Haloperidol para la agresión o agitación inducida por la psicosis (tranquilización rápida)

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Los pacientes con psicosis pueden escuchar voces (alucinaciones) o tener pensamientos anormales (delirios) que pueden hacer que la persona sienta miedo, angustia y agitación (intranquilidad, excitación o irritabilidad). Dichas emociones pueden dar lugar, a veces, a un comportamiento agresivo o violento. Esta situación plantea un reto significativo y un problema para el personal. Los profesionales de la salud mental tienen que diagnosticar al individuo y administrar el mejor tratamiento disponible, a menudo rápidamente, para evitar el riesgo de que los pacientes que están agresivos se lastimen o dañen a otros.

El haloperidol es un fármaco que puede administrarse por vía oral o puede inyectarse. Además de ser un antipsicótico (previene la psicosis), calma a los pacientes o los ayuda a dormir.

Esta revisión considera si el haloperidol es efectivo para tratar a los pacientes que presentan agitación o agresión como resultado la psicosis. Se estudió el uso de haloperidol de forma aislada y también se comparó con otros 18 tratamientos (por ejemplo otros fármacos antipsicóticos). Se encontraron 32 estudios, pero su información fue de calidad deficiente.Los estudios fueron de tamaño pequeño, con pocos participantes y con riesgo de sesgo.Los estudios tendieron a no a basarse en contextos diarios clínicos o de la vida real.

Los autores establecen la conclusión de que el haloperidol calma a los pacientes y ayuda a manejar situaciones difíciles. En comparación con placebo (tratamiento simulado) o ningún tratamiento, más pacientes que recibieron haloperidol lograron dormirse después de dos horas. Sin embargo, la evidencia no es sólida.Esta situación se hace más compleja por la gran variedad de tratamientos disponibles (otros 18 tratamientos en esta revisión). Por lo tanto, no es posible proporcionar guías claras basadas en las pruebas de ensayos bien realizados a los profesionales de la salud y los pacientes con problemas de salud mental. En algunas situaciones, el haloperidol puede ser la única opción, lo cual, sin embargo, está lejos de ser ideal debido a que a pesar de que el haloperidol es efectivo para calmar a los pacientes, tiene efectos secundarios (p.ej. intranquilidad, estremecimiento de la cabeza, manos y cuerpo, problemas cardiacos). Estos efectos secundarios pueden ser igual de angustiantes que la psicosis y pueden actuar como una barrera que impide que los pacientes vuelvan para recibir un tratamiento futuro. Se necesita más investigación para ayudar a las personas a considerar y comprender qué medicación es mejor para calmar a los pacientes; tiene menos efectos secundarios; funciona rápidamente; y puede usarse en dosificaciones inferiores (o inyecciones menos frecuentes).

Este resumen en términos sencillos fue escrito por el usuario Ben Gray de Rethink.

Conclusiones de los autores: 

Cuando no existe otra opción, el uso de haloperidol intramuscular de forma aislada podría salvar vidas. Cuando existen fármacos adicionales para compensar los efectos adversos, el uso de haloperidol de forma aislada para las emergencias extremas, en situaciones de coerción, podría considerarse poco ético. El agregado del sedante prometazina tiene el apoyo de pruebas de mejor grado provenientes de ensayos aleatorios. El uso de un fármaco antipsicótico alternativo sólo es apoyado parcialmente por pruebas fragmentadas y de grado bajo. Las pruebas sobre el uso de antipsicóticos alternativos de nueva generación no son más sólidas que las pruebas sobre los fármacos más antiguos. El agregado de una benzodiazepina al haloperidol no presenta pruebas sólidas de beneficios y conlleva un riesgo de daño adicional.

Después de seis décadas de uso para la tranquilización rápida de emergencia, esta área todavía necesita ensayos independientes bien realizados relevantes a la práctica en el mundo real.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El haloperidol, utilizado de forma aislada, se recomienda para ayudar a calmar las situaciones de agresión en los pacientes con psicosis. Este fármaco es ampliamente accesible y puede ser el único antipsicótico disponible en áreas donde los recursos son limitados.

