Fármacos con cannabis para las náuseas y los vómitos en los pacientes tratados con quimioterapia para el cáncer

Antecedentes
Hasta las tres cuartas partes de los pacientes que reciben quimioterapia presentan náuseas y vómitos, que muchos encuentran angustiantes. Aunque los fármacos convencionales contra las náuseas son eficaces, no funcionan en todos en todo momento. Los fármacos terapéuticos basados en el principio activo del cannabis, conocido como THC (delta-9-tetrahidrocannabinol), se han aprobado para su administración como fármacos contra las náuseas en algunos países.

Pregunta de la revisión
Esta revisión evaluó cuán bien funcionan los fármacos con cannabis para tratar las náuseas y los vómitos debidos al tratamiento con quimioterapia en los pacientes con cáncer, así como sus efectos secundarios.

Principales hallazgos
Esta revisión de 23 ensayos controlados aleatorios (estudios clínicos donde los pacientes se ubican al azar en uno de dos o más grupos de tratamiento) encontró que menos pacientes que recibieron fármacos con cannabis presentaron náuseas y vómitos que los pacientes que recibieron placebo (un fármaco simulado). La proporción de pacientes que presentaron náuseas y vómitos y recibió fármacos con cannabis fue similar a la que recibió fármacos antieméticos convencionales. Sin embargo, más pacientes presentaron efectos secundarios como "sentirse volar", mareos, sedación (sentirse relajado o soñoliento) y disforia (sentirse incómodo o insatisfecho) y abandonaron el estudio debido a los efectos secundarios con los fármacos con cannabis, en comparación con placebo u otros fármacos antieméticos. En los ensayos en los que los pacientes recibieron fármacos con cannabis y fármacos convencionales a la vez, los pacientes en general prefirieron los fármacos con cannabis.

Calidad de la evidencia
Los ensayos en general fueron de calidad baja a moderada y reflejaron tratamientos con quimioterapia y fármacos contra las náuseas de alrededor de los años ochenta y noventa. Además, los resultados de la combinación de los estudios como un todo fueron de calidad baja. Lo anterior significa que no hay seguridad con respecto a la capacidad para determinar cuán bien funcionan los fármacos contra las náuseas y es probable que estudios de investigación adicionales que reflejen enfoques terapéuticos modernos tengan una marcada repercusión sobre los resultados.

Los fármacos con cannabis pueden ser útiles para tratar las náuseas y los vómitos inducidos por la quimioterapia que responden de forma deficiente a los fármacos utilizados habitualmente contra las náuseas.

Conclusiones de los autores: 

Los fármacos con cannabis pueden ser útiles para tratar las náuseas y los vómitos inducidos por la quimioterapia resistentes al tratamiento. Sin embargo, las limitaciones metodológicas de los ensayos limitan las conclusiones y es probable que estudios de investigación adicionales que reflejen los regímenes de quimioterapia actuales y los fármacos antieméticos más nuevos modifiquen estas conclusiones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El uso medicinal del cannabis tiene una larga historia. Los fármacos con cannabis (canabinoides) se basan en su principio activo, delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), y se han aprobado con fines médicos. Los canabinoides pueden ser una opción terapéutica útil en los pacientes con náuseas y vómitos inducidos por la quimioterapia que responden de forma deficiente a los agentes antieméticos (fármacos contra las náuseas) habitualmente utilizados. Sin embargo, los efectos adversos desagradables pueden limitar su uso generalizado.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la tolerabilidad de los fármacos con cannabis para las náuseas y los vómitos inducidos por la quimioterapia en adultos con cáncer.

Estrategia de búsqueda (: 

Se identificaron estudios elegibles mediante búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, PsycINFO y LILACS desde su creación hasta enero de 2015. También se hicieron búsquedas en las listas de referencias de los estudios incluidos. La búsqueda no se restringió por idioma de publicación.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon una medicación con cannabis con placebo o con un antiemético convencional en adultos que reciben quimioterapia.

Obtención y análisis de los datos: 

Al menos dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron la elegibilidad y el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. Los estudios se agruparon según los grupos control para realizar los metanálisis mediante los efectos aleatorios. Los resultados de eficacia y tolerabilidad se expresaron como cocientes de riesgos (CR), con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Se incluyeron 23 ECA. En su mayoría los ECA tuvieron un diseño cruzado (crossover) y se realizaron en adultos que recibían diferentes regímenes quimioterapéuticos que variaban de potencial emético moderado a alto para diversos cánceres. La mayoría de los estudios tuvo riesgo de sesgo debido a la falta de ocultación de la asignación o el desgaste. Los ensayos se realizaron entre 1975 y 1991. Ningún ensayo incluyó la comparación con fármacos antieméticos más nuevos como el ondansetrón.

