Superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Las úlceras de decúbito (también denominadas escaras por presión, escaras de decúbito y úlceras por presión) son úlceras en la piel causadas por la presión o el roce en los puntos de apoyo óseos de las personas inmovilizadas (como caderas, talones y codos). Las diferentes superficies de apoyo (p.ej., camas, colchones, cubiertas de colchón y almohadones) apuntan a aliviar la presión y se utilizan para amortiguar las partes vulnerables del cuerpo y distribuir la presión de la superficie de forma más pareja.

Las superficies de apoyo se utilizan junto con otros tratamientos como los apósitos para tratar las úlceras de decúbito y esta revisión ha examinado estudios que compararon diferentes tipos de superficies de apoyo. Las superficies de apoyo de tecnología sencilla incluyeron los colchones rellenos de espuma, los colchones rellenos de líquido, los colchones rellenos de cuentas, los colchones rellenos de aire y las cubiertas y colchones de espuma alternativos. Las superficies de apoyo de alta tecnología incluyeron los colchones y cubiertas que se accionan eléctricamente para alternar la presión de la superficie, las camas que se accionan mecánicamente para que circule el aire dentro de ellas y las camas de baja pérdida de aire, que contienen aire caliente que se mueve dentro de bolsas que se encuentran en el interior de la cama. Otras superficies de apoyo fueron las pieles de oveja, los almohadones y las cubiertas de mesa de operaciones.

No fue posible establecer conclusiones definitivas acerca de los efectos relativos de las superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito porque la base de pruebas es débil. Los ensayos actuales no han logrado aportar pruebas consistentes debido a los pequeños tamaños de las muestras, el informe de los resultados deficiente y la calidad deficiente de la realización y el diseño de los estudios. Se requieren más estudios de investigación, realizados de modo riguroso, sobre el uso de superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito.

Conclusiones de los autores: 

No existen pruebas concluyentes acerca de la superioridad de alguna superficie de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito existentes. Las limitaciones metodológicas incluyeron las variaciones en los resultados medidos, los tamaños de las muestras y los grupos de comparación. Muchos estudios tenían tamaños de muestra pequeños y a menudo era inadecuada la descripción de la intervención, la atención habitual y las intervenciones concomitantes. Con frecuencia, los resultados de los estudios individuales se presentaron de manera inadecuada, sin informar los datos de la varianza, lo cual obstaculizó el cálculo de las diferencias de medias. Algunos estudios no informaron los valores de p al notificar las diferencias en los resultados. Además, la antigüedad de algunos ensayos (algunos realizados hace 20 años), hace que otras tecnologías puedan haber reemplazado a las investigadas.

Se requieren estudios adicionales y rigurosos que aborden estas inquietudes y mejoren la base de pruebas antes de que puedan extraerse conclusiones definitivas acerca de las superficies de apoyo más eficaces para tratar las úlceras de decúbito.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las úlceras de decúbito son tratadas mediante la reducción de la presión sobre las áreas de la piel lesionada. Las superficies de apoyo especiales (incluidas las camas, colchones y almohadones) diseñadas para redistribuir la presión, son ampliamente utilizadas como tratamiento. Los efectos relativos de las diferentes superficies de apoyo no están claros.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las superficies de apoyo para aliviar la presión en el tratamiento de las úlceras de decúbito.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en: Registro Especializado del Grupo Cochrane de Heridas (Cochrane Wounds Group) (búsqueda 15 julio 2011), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library 2011, número 3); Ovid MEDLINE (2007 hasta julio, semana 1, 2011); Ovid MEDLINE (In-Process & Other Non-Indexed Citations, julio 14, 2011); Ovid EMBASE (2007 hasta 2011, semana 27); EBSCO CINAHL (2007 hasta 14 julio 2011). También se hicieron búsquedas en las secciones de referencias de los estudios incluidos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA), publicados o no publicados, que evaluaron los efectos de las superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito, en cualquier grupo de pacientes o contexto, que informaron una medida objetiva de cicatrización de la herida.

Obtención y análisis de los datos: 

La extracción de datos y la evaluación del riesgo de sesgo fueron realizadas de forma independiente por dos autores de la revisión. Para el análisis agrupado, se consideraron los ensayos con intervenciones, comparaciones y medidas de resultados similares. Cuando el agrupamiento fue inapropiado, los resultados de los ensayos se presentaron de forma narrativa. Cuando fue posible, se calculó el cociente de riesgos o la diferencia de medias para los resultados de los estudios individuales.

Resultados principales: 

Se identificaron 18 ensayos de superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito, con un total de 1309 participantes y tamaños de muestra de 14 a 160. De los tres ensayos que comparaban dispositivos fluidificados por aire con el tratamiento convencional, dos informaron que los dispositivos fluidificados por aire se asociaron con reducciones significativas en el tamaño de las úlceras de decúbito. Debido a la ausencia de datos sobre la varianza, no se pudieron repetir los análisis. Con relación a tres de los ensayos que informaron reducciones significativas en el tamaño de las úlceras de decúbito que favorecían los dispositivos de baja pérdida de aire, en comparación con las alternativas de espuma, no se encontraron diferencias significativas. Un ensayo pequeño halló que la piel de oveja colocada bajo las piernas redujo significativamente el enrojecimiento. A su vez, un análisis pequeño de subgrupos favoreció una cama articulada, en comparación con una cama estándar, en cuanto a la cicatrización de las úlceras de decúbito existentes de grado 1. La baja calidad de los informes, la heterogeneidad clínica, la falta de datos de la varianza y las limitaciones metodológicas de los ensayos elegibles impidieron la realización de comparaciones agrupadas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save