Hipnosis para el tratamiento del dolor durante el trabajo de parto y el parto

¿Cuál es el problema?

Las experiencias de las mujeres con el dolor del parto son variables y complejas. Se han propuesto técnicas como la hipnosis para ayudar a las mujeres a afrontar el dolor durante el trabajo de parto. La hipnosis representa un aspecto de la conciencia similar a soñar despierto e implica centrar la atención en el interior y aumentar la capacidad de respuesta a las sugestiones. Las sugestiones son comunicaciones verbales y no verbales, que pueden influir en las percepciones (como la forma en la que se experimentan las contracciones), el estado de ánimo o el comportamiento. Durante el parto, las mujeres pueden utilizar la hipnosis de diversas maneras: para promover la relajación, como medio de disociarse del dolor o para cambiar sus percepciones, por ejemplo, al percibir las contracciones como una forma de acercarse al parto de su hijo en lugar de una experiencia de dolor y sufrimiento, asociada de manera más habitual con lesiones y discapacidades. Las mujeres pueden ser guiadas en la hipnosis por un profesional durante el trabajo de parto o pueden aprender autohipnosis durante el embarazo, para su uso posterior durante el trabajo de parto. Este adiestramiento sobre cómo utilizar la hipnosis durante el embarazo se complementa a veces con grabaciones de audio de sugestiones hipnóticas.

¿Por qué es esto importante?

El parto es un acontecimiento físico, emocional y social importante en la vida de una mujer. La experiencia y el tratamiento del dolor durante el trabajo de parto son cuestiones importantes para muchas mujeres.

¿Qué evidencia se encontró?

Se incluyeron nueve ensayos que asignaron al azar a 2954 mujeres a hipnosis o a grupos control que recibieron atención estándar, adiestramiento de relajación o asesoramiento de apoyo. En seis ensayos las mujeres recibieron adiestramiento en autohipnosis durante el embarazo para su uso posterior durante el trabajo de parto. En el otro ensayo, el hipnoterapeuta estuvo presente durante el trabajo de parto de la mujer.

No hubo diferencias claras entre las mujeres del grupo de hipnosis y las de los grupos control en cuanto al número de partos normales, la satisfacción de las mujeres con el método de alivio del dolor o la sensación de las mujeres de afrontamiento del trabajo de parto. Sin embargo, menos mujeres del grupo de hipnosis utilizaron medicamentos para aliviar el dolor durante el trabajo de parto. El uso de epidural no difirió entre los grupos. Se encontró que toda la evidencia de estos resultados fue de calidad baja. Los estudios midieron una serie de otros resultados y no se encontraron diferencias consistentes.

¿Qué significa esto?

La hipnosis puede reducir el uso general de medicamentos para el dolor durante el trabajo de parto, pero no parece reducir el uso de la anestesia epidural. Las mujeres que usan hipnosis no tienen más probabilidades de tener un parto vaginal normal. Actualmente no hay suficiente evidencia para determinar si la hipnosis ayuda a las mujeres a sentirse más satisfechas con el alivio del dolor en el trabajo de parto, o si mejora su sentido de afrontamiento del trabajo de parto. Se necesitan más estudios de investigación de alta calidad que incluyan la evaluación de la satisfacción de las mujeres con respecto al alivio del dolor y la sensación de afrontamiento del trabajo de parto. Las conclusiones sobre la repercusión de la hipnosis sobre el dolor durante el trabajo de parto y el parto pueden cambiar con estudios de investigación futuros de alta calidad.

Conclusiones de los autores: 

Todavía hay solamente un número pequeño de estudios que evaluaron el uso de la hipnosis para el trabajo de parto y el parto. La hipnosis puede reducir el uso general de analgesia durante el trabajo de parto, pero no el uso de la epidural. No se encontraron diferencias claras entre las mujeres del grupo de hipnosis y las de los grupos control en cuanto a la satisfacción con el alivio del dolor, la sensación de afrontamiento del trabajo de parto o el parto vaginal espontáneo. Actualmente no existe suficiente evidencia sobre la satisfacción con el alivio del dolor o la sensación de afrontamiento del trabajo de parto, por lo que se estimula a que cualquier estudio de investigación futura dé prioridad a la medición de estos resultados. La evidencia para la comparación principal se evaluó mediante los criterios GRADE como de calidad baja para todos los resultados primarios, que se disminuyó debido a las preocupaciones sobre la inconsistencia de la evidencia , las limitaciones en el diseño y la imprecisión. Se necesitan más estudios de investigación en forma de grandes ensayos controlados aleatorizados bien diseñados para evaluar si la hipnosis tiene valor para el tratamiento del dolor durante el trabajo de parto y el parto.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Esta revisión es una de una serie de revisiones Cochrane que examinan el tratamiento del dolor durante el parto. Estas revisiones contribuyen a resumir las revisiones sistemáticas de tratamiento del dolor para las mujeres en trabajo de parto y comparten un protocolo genérico. Esta revisión actualiza una versión anterior de la revisión del mismo título.

