Angiografía con tomografía computada o angiografía con resonancia magnética para la detección de anomalías de los vasos sanguíneos en pacientes con hemorragia intracerebral

Las anomalías de los vasos sanguíneos son la causa principal de hemorragia en el cerebro (conocida como hemorragia intracerebral) en adultos jóvenes. La detección temprana de las anomalías de los vasos sanguíneos puede mejorar el resultado si el tratamiento puede prevenir la recurrencia de las hemorragias. Esta revisión consideró diferentes pruebas utilizadas para identificar las anomalías de los vasos sanguíneos en el cerebro. La angiografía por sustracción digital intraarterial (ASDIA) es la prueba estándar utilizada e incluye la colocación de una sonda, introducida a través de un vaso sanguíneo en la ingle, en los vasos sanguíneos cercanos al cerebro. El colorante se inyecta directamente en los vasos sanguíneos del cerebro mediante esta sonda. La angiografía con tomografía computada (ATC) y la angiografía con resonancia magnética (ARM) son pruebas más nuevas que pueden realizarse sin ninguna inyección (ARM) o sólo a través de una inyección en el brazo (ATC y ARM). Esta revisión investigó la exactitud de la ATC o la ARM, o ambas, en comparación con la ASDIA después de la hemorragia intracerebral. Se encontraron ocho estudios (con 526 participantes) que compararon la ATC con la ASDIA y tres estudios (con 401 participantes) que compararon la ARM con la ASDIA. Tanto la ATC como la ARM parecen tener buena exactitud en comparación con la ASDIA. Sin embargo, los estudios eran pequeños y estaban limitados en muchos casos por su diseño. Se necesita investigación adicional que considere la exactitud, la practicidad y los costos.

Conclusiones de los autores: 

La ATC y la ARM parecen tener buena sensibilidad y especificidad luego de una HIC para la detección de malformaciones vasculares intracraneales, aunque varios de los estudios incluidos presentaron deficiencias metodológicas (diseños retrospectivos y sesgo de verificación parcial en particular) que pueden haber aumentado la exactitud aparente de la prueba.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las malformaciones vasculares intracraneales (malformaciones/fístulas arteriovenosas cerebrales o piales/durales y aneurismas) son la causa principal de hemorragia intracerebral (HIC) en adultos jóvenes. La identificación temprana de la malformación vascular intracraneal puede mejorar el resultado si el tratamiento puede prevenir la recurrencia de HIC. La angiografía por sustracción digital intraarterial (ASDIA) con catéter se considera el estándar de referencia para la detección de una malformación vascular intracraneal como la causa de la HIC. La angiografía con tomografía computada (ATC) y la angiografía con resonancia magnética (ARM) son menos invasivas que la ASDIAI y pueden presentar la misma exactitud para identificar algunas causas de HIC.

Objetivos: 

Evaluar la exactitud de la prueba de diagnóstico de la ATC y la ARM versus ASDIA para la detección de las malformaciones vasculares intracraneales como causa de las HIC.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en MEDLINE (1948 hasta agosto 2013), EMBASE (1980 hasta agosto 2013), MEDION (agosto 2013), Database of Abstracts of Reviews of Effects (DARE; agosto 2013), la Health Technology Assessment Database (HTA; agosto 2013), ClinicalTrials.gov (agosto 2013), y en WHO ICTRP (International Clinical Trials Register Portfolio; agosto 2013). También se realizó una búsqueda de referencias citadas del seguimiento hacia adelante de los artículos relevantes en Google Scholar (http://scholar.google.com/), se examinaron las bibliografías y se estableció contacto con los autores para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los estudios que informaban datos que podían utilizarse para construir las tablas de contingencias que comparaban la ATC o la ARM, o ambas, con la ASDIA en los mismos pacientes para la detección de malformaciones vasculares intracraneales luego de una HIC.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores (CBJ y RA-SS) extrajeron de forma independiente los datos sobre las características de los estudios y medidas de exactitud de las pruebas. Dos autores (CBJ y PMW) extrajeron de forma independiente los datos sobre las características de las pruebas. Se obtuvieron datos restringidos al subgrupo sometido a la ASDIA en los estudios mediante el uso de estándar de referencia múltiples. Se combinaron los datos mediante el modelo de dos variables. Se generaron diagramas de bosque de la sensibilidad y la especificidad de la ATC y la ARM y se creó un diagrama de resumen de las características operativas del receptor.

Resultados principales: 

Once estudios (n = 927 participantes) cumplieron los criterios de inclusión. Ocho estudios compararon la ATC con la ASDIA (n = 526) y tres estudios compararon la ARM con la ASDIA (n = 401). La calidad metodológica varió considerablemente entre los estudios, se observó sesgo de verificación parcial en 7/11 (64%) y diseños retrospectivos en 5/10 (50%). En los estudios de la ATC, la estimación agrupada de la sensibilidad fue de 0,95 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,90 a 0,97) y la especificidad fue de 0,99 (IC del 95%: 0,95 a 1,00). Los resultados siguieron siendo consistentes en un análisis de sensibilidad en el que sólo se incluyeron los estudios que evaluaban a pacientes adultos (≥ 16 años de edad). En los estudios de la ARM, la estimación agrupada de la sensibilidad fue de 0,98 (IC del 95%: 0,80 a 1,00) y la especificidad fue de 0,99 (IC del 95%: 0,97 a 1,00). Una comparación indirecta de la ATC y la ARM mediante un modelo de dos variables que incorporó el tipo de prueba como uno de los parámetros no logró revelar una diferencia estadísticamente significativa en la sensibilidad o especificidad entre las dos modalidades de imaginología (valor de p = 0,6).

Tools
Information
Share/Save