Objetivos: 

Investigar si el haloperidol solo, administrado por vía oral, intramuscular o intravenosa, es un tratamiento efectivo para la agitación o agresión inducida por la psicosis.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group, 1 junio 2011).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que incluyeran a pacientes que presentan agitación o agresión (o ambas) cuya causa se considera la psicosis, asignados al azar al uso rápido de haloperidol solo (por cualquier vía), en comparación con cualquier otro tratamiento. Los resultados incluyeron tranquilización o adormecimiento por 30 minutos, necesidad repetida tranquilización rápida en un plazo de 24 horas, comportamientos específicos (amenaza o lesión a otros/sí mismo) y efectos adversos.

Obtención y análisis de los datos: 

De forma independiente, se seleccionaron y evaluaron la calidad metodológica de los estudios y se extrajeron los datos. Se realizaron tablas de “Resumen de los hallazgos” para cada comparación con calificaciones de las pruebas y cálculos, cuando fue posible y apropiado, de un rango de efectos absolutos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 32 estudios que comparaban haloperidol con otros 18 tratamientos. Pocos estudios se realizaron en circunstancias que reflejan la práctica en el mundo real y, con excepciones notables, la mayoría fueron pequeños y tuvieron un riesgo considerable de sesgo.

En comparación con placebo, más pacientes en el grupo de haloperidol estaban dormidos a las dos horas (2 ECA, n= 22; cociente de riesgos [CR] 0,88; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,82 a 0,95). La distonía fue común (2 ECA, n= 207; CR 7,49; IC 0,93 a 60,21).

En comparación con aripiprazol, los pacientes del grupo de haloperidol requirieron menos inyecciones que los del grupo de aripiprazol (2 ECA, n= 473; CR 0,78; IC 0,62 a 0,99). Más pacientes en el grupo de haloperidol presentaron distonía (2 ECA, n= 477; CR 6,63; IC 1,52 a 28,86).

A pesar de tres ensayos más amplios con ziprasidona (total n= 739), los datos siguen siendo irregulares, en gran parte debido al diseño e informe deficiente. En comparación con acetato de zuclopentixol, más pacientes que recibieron haloperidol requirieron más de tres inyecciones (1 ECA, n= 70; CR 2,54; IC 1,19 a 5,46).

Tres ensayos (n= 205) compararon haloperidol con lorazepam. No hubo diferencias significativas entre los grupos con respecto al número de participantes dormidos a la hora (1 ECA, n= 60; CR 1,05; IC 0,76 a 1,44). Sin embargo, a las tres horas, significativamente más pacientes estaban dormidos en el grupo de lorazepam en comparación con el grupo de haloperidol (1 ECA, n= 66; CR 1,93; IC 1,14 a 3,27). No hubo diferencias en los números que requirieron más de una inyección (1 ECA, n= 66; CR 1,14; IC 0,91 a 1,43).

Los efectos adversos del haloperidol no fueron contrarrestados con el agregado de lorazepam (p.ej. distonía, 1 ECA, n= 67; CR 8,25; IC 0,46 a 147,45; necesidad de medicación antiparkinsoniana CR 2,74; IC 0,81 a 9,25). El agregado de prometazina se investigó en un ensayo más grande y mejor calificado (n= 316). Más pacientes en el grupo de haloperidol no lograron la tranquilización ni el adormecimiento a los 20 minutos (CR 1,60; IC 1,18 a 2,16). Significativamente más pacientes en el grupo de haloperidol solo experimentaron uno o más efectos adversos (CR 11,28; IC 1,47 a 86,35). La distonía aguda para los pacientes asignados al haloperidol solo fue demasiado común para que el ensayo continúe más allá del análisis intermedio (CR 19,48; IC 1,14 a 331,92).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save