Vitamina K para mejorar el control de la anticoagulación en pacientes que reciben warfarina

Los pacientes con irregularidades en la actividad cardíaca, válvulas cardíacas mecánicas y trastornos de coagulación presentan un mayor riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos, que podrían dar lugar a un accidente cerebrovascular o la muerte. La administración de warfarina reduce significativamente dicho riesgo. Sin embargo, la administración de demasiada warfarina puede dar lugar a hemorragia excesiva, mientras que si se administra muy poca, se reduce su beneficio. Para controlar lo anterior, los pacientes que reciben warfarina deben ser sometidos a análisis de sangre regulares para verificar si la dosis de la warfarina es lo bastante estable como para encontrar el equilibrio correcto. Hay algunas pruebas de que el agregado de una dosis pequeña de vitamina K a la warfarina mejora este equilibrio. En esta revisión, los resultados primarios fueron evaluar si el agregado de vitamina K en dosis baja a la warfarina tenía un efecto sobre el tiempo hasta la primera RIN en rango; la media dentro del rango terapéutico; o cualquier evento adverso, como los eventos tromboembólicos, la hemorragia, o la mortalidad. Se encontraron dos estudios que cumplieron los criterios de inclusión. Ningún estudio informó el tiempo hasta la primera RIN en rango. Un estudio sólo estuvo disponible en un formato abreviado, de manera que no fue posible interpretar los resultados plenamente. No obstante, se sugirió que el agregado de vitamina K no presentó ningún beneficio. Un segundo estudio de seis meses administró una dosis pequeña de vitamina K (150 mcg diarios) o placebo a los participantes que recibían warfarina y que presentaban un control deficiente de la RIN. Este estudio informó el tiempo medio en rango terapéutico como un porcentaje y halló que en el grupo de participantes con un control deficiente de la RIN, el agregado de 150 mcg de vitamina K oral mejoró significativamente el control de la anticoagulación. Sin embargo, el estudio fue relativamente pequeño. Ningún estudio informó eventos adversos, como tromboembolia, hemorragia, o la muerte. Se establece la conclusión de que se necesitan estudios adicionales más amplios y de calidad más alta para conocer si el agregado de vitamina K a la warfarina para los pacientes que inician o ya reciben tratamiento con warfarina mejora el control de la anticoagulación.

Conclusiones de los autores: 

Dos estudios incluidos en esta revisión compararon si el agregado de una dosis baja (150 a 175 mcg) de vitamina K administrada a los participantes con una respuesta de variabilidad alta a la warfarina mejoraba el control de la RIN. Un estudio demostró una mejoría significativa, mientras que otro estudio más pequeño (publicado en forma de resumen solamente) no indicó ningún beneficio general. Actualmente, no hay datos suficientes para sugerir un beneficio general. Se necesitan ensayos más amplios y de calidad más alta para examinar si la vitamina K en dosis baja mejora el control de la RIN en los que inician o ya reciben tratamiento con warfarina.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El uso efectivo de warfarina incluye el mantenimiento de la razón internacional normalizada (RIN) dentro de un rango terapéutico relativamente estrecho. Sin embargo, los pacientes responden de forma variable a la dosis de warfarina. El exceso de coagulación puede dar lugar a un mayor riesgo de hemorragia excesiva, mientras que la falta de coagulación puede resultar en una mayor formación de coágulos. Hay algunas pruebas de que los pacientes con una respuesta variable a la warfarina pueden beneficiarse con una dosis baja concomitante de vitamina K.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la administración concomitante de suplementos de vitamina K oral en dosis baja para el control de la anticoagulación en pacientes que inician o que reciben una dosis de mantenimiento de warfarina.

Estrategia de búsqueda (: 

Para identificar revisiones anteriores, se hicieron búsquedas en la Database of Abstracts of Reviews of Effects (DARE vía The Cochrane Library, Wiley) (número 2, 2011). Para identificar estudios primarios, se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL vía The Cochrane Library, Wiley) (número 2, 2014), Ovid MEDLINE (R) In-Process & Other Non-Indexed Citations database y Ovid MEDLINE (R) (OvidSP) (1946 hasta el 25 febrero 2014), Embase (OvidSP) (1974 hasta la semana 8 de 2014), Science Citation Index Expanded™ & Conference Proceedings Citation Index - Science (Web of Science™) (1945 hasta el 27 febrero 2014) y en la NHS Economics Evaluations Database (NHS EED) (vía The Cochrane Library, Wiley) (número 2, 2014). No se aplicó ninguna restricción de idioma o de fecha. Se utilizaron métodos adicionales para identificar literatura gris y estudios en curso.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que compararan el agregado de vitamina K versus placebo en pacientes que inician el tratamiento con warfarina o que ya reciben tratamiento con warfarina.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron y extrajeron los datos de los estudios incluidos. Cuando hubo disconformidad, un tercer autor ayudó a lograr un consenso. También se evaluó el riesgo de sesgo.

Resultados principales: 

Se identificaron dos estudios con un total de 100 participantes para su inclusión en la revisión. Se encontró que el riesgo general de sesgo fue incierto en varios dominios. Ningún estudio informó el tiempo hasta la primera RIN en rango. Sólo un estudio (70 participantes) informó el tiempo medio en el rango terapéutico como porcentaje. Este estudio halló que en el grupo de participantes que presentaba un control deficiente de la RIN, el agregado de 150 microgramos (mcg) de vitamina K oral mejoró significativamente el control de la anticoagulación en los pacientes con inestabilidad no explicada de la respuesta a la warfarina. El segundo estudio (30 participantes) informó el efecto de 175 mcg de vitamina K oral versus placebo en los participantes con variabilidad alta en los niveles de la RIN. El estudio estableció la conclusión de que la administración de suplementos de vitamina K no mejoró significativamente la estabilidad de la anticoagulación para los participantes que recibían tratamiento para la anticoagulación crónica. Sin embargo, el estudio sólo estuvo disponible en forma de resumen, y la comunicación con el autor principal confirmó que no había ninguna publicación adicional. Por lo tanto, se interpretó esta conclusión con cautela. Ningún estudio informó eventos tromboembólicos, hemorragia o muerte causados por el agregado de suplementos de vitamina K.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save