Insuflación-exsuflación mecánica para mejorar la eliminación de la mucosidad en pacientes con trastornos neuromusculares

Pregunta de la revisión

El objetivo de esta revisión fue determinar cuán bien funciona la insuflación-exsuflación mecánica (I-EM) y cuán seguro es utilizarla en pacientes con trastornos neuromusculares (enfermedad de los nervios o músculos periféricos) que presentan problemas respiratorios.

Antecedentes

Los pacientes con trastornos neuromusculares (TNM) a veces tienen músculos respiratorios débiles. Lo anterior puede dificultar toser y eliminar correctamente la mucosidad de los pulmonares, lo que hace que los pacientes tengan riesgo de infecciones respiratorias repetidas y neumopatía continua. La I-EM es uno entre varios de los métodos que se utilizan para mejorar la tos y eliminar la mucosidad. La I-EM se administra a través de una máscara, boquilla o mediante traqueotomía (una abertura a través del cuello en la tráquea). La I-EM actúa como una tos al empujar el aire en los pulmones cuando el paciente inhala (insuflación), luego lo extrae nuevamente (exsuflación).

Métodos

Se realizó una búsqueda amplia en las bases de datos de ensayos de I-EM en pacientes con TNM. Solamente se incluyeron los ensayos que asignaron al azar a los pacientes a los tratamientos, ya que estos estudios aportan pruebas de mejor calidad.

Resultados y calidad de las pruebas

Se encontraron cinco ensayos con 105 pacientes. Todos estudiaron los efectos inmediatos de un tratamiento único con I-EM. Los estudios compararon la I-EM con otras formas de ayudar a los pacientes a toser, o con la tos normal sin ayuda. Un ensayo estudió la I-EM agregada a otro tratamiento. Según tres ensayos, la I-EM puede mejorar el flujo de aire al exterior durante la tos en comparación con una tos normal sin ayuda. La I-EM no fue claramente mejor que otros métodos para mejorar la tos. Ninguno de los estudios midió los resultados que se consideraron importantes para tomar decisiones acerca de la utilidad de la I-EM. Por ejemplo, los estudios no informaron sobre la supervivencia, la duración de la estancia hospitalaria, la calidad de vida ni los efectos secundarios graves. Un estudio informó el cansancio extremo como un efecto secundario de la I-EM. Con frecuencia, no hubo información suficiente para determinar si los estudios se realizaron correctamente; en algunos, se encontraron problemas de diseño que podrían haber afectado los resultados.

Los resultados de esta revisión no proporcionan pruebas suficientes para tomar decisiones. A partir de los ensayos, no fue posible encontrar información sobre efectos importantes a corto y largo plazo, incluidos los efectos secundarios de la I-EM en los TNM.

Actualmente, no hay pruebas suficientes a favor ni en contra de utilizar la I-EM para ayudar a los pacientes con TNM a eliminar la mucosidad de los pulmones. Se necesitan estudios adicionales para comprender mejor los efectos beneficiosos y los riesgos de la I-EM con respecto a otros métodos de ayuda para la tos.

Las pruebas de la revisión se actualizaron hasta el 7 de octubre de 2013.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados de esta revisión no aportan pruebas suficientes en las que basar la práctica clínica porque no fue posible analizar resultados importantes a corto y a largo plazo, incluidos los efectos adversos de la I-EM. Actualmente, no hay pruebas suficientes a favor ni en contra de utilizar la I-EM en pacientes con TNM. Se necesitan ensayos clínicos controlados aleatorios adicionales para probar la seguridad y la eficacia de la I-EM.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes con trastornos neuromusculares (TNM) pueden tener músculos respiratorios débiles (respiración), lo que les dificulta toser y eliminar la mucosidad de los pulmones correctamente. Lo anterior hace que dichos pacientes tengan riesgo de infecciones respiratorias recurrentes y enfermedad pulmonar crónica. La insuflación-exsuflación mecánica (I-EM) es una de varias técnicas disponibles para mejorar la eficacia de la tos y eliminar la mucosidad.

Objetivos: 

Determinar la eficacia y la seguridad de la I-EM en pacientes con TNM.

Estrategia de búsqueda (: 

El 7 de octubre de 2013 se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos desde su inicio: registro especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Neuromusculares (Cochrane Neuromuscular Disease Group), CENTRAL (The Cochrane Library), MEDLINE y EMBASE. También se hicieron búsquedas de ensayos en curso en ClinicalTrials.gov y en la WHO International Clinical Trials Registry Platform. Se hicieron búsquedas manuales en las listas de referencias y las actas de congresos.

Criterios de selección: 

Se consideraron los ensayos clínicos aleatorios o cuasialeatorios y los ensayos cruzados (crossover) aleatorios de I-EM para ayudar a la depuración de las vías respiratorias en los pacientes con TNM e insuficiencia respiratoria. Se consideraron las comparaciones de I-EM con ningún tratamiento o técnicas alternativas de estimulación de la tos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente evaluaron la elegibilidad de los ensayos, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos según la metodología Cochrane estándar. El resultado primario fue la mortalidad durante todo el seguimiento o a los seis meses de seguimiento.

Resultados principales: 

Se encontraron cinco estudios con 105 participantes que fueron elegibles para inclusión en esta revisión. Todos los ensayos incluidos fueron estudios a corto plazo (dos días o menos) que midieron los efectos inmediatos de las intervenciones. No hubo detalles suficientes en los informes para evaluar los métodos de asignación al azar y ocultación de la asignación. Los cinco estudios presentaron riesgo alto de sesgo por la falta de cegamiento. Los estudios no informaron sobre la mortalidad, la morbilidad, la calidad de vida, los eventos adversos graves ni cualquiera de los otros resultados preespecificados. Un estudio fue un ensayo cruzado aleatorio que se realizó durante dos días, en el que los investigadores aplicaron dos intervenciones dos veces al día en un orden aleatorio, con un cruzamiento inverso al día siguiente. Cuatro estudios aplicaron intervenciones múltiples para la estimulación de la tos a cada participante en un orden aleatorio. Un estudio informó la fatiga como un efecto adverso de la I-EM mediante una escala analógica visual. El flujo espiratorio máximo de tos (FEMT) fue la medida de resultado más frecuente y se informó en cuatro estudios. Según tres estudios, la I-EM puede mejorar el FEMT en comparación con la tos sin ayuda. Todas las intervenciones aumentaron el FEMT al nivel crítico necesario para eliminar la mucosidad. Los estudios incluidos no mostraron de manera clara que la I-EM mejore el flujo espiratorio de la tos más que otras técnicas de estimulación de la tos. Según un estudio con riesgo de sesgo del evaluador, el agregado de la I-EM puede reducir el tiempo de tratamiento cuando se agrega a un régimen estándar de depuración de las vías respiratorias con ayuda manual para la tos. La I-EM también pareció ser tan bien tolerada como otras técnicas de estimulación de la tos, según tres estudios que informaron puntuaciones analógicas visuales de comodidad.

Tools
Information
Share/Save