Uso de estatinas perioperatorias para mejorar los resultados durante y después de la cirugía vascular no cardíaca

Los pacientes a los que se les realiza cirugía vascular, a menudo presentan aterosclerosis diseminada y tienen alto riesgo de complicaciones durante y después de la operación. (La aterosclerosis es una afección en la cual la pared de la arteria se engruesa como resultado de la acumulación de depósitos grasos como el colesterol). Las estatinas se utilizan ampliamente para tratar los niveles elevados de colesterol y también tienen efectos beneficiosos sobre la respuesta inflamatoria y el sistema circulatorio. Su uso a largo plazo en pacientes con vasculopatía está bien establecido. Las pruebas acumuladas indican que el tratamiento a corto plazo con estatinas puede reducir las complicaciones después de la cirugía cardíaca, pero todavía no está claro si hay efectos beneficiosos para los pacientes a los que se les realiza cirugía vascular.

En julio de 2012, se efectuaron búsquedas en bases de datos médicas de ensayos controlados de participantes a los que se les había realizado cirugía aórtica o arterial y se asignaron al azar a estatinas o placebo (o atención estándar). Muchos pacientes de cirugía vascular ya tomaban estatinas; por lo tanto, también se incluyeron los ensayos en los que los participantes se asignaron al azar a dosis diferentes de estatina. El tratamiento con estatina debe haberse comenzado en cualquier momento entre la decisión de operar y la realización de la cirugía y continuar durante al menos 48 horas después de la operación. Se deseó investigar el efecto de este tratamiento con estatina a corto plazo sobre el riesgo de muerte y los eventos cardiovasculares como el ataque cardíaco y el accidente cerebrovascular en el transcurso de los 30 días de la cirugía. También se consideraron los efectos adversos de las estatinas como el dolor muscular.

Se encontraron cinco estudios que compararon a participantes que recibían estatinas con un tratamiento control o con placebo, pero sólo tres de estos estudios informaron resultados que se pudieran combinar en los metanálisis. Estos tres estudios fueron de alta calidad, pero sólo analizaron a 178 participantes. Lo anterior significa que las pruebas no fueron suficientes para permitir que los revisores determinaran si las estatinas mejoran los resultados de los pacientes después de la cirugía. Tampoco fue posible establecer si su uso se asoció con cualquier efecto adverso como el dolor muscular.

Se encontraron dos estudios que habían comparado diferentes dosis de atorvastatina, pero las pruebas no fueron suficientes para determinar si el uso de una dosis mayor se asoció con cualquier efecto beneficioso o perjudicial.

Debido a la cantidad limitada de datos obtenidos a partir de los ensayos controlados aleatorios, se necesitan estudios adicionales que permitan a los investigadores obtener mejor información acerca de si la prescripción de estatinas alrededor del momento de la cirugía vascular puede mejorar los resultados. Sin embargo, el uso generalizado de las estatinas en los pacientes antes de que necesiten cirugía puede hacer que estos estudios sean impracticables.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas no fueron suficientes para permitir que los revisores concluyeran que la administración de estatinas dio lugar a una reducción o un aumento de cualquiera de los resultados examinados. El grupo de pruebas existentes deja sin respuesta interrogantes acerca de los efectos beneficiosos del uso perioperatorio de las estatinas para la cirugía vascular. El uso generalizado de las estatinas en la población destinataria significa que actualmente puede ser difícil que los investigadores realicen ECA grandes necesarios para demostrar cualquier efecto sobre la incidencia de eventos cardiovasculares postoperatorios. Sin embargo, a los resultados informados por los participantes no se les ha brindado la atención necesaria y merecen estudios adicionales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes a los que se les realiza cirugía vascular son una población de alto riesgo con aterosclerosis diseminada, un perfil de riesgo cardiovascular adverso y a menudo comorbilidades múltiples. Las complicaciones cardiovasculares postoperatorias, incluido el infarto de miocardio (IM), son frecuentes. Las estatinas son el tratamiento médico de elección para reducir los niveles de colesterol altos. Se han reunido pruebas de que los pacientes que toman estatinas en el momento de la cirugía, están protegidos contra un rango de complicaciones perioperatorias, pero los efectos beneficiosos específicos para los pacientes a los que se les realiza cirugía vascular no cardíaca son inciertos.

