingesta de sal sobre la incidencia de muerte, cardiopatía o la necesidad de comenzar la diálisis.

Se encontró que la reducción de la ingesta de sal redujo la excreción de sodio en 24 horas y la presión arterial. Un estudio informó que la restricción en la ingesta de sal redujo el riesgo de edema (tumefacción). La dosis de la medicación antihipertensiva se redujo significativamente con una dieta con bajo contenido de sal. No hubo diferencias significativas en las medidas de la función renal o el peso corporal. No hubo cambios significativos en el colesterol total o la hipotensión.

No se conocen los efectos a largo plazo de la restricción en la ingesta de sal en los pacientes con NC, lo cual significa que no fue posible determinar los efectos directos de la restricción de sodio sobre variables de evaluación primarias como la mortalidad y la progresión a insuficiencia renal terminal (IRT). Se justifica la realización de estudios de investigación sobre los efectos a largo plazo de la dieta restringida en sodio en los pacientes con NC, al igual que investigación sobre el cumplimiento de una dieta con bajo contenido de sal.

Conclusiones de los autores: 

Se encontró una brecha crítica en las pruebas sobre los efectos a largo plazo de la restricción en la ingesta de sal en pacientes con NC, lo que significa que no fue posible determinar los efectos directos de la restricción del sodio sobre variables de evaluación primarias como la mortalidad y la progresión a insuficiencia renal terminal (IRT). Se encontró que la reducción en la ingesta de sal en los pacientes con NC redujo considerablemente la presión arterial y redujo de forma consistente la proteinuria. Si dichas reducciones pudieran mantenerse a largo plazo, este efecto podría traducirse en reducciones clínicamente significativas en la incidencia de IRT y eventos cardiovasculares. Se justifica la realización de estudios de investigación sobre los efectos a largo plazo de la dieta restringida en sodio en los pacientes con NC, al igual que investigación sobre el cumplimiento de una dieta con bajo contenido de sal.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La ingesta de sal se muestra prometedora como factor de riesgo modificable para la reducción de la incidencia de cardiopatías y el retraso del deterioro de la función renal en pacientes con nefropatías crónicas (NC). Sin embargo, no existe un consenso claro en cuanto a los efectos beneficiosos de la reducción de la ingesta de sal en pacientes con NC.

Objetivos: 

Esta revisión evaluó los efectos beneficiosos y perjudiciales de la modificación de la ingesta de sal dietética en pacientes con NC.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Riñón (Cochrane Renal Group) hasta el 13 de enero de 2015 mediante el contacto con el coordinador de búsqueda de ensayos y se utilizaron términos de búsqueda relevantes para esta revisión.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon dos o más niveles de ingesta de sal en pacientes con NC en cualquier estadio.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron de forma independiente la elegibilidad de los estudios y realizaron la evaluación del riesgo de sesgo. Los resultados debían expresarse como cocientes de riesgo (CR) e intervalos de confianza (IC) del 95% para los resultados dicotómicos y como diferencia de medias (DM) e IC del 95% para los resultados continuos. La media de los tamaños del efecto se calculó mediante los modelos de efectos aleatorios.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho estudios (24 informes, 258 participantes). Debido a que la duración de los estudios incluidos fue demasiado corta (una a 26 semanas) para probar el efecto de la restricción de sal sobre variables principales de evaluación como la mortalidad, los eventos cardiovasculares o la progresión de la NC, se consideró el efecto de los cambios en la ingesta de sal sobre la presión arterial y otros factores de riesgo secundarios. Tres estudios fueron ECA paralelos y cinco fueron estudios cruzados (crossover). El sesgo de selección fue bajo en cinco estudios e incierto en tres. Los sesgos de realización y detección fueron bajos en dos estudios e inciertos en seis. Los sesgos de deserción y de informe fueron bajos en cuatro estudios e inciertos en cuatro. Es posible que un estudio haya tenido un efecto de arrastre alto; tres presentaron un riesgo alto de sesgo a partir de las características iniciales (cambio en la medicación o en la dieta) y dos estudios fueron financiados por la industria.

Hubo una reducción significativa en la excreción de sodio en 24 horas asociada con las intervenciones con ingesta baja de sal (rango: 52 a 141 mmol) (ocho estudios, 258 participantes: DM -105,86 mmol/día; IC del 95%: -119,20 a -92,51; I2 = 51%). La reducción de la ingesta de sal redujo significativamente la presión arterial sistólica (ocho estudios, 258 participantes: DM -8,75 mmHg; IC del 95%: -11,33 a -6,16; I2 = 0%), y la presión arterial diastólica (ocho estudios, 258 participantes: DM -3,70 mmHg; IC del 95%: -5,09 a -2,30; I2 = 0%). Un estudio informó que la restricción de la ingesta de sal redujo el riesgo de edema en el 56%. La restricción en la sal aumentó significativamente la actividad de la renina en plasma (dos estudios, 71 participantes: DM 1,08 ng/ml/h; IC del 95%: 0,51 a 1,65; I2 = 0%) y la aldosterona sérica (dos estudios, 71 participantes: 6,20 ng/dl (IC del 95%: 3,82 a 8,58; I2 = 0%). La dosis de la medicación antihipertensiva se redujo significativamente con una dieta con bajo contenido de sal (dos estudios, 52 participantes): CR 5,48; IC del 95%: 1,27 a 23,66; I2 = 0%). No hubo diferencias significativas en la TFGe (dos estudios, 68 participantes: DM -1,14 ml/min/1,73 m2; IC del 95%: -4,38 a 2,11; I2 = 0%), la depuración de creatinina (tres estudios, 85 participantes): DM -4,60 ml/min; IC del 95%: -11,78 a 2,57; I2 = 0%), la creatinina sérica (cinco estudios, 151 participantes: DM -5,14 μmol/l; IC del 95%: -8,98 a 19,26; I2 = 59%) o el peso corporal (cinco estudios, 139 participantes: DM -1,46 kg; IC del 95%: -4,55 a 1,64; I2 = 0%). No hubo cambios significativos en el colesterol total con relación a la restricción de la ingesta de sal (tres estudios, 105 participantes: DM -0,23 mmol/l; IC del 95%: -0,57 a 0,10; I2 = 0%) o la hipotensión sintomática (dos estudios, 72 participantes: CR 6,60; IC del 95%: 0,77 a 56,55; I2 = 0%). La restricción en la ingesta de sal redujo significativamente la excreción de proteínas en la orina en todos los estudios que informaron la proteinuria como un resultado, aunque no fue posible realizar el metanálisis de los datos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save