Comparación con placebo
Los pacientes tuvieron más probabilidades de informar la ausencia completa de vómitos (tres ensayos; 168 participantes; CR 5,7; IC del 95%: 2,6 a 12,6; pruebas de calidad baja) y la ausencia completa de náuseas y vómitos (tres ensayos; 288 participantes; CR 2,9; IC del 95%: 1,8 a 4,7; pruebas de calidad moderada) cuando recibieron canabinoides en comparación con placebo. El porcentaje de variabilidad en las estimaciones del efecto debido a la heterogeneidad en lugar de al azar no fue importante (I2 = 0% en ambos análisis).

Los pacientes tuvieron más probabilidades de retiro debido a un evento adverso (dos ensayos; 276 participantes; CR 6,9; IC del 95%: 1,96 a 24; I2 = 0%; pruebas de calidad muy baja) y menos probabilidades de retiro debido a la falta de eficacia cuando recibieron canabinoides, en comparación con placebo (un ensayo; 228 participantes; CR 0,05; IC del 95%: 0,0 a 0,89; pruebas de baja calidad). Además, los pacientes tuvieron más probabilidades de "sentirse volar" cuando recibieron canabinoides en comparación con placebo (tres ensayos; 137 participantes; CR 31; IC del 95%: 6,4 a 152; I2 = 0%).

Los pacientes informaron preferencia por los canabinoides en lugar de placebo (dos ensayos; 256 participantes; CR 4,8; IC del 95%: 1,7 a 13; pruebas de baja calidad).

Comparación con otros antieméticos
No hubo pruebas de una diferencia entre los canabinoides y la proclorperazina en la proporción de participantes que no informaron náuseas (cinco ensayos; 258 participantes; CR 1,5; IC del 95%: 0,67 a 3,2; I2 = 63%; pruebas de calidad baja), no informaron vómitos (cuatro ensayos; 209 participantes; CR 1,11; IC del 95%: 0,86 a 1,44; I2 = 0%; pruebas de calidad moderada), o la ausencia completa de náuseas y vómitos (cuatro ensayos; 414 participantes; CR 2,0; IC del 95%: 0,74 a 5,4; I2 = 60%; pruebas de baja calidad). El análisis de sensibilidad donde se agruparon los dos ensayos paralelos después de la extracción de los cinco ensayos cruzados no mostró diferencias (CR 1,1; IC del 95%: 0,70 a 1,7), sin heterogeneidad (I2 = 0%).

Los pacientes tuvieron más probabilidades de retiro debido a un evento adverso (cinco ensayos; 664 participantes; CR 3,9; IC del 95%: 1,3 a 12; I2 = 17%; pruebas de calidad baja), debido a la falta de eficacia (un ensayo; 42 participantes; CR 3,5; IC del 95%: 1,4 a 8,9; pruebas de calidad muy baja) y por cualquier motivo (un ensayo; 42 participantes; CR 3,5; IC del 95%: 1,4 a 8,9; pruebas de calidad baja) cuando recibieron canabinoides en comparación con proclorperazina.

Los pacientes tuvieron más probabilidades de informar mareo (siete ensayos; 675 participantes; CR 2,4; IC del 95%: 1,8 a 3,1; I2 = 12%), disforia (tres ensayos; 192 participantes; CR 7,2; IC del 95%: 1,3 a 39; I2 = 0%), euforia (dos ensayos; 280 participantes; CR 18; IC del 95%: 2,4 a 133; I2 = 0%), "sentirse volar" (cuatro ensayos; 389 participantes; CR 6,2; IC del 95%: 3,5 a 11; I2 = 0%) y sedación (ocho ensayos; 947 participantes; CR 1,4; IC del 95%: 1,2 a 1,8; I2 = 31%), y significativamente más participantes informaron la incidencia de estos eventos adversos con los canabinoides en comparación con proclorperazina.

Los pacientes informaron preferencia por los canabinoides en lugar de la proclorperazina (siete ensayos; 695 participantes; CR 3,3; IC del 95%: 2,2 a 4,8; I2 = 51%; pruebas de baja calidad).

En las comparaciones con metoclopramida, domperidona y clorpromazina, hubo pruebas más débiles, basadas en menos ensayos y participantes, de una mayor incidencia de mareo con los canabinoides.

Dos ensayos con 141 participantes compararon un fármaco antiemético solo con un canabinoide agregado al fármaco antiemético. No hubo diferencias claras entre los grupos; sin embargo, la mayoría de los análisis se basó en un ensayo pequeño con pocos eventos.

Calidad de la evidencia
Los ensayos generalmente tuvieron riesgo de sesgo bajo a moderado con respecto al diseño y no reflejaron los regímenes actuales de quimioterapia y de tratamiento antiemético. Además, la calidad de las pruebas obtenidas de los metanálisis se calificó como baja para la mayoría de los resultados analizados, lo que indica que no hay mucha seguridad con respecto a la capacidad para determinar cuán bien funcionan los fármacos. Por lo tanto, es probable que la investigación adicional tenga una repercusión importante en los resultados.

Tools
Information
Share/Save