Objetivos: 

Se examinó si el tratamiento con estatina a corto plazo, comenzado antes o el día de la cirugía vascular no cardíaca y continuado durante al menos 48 horas después, mejora los resultados de los pacientes que incluyen el riesgo de complicaciones, el dolor, la calidad de vida y la duración de la estancia hospitalaria. También se examinó si el efecto del tratamiento con estatina sobre estos resultados cambia según la dosis de estatina recibida.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library 2012, número 7), MEDLINE vía Ovid SP (1966 hasta agosto de 2012), EMBASE vía Ovid SP (1966 hasta agosto de 2012), CINAHL vía EBSCO host (1966 hasta agosto de 2012) y en ISI Web of Science (1946 hasta julio de 2012) sin restricción de idioma. Se utilizó una combinación de búsqueda de texto libre y una búsqueda de vocabulario controlado. Los resultados se limitaron a ensayos clínicos controlados aleatorios (ECA). Se realizó una búsqueda retrospectiva y prospectiva de citas de artículos clave y se buscaron ensayos en curso en dos sitios web de ensayos clínicos (www.clinicaltrials.govy http://www.controlled-trials.com).

Criterios de selección: 

Se incluyeron ECA que habían comparado el tratamiento con estatina a corto plazo, ya sea en usuarios nuevos o en los ya existentes, asignados al azar a diferentes dosis, en participantes adultos que recibieron cirugía arterial no cardíaca electiva y de urgencia, y que incluían procedimientos abiertos y endovasculares. Se definió corto plazo cuando el tratamiento comenzó antes o el día de la cirugía y continuó al menos durante 48 horas después.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos, que incluyó información sobre los eventos adversos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional. Se realizaron análisis separados para las comparaciones de estatina con tratamiento placebo / ningún tratamiento y entre diferentes dosis de estatina. Los resultados se presentaron como cocientes de riesgos (CR) agrupados con intervalos de confianza (IC) del 95% según los modelos de efectos aleatorios (método de la varianza inversa). Se empleó la prueba de Ji2 y se calculó la estadística de I2 para investigar la heterogeneidad de los estudios.

Resultados principales: 

Se identificaron seis estudios elegibles. Los seis estudios incluidos fueron en general de alta calidad, pero el estudio elegible más grande se excluyó debido a inquietudes acerca de la validez. Las poblaciones de estudio no habían recibido estatinas anteriormente, lo que provocó una pérdida considerable de participantes elegibles.

Cinco ECA compararon la administración de estatinas con placebo o atención estándar. Para los resultados de mortalidad y eventos no mortales, se agruparon los resultados de tres estudios que incluyeron a 178 participantes. En el grupo de estatina, 7/105 participantes (6,7%) murieron en el transcurso de los 30 días de la cirugía, así como 10/73 (13,7%) participantes del grupo control. Sólo una muerte de cada grupo fue por causas cardiovasculares, con una incidencia del 0,95% en los participantes del grupo de estatina y del 1,4% en los participantes del grupo control, respectivamente. Todas las muertes ocurrieron en una única población de estudio, por lo que las estimaciones del efecto se derivaron de un estudio solamente. El cociente de riesgos (CR) de la mortalidad por todas las causas en los usuarios de estatinas mostró una disminución no significativa en el riesgo (CR 0,73; IC del 95%: 0,31 a 1,75). Para la muerte cardiovascular, el cociente de riesgos fue 1,05 (IC del 95%: 0,07 a 16,20). El IM no mortal en el transcurso de los 30 días de la cirugía se informó en tres estudios y ocurrió en 4/105 participantes (3,8%) en el grupo de estatina y en 8/73 participantes (11,0%) que recibieron placebo, para una disminución no significativa en el riesgo (CR 0,47; IC del 95%: 0,15 a 1,52). Varios estudios informaron los niveles de enzimas musculares como medidas de seguridad, pero sólo tres (con 188 participantes) informaron explícitamente sobre síndromes musculares clínicos, con siete eventos informados, y no se encontró una diferencia significativa entre los usuarios de estatinas y los controles (CR 0,94; IC del 95%: 0,24 a 3,63). El único resultado informado por el participante fueron las náuseas en un estudio pequeño, sin diferencias significativas en el riesgo entre los grupos.

Dos estudios con 145 participantes compararon diferentes dosis de atorvastatina, pero informaron que los datos no fueron suficientes para permitir determinar el efecto de dosis mayores sobre cualquier resultado.

Tools
Information
Share/Save