Administración diaria de suplementos de hierro para mejorar la anemia, el estado del hierro y la salud en mujeres con menstruación

Pregunta de la revisión

¿Cuáles son los efectos del hierro, tomado por vía oral durante al menos cinco días a la semana, sobre los resultados de salud en las mujeres con menstruación (en comparación con no recibir hierro)?

Antecedentes

La deficiencia de hierro (una escasez del hierro almacenado en el cuerpo) y la anemia (bajos niveles de hemoglobina [eritrocitos sanos] en sangre) son problemas frecuentes a nivel mundial, especialmente en las mujeres. Los bajos niveles de hierro con el tiempo pueden provocar anemia (anemia por deficiencia de hierro). Entre las mujeres no embarazadas en todo el mundo, alrededor de un tercio presenta anemia. El problema se observa con más frecuencia en los países de bajos ingresos, pero la deficiencia de hierro y la anemia son más frecuentes en las mujeres en todos los contextos. Se considera que la anemia por deficiencia de hierro deteriora la salud y el bienestar en las mujeres, y los suplementos de hierro (comprimidos, cápsulas, jarabes o gotas que contienen hierro) son una intervención utilizada habitualmente para prevenir y tratar esta afección. Se intentó examinar las pruebas de que el hierro, tomado por vía oral durante al menos cinco días por semana, mejora los resultados de salud en las mujeres no embarazadas en edad fértil (mujeres que menstrúan).

Datos de la búsqueda

La revisión está actualizada hasta noviembre 2015.

Características de los estudios

Se incluyeron los estudios que compararon los efectos del hierro con ningún hierro cuando se proporcionó al menos cinco días por semana a mujeres con menstruación. Se identificaron 67 ensayos que reclutaron a 8506 mujeres elegibles para su inclusión en la revisión. La mayoría de los ensayos duraron entre uno y tres meses. La forma de hierro utilizada con más frecuencia fue el sulfato ferroso.

Resultados clave

Se encontraron pruebas de que los suplementos de hierro reducen la prevalencia de la anemia y la deficiencia de hierro, y aumentan los niveles de hemoglobina en sangre y en las reservas de hierro. La administración de suplementos de hierro aumenta claramente el riesgo de efectos secundarios, por ejemplo, estreñimiento y dolor abdominal.

Calidad de la evidencia

Se encontraron pruebas de alta calidad de que el hierro mejora la hemoglobina y produce cambios en la función intestinal, pero pruebas de calidad moderada de que el hierro reduce la prevalencia de anemia y la deficiencia de hierro. Las pruebas de los efectos del hierro sobre otros resultados, como el dolor abdominal, son de calidad baja. No hay datos sobre los efectos del hierro sobre la mortalidad en este grupo poblacional.

Se necesitan estudios definitivos adicionales para identificar si tomar suplementos de hierro por vía oral durante al menos cinco días a la semana repercute sobre resultados clave relacionados con la salud.

Conclusiones de los autores: 

La administración diaria de suplementos de hierro reduce eficazmente la prevalencia de anemia y la deficiencia de hierro, eleva la hemoglobina y las reservas de hierro, mejora el rendimiento en los ejercicios y reduce la fatiga sintomática. Estos efectos beneficiosos se obtienen a expensas de mayores efectos secundarios gastrointestinales sintomáticos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La anemia por deficiencia de hierro es muy prevalente entre las mujeres no embarazadas en edad fértil (mujeres que menstrúan) en todo el mundo, aunque la prevalencia es más alta en ámbitos de menores ingresos. La anemia por deficiencia de hierro se ha asociado con varios resultados adversos de salud que se ha considerado que se pueden resolver con la restitución de las reservas de hierro mediante la administración de suplementos de hierro. Aunque se han realizado muchos ensayos que informan los efectos del hierro en las mujeres no embarazadas, estos ensayos nunca se han sintetizado en una revisión sistemática.

Objetivos: 

Establecer las pruebas de los efectos de la administración diaria de suplementos de hierro sobre la anemia y el estado del hierro, así como sobre la salud física, psicológica y neurocognitiva, en mujeres con menstruación.

