Ultrasonido terapéutico para el síndrome del túnel carpiano

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

El síndrome del túnel carpiano es un trastorno en el que uno de los dos nervios principales de la muñeca es comprimido, lo cual puede dar lugar a dolor en la mano, la muñeca y a veces el antebrazo, así como adormecimiento y hormigueo en el pulgar, el índice y el dedo mayor. En los casos avanzados pueden debilitarse algunos de los músculos de la mano. El síndrome del túnel carpiano es más común en las mujeres y personas de edad avanzada. Muchos pacientes son sometidos a cirugía para tratar este síndrome, aunque a veces pueden ofrecerse otros tratamientos, como el ultrasonido terapéutico. El ultrasonido terapéutico incluye la aplicación de un instrumento con cabezal redondo sobre la piel en el área dolorida para administrar ondas sonoras que son absorbidas por los tejidos subyacentes, con el objeto de ayudar a aliviar el dolor y reducir la discapacidad. Se realizaron búsquedas de informes de estudios y se encontraron 11 ensayos controlados aleatorios con 443 participantes que evaluaron la seguridad y el beneficio del ultrasonido terapéutico para los pacientes con síndrome del túnel carpiano. El riesgo de sesgo fue bajo en algunos estudios y alto o incierto en otros. Sólo hay pruebas de calidad deficiente a partir de datos muy limitados para sugerir que el ultrasonido terapéutico puede ser más efectivo que el placebo para la mejoría de los síntomas a corto o largo plazo en pacientes con síndrome del túnel carpiano. No hay pruebas suficientes para apoyar un beneficio mayor de un tipo de régimen de ultrasonido terapéutico sobre otro o para apoyar el uso del ultrasonido terapéutico como un tratamiento de mayor eficacia en comparación con otras intervenciones no quirúrgicas para el síndrome del túnel carpiano, como el uso de férulas, los ejercicios y los medicamentos orales. Pocos estudios midieron los efectos adversos del ultrasonido terapéutico. Se requiere más investigación para determinar cuán efectivo y seguro es el ultrasonido terapéutico para los pacientes con síndrome del túnel carpiano, en particular a largo plazo.

Conclusiones de los autores: 

Sólo hay pruebas de calidad deficiente a partir de datos muy limitados para sugerir que el ultrasonido terapéutico puede ser más efectivo que el placebo en cuanto a la mejoría de los síntomas a corto o largo plazo en pacientes con STC. No hay pruebas suficientes para apoyar un beneficio mayor de un tipo de régimen de ultrasonido terapéutico sobre otro, o para apoyar el uso del ultrasonido terapéutico como un tratamiento con mayor eficacia en comparación con otras intervenciones no quirúrgicas para el STC, como el uso de férulas, los ejercicios y los medicamentos orales. Se necesitan estudios con metodología más rigurosa para determinar la efectividad y la seguridad de esta intervención para el STC.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El ultrasonido terapéutico puede ofrecerse a los pacientes que sufren síntomas leves a moderados del síndrome del túnel carpiano (STC). La efectividad y la duración del beneficio de esta intervención no quirúrgica siguen siendo inciertas.

Objetivos: 

Examinar los efectos del ultrasonido terapéutico comparado con ningún tratamiento, placebo u otra intervención no quirúrgica en pacientes con STC.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Neuromusculares (Cochrane Neuromuscular Disease Group Specialized Register, 22 de febrero de 2011), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library, 2011, Número 1), MEDLINE (de enero de 1966 a febrero de 2011), EMBASE (de enero de 1980 a febrero de 2011), CINAHL Plus (de enero de 1937 a febrero de 2011), y AMED (de enero 1985 a febrero de 2011).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararan cualquier régimen de ultrasonido terapéutico con ningún tratamiento, placebo u otra intervención no quirúrgica en pacientes con STC.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores seleccionaron los ensayos para la inclusión, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo en los estudios incluidos de forma independiente. Se calculó el cociente de riesgos (CR) y la diferencia de medias (DM) con intervalos de confianza (IC) del 95% para los resultados primarios y secundarios. Cuando fue posible, se agruparon los resultados de los ensayos clínicamente homogéneos en un metanálisis mediante el uso de un modelo de efectos aleatorios para las estimaciones del efecto.

Resultados principales: 

En la revisión se incluyeron 11 estudios que aleatorizaron a 443 pacientes. Dos ensayos compararon el ultrasonido terapéutico con placebo, dos compararon un régimen de ultrasonido con otro, dos compararon el ultrasonido con otra intervención no quirúrgica, y seis compararon el ultrasonido como parte de una intervención de componentes múltiples con otra intervención no quirúrgica (por ejemplo, ejercicios y férulas). El riesgo de sesgo fue bajo en algunos estudios e incierto o alto en otros; sólo tres reportaron la ocultación de la secuencia de asignación y seis informaron el cegamiento de los participantes. En términos generales, no hay pruebas suficientes de que un régimen de ultrasonido terapéutico sea más efectivo que otro. Sólo dos estudios informaron el resultado primario de interés, la mejoría general a corto plazo (cualquier medida en la que los pacientes indican la intensidad de sus molestias en comparación con el inicio, por ejemplo, la calificación global de la mejoría, la satisfacción con el tratamiento, en el plazo de los tres meses posteriores al tratamiento). Un ensayo de baja calidad con 68 participantes encontró que, en comparación con placebo, el ultrasonido terapéutico puede aumentar la posibilidad de experimentar una mejoría general a corto plazo al final del tratamiento de siete semanas (CR 2,36; IC del 95%: 1,40 a 3,98), aunque las pérdidas durante el seguimiento en este estudio sugieren que estos datos deben interpretarse con precaución. Otro ensayo de baja calidad con 60 participantes encontró que, a los tres meses, el ultrasonido terapéutico posterior al tratamiento sumado a una férula aumentó la posibilidad de una mejoría general a corto plazo (satisfacción del paciente) comparado con la férula sola (CR 3,02; IC del 95%: 1,36 a 6,72), pero disminuyó la posibilidad de una mejoría general a corto plazo en comparación con el tratamiento con láser de baja intensidad más férula (CR 0,87; IC del 95%: 0,57 a 1,33), aunque los participantes no fueron cegados al tratamiento y no quedó claro si la secuencia de asignación al azar se ocultó de forma adecuada. Las diferencias entre los grupos que recibieron diferentes frecuencias e intensidades del ultrasonido, y entre el ultrasonido como parte de una intervención de componentes múltiples versus otras intervenciones no quirúrgicas, fueron generalmente pequeñas y no significativas desde el punto de vista estadístico en cuanto a los síntomas, la función y los parámetros neurofisiológicos. Sólo cuatro estudios midieron los efectos adversos, de los cuales ninguno identificó efectos adversos debido al ultrasonido terapéutico. Sin embargo, se necesitan más datos sobre este resultado antes de establecer cualquier conclusión definitiva en cuanto a la seguridad de esta intervención.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save