Estrategia de búsqueda (: 

En noviembre 2015, se hicieron búsquedas en CENTRAL, Ovid MEDLINE, EMBASE, y en otras nueve bases de datos, así como en cuatro repositorios digitales de tesis. Además, se hicieron búsquedas en la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform (WHO ICTRP) y en listas de referencias de revisiones relevantes.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) y cuasialeatorios que compararon la administración diaria oral de suplementos de hierro con o sin una cointervención (ácido fólico o vitamina C), durante al menos cinco días por semana a cualquier dosis, con control o placebo mediante asignación al azar individual o grupal. Los criterios de inclusión fueron mujeres con menstruación (o mujeres con edades entre 12 y 50 años) que informaron resultados primarios (anemia, concentración de hemoglobina, deficiencia de hierro, anemia por deficiencia de hierro, mortalidad por todas las causas, efectos adversos y función cognitiva) o secundarios (estado del hierro medido por los índices de hierro, rendimiento en los ejercicios físicos, salud psicológica, cumplimiento, medidas antropométricas, los niveles de cinc en suero / plasma, estado de la vitamina A y folato en los eritrocitos) predefinidos.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos métodológicos estándar Cochrane.

Resultados principales: 

La estrategia de búsqueda identificó 31 767 registros; después de la revisión, se evaluó el texto completo de 90 informes para la elegibilidad. Se incluyeron 67 ensayos (a partir de 76 informes), que reclutaron a 8506 mujeres; el número de mujeres incluidas en los análisis varió enormemente entre los resultados, y la variable principal concentración de hemoglobina fue el resultado con el número más grande de participantes analizadas (6861 mujeres). Solamente diez estudios se consideraron con riesgo general bajo de sesgo, y la mayoría de los estudios presentó detalles insuficientes acerca de la calidad del ensayo.

Fue significativamente menos probable que las mujeres que recibieron hierro presentaran anemia al final de la intervención en comparación con las mujeres control (cociente de riesgos [CR] 0,39; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,25 a 0,60; 10 estudios, 3273 mujeres, pruebas de calidad moderada). Las mujeres que recibieron hierro tuvieron una concentración mayor de hemoglobina al final de la intervención en comparación con las mujeres control (diferencia de medias [DM] 5,30; IC del 95%: 4,14 a 6,45; 51 estudios, 6861 mujeres, pruebas de alta calidad). Las mujeres que recibieron hierro tuvieron un riesgo reducido de deficiencia de hierro en comparación con las mujeres control (CR 0,62; IC del 95%: 0,50 a 0,76; siete estudios, 1088 mujeres, pruebas de calidad moderada). Solamente un estudio informó específicamente la anemia por deficiencia de hierro y ningún estudio informó la mortalidad. Siete ensayos que reclutaron a 901 mujeres informaron "cualquier efecto secundario" y no identificaron una prevalencia general mayor de efectos secundarios de los suplementos de hierro (CR 2,14; IC del 95%: 0,94 a 4,86; pruebas de baja calidad). Cinco estudios que reclutaron a 521 mujeres identificaron una mayor prevalencia de efectos secundarios gastrointestinales en las mujeres que recibieron hierro (CR 1,99; IC del 95%: 1,26 a 3,12, pruebas de baja calidad). Ocho estudios que reclutaron a 1036 mujeres identificaron una mayor prevalencia de heces duras / estreñimiento (CR 2,07; IC del 95%: 1,35 a 3,17; pruebas de alta calidad); seis estudios que reclutaron a 604 mujeres identificaron una mayor prevalencia de heces blandas (CR 2,13; IC del 95%: 1,10; 4,11; pruebas de alta calidad). Siete estudios que reclutaron a 1190 mujeres identificaron pruebas de una mayor prevalencia de dolor abdominal entre las mujeres asignadas al azar al hierro (CR 1,55; IC del 95%: 0,99 a 2,41; pruebas de baja calidad). Ocho estudios que reclutaron a 1214 mujeres no encontraron pruebas de una mayor prevalencia de náuseas entre las mujeres asignadas al azar al hierro (CR 1,19; IC del 95%: 0,78 a 1,82). Las pruebas de que la administración de suplementos de hierro mejora el rendimiento cognitivo en las mujeres no están claras, ya que no fue posible realizar un metanálisis de los estudios y los estudios individuales informaron resultados contradictorios. La administración de suplementos de hierro mejora el rendimiento máximo y submáximo en los ejercicios y parece reducir la fatiga sintomática. Aunque no fue posible metanalizar formalmente el cumplimiento debido a las diferencias en la información, no hubo diferencias evidentes en el cumplimiento entre las mujeres asignadas al azar al hierro y a control.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save