Objetivos: 

Examinar la efectividad y la seguridad de la hipnosis para el tratamiento del dolor durante el trabajo de parto y el parto.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group, 30 de septiembre 2015) y en las listas de referencias de los estudios primarios y los artículos de revisión.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados que compararon la preparación para el trabajo de parto mediante hipnosis o el uso de hipnosis durante el trabajo de parto, con o sin el uso concurrente de métodos farmacológicos o no farmacológicos de alivio del dolor versus placebo, ningún tratamiento o cualquier fármaco o técnica analgésica.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron la calidad de los ensayos. Siempre que fue posible, se estableció contacto con los autores de los estudios en busca de información adicional sobre los datos y la metodología.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve ensayos que asignaron al azar a 2954 mujeres. El riesgo de sesgo en los ensayos fue variable, hubo varios ensayos grandes bien diseñados y algunos ensayos en la información sobre el diseño fue escasa. Aunque seis de los siete ensayos evaluaron la hipnoterapia prenatal, hubo diferencias considerables entre estos ensayos en cuanto al momento adecuado y la técnica. Un ensayo proporcionó hipnoterapia durante el trabajo de parto. En esta revisión actualizada se compararon las intervenciones de hipnosis con todos los grupos control (comparación principal) y también con condiciones de control específicas: atención estándar (nueve ECA), asesoramiento de apoyo (dos ECA) y adiestramiento de relajación (dos ECA).

En la comparación principal, las mujeres del grupo de hipnosis tuvieron menos probabilidades de utilizar alivio farmacológico del dolor o analgesiaque las de los grupos control, (riesgo relativo [RR] promedio 0,73, IC del 95%: 0,57 a 0,94, ocho estudios, 2916 mujeres; evidencia de calidad muy baja; modelo de efectos aleatorios). No hubo diferencias claras entre las mujeres del grupo de hipnosis y las de los grupos control en la mayoría de los demás resultados primarios. No hubo diferencias claras en cuanto al sentido de afrontamiento del trabajo de parto (DM 0,22; IC del 95%: -0,14 a 0,58; un estudio, 420 mujeres; evidencia de calidad baja) o el parto vaginal espontáneo (RR promedio 1,12; IC del 95%: 0,96 a 1,32; seis estudios, 2361 mujeres; evidencia de calidad baja; modelo de efectos aleatorios). No hubo diferencias claras en cuanto a la satisfacción con el alivio del dolor (medida en una escala de siete puntos dos semanas después del parto) en las mujeres del grupo de hipnosis que también recibieron petidina (DM 0,41; IC del 95%: -0,45 a 1,27; un estudio, 72 mujeres), Entonox (DM 0,19; IC del 95%: -0,19 a 0,57; un estudio, 357 mujeres), autohipnosis (DM 0,28; IC del 95%: -0,32 a 0,88; un estudio; 160 mujeres), o epidural (DM -0,03; IC del 95%: -0,40 a 0,34; un estudio; 127 mujeres), pero se observó un ligero efecto beneficioso a favor de la hipnosis en las mujeres que recibieron inmersión en agua (DM 0,52; IC del 95%: 0,04 a 1,00; un estudio, 174 mujeres; todos evidencia de calidad baja). No hubo diferencias claras en cuanto a la satisfacción con el alivio del dolor cuando se midió como el número de mujeres que informaron que tuvieron un alivio adecuado del dolor (riesgo relativo [RR] 1,06, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,94 a 1,20; un estudio, 264 mujeres; evidencia de calidad baja). Es de señalar que en lo que respecta al alivio farmacológico del dolor y el parto vaginal espontáneo, hubo evidencia de una considerable heterogeneidad estadística, que no pudo explicarse completamente con el análisis de subgrupos.

En cuanto a los resultados secundarios de esta revisión, no se encontraron diferencias claras entre las mujeres del grupo de hipnosis y las mujeres de los grupos control para la mayoría de los resultados en los que hubo datos disponibles. Hubo evidencia contradictoria en cuanto a los efectos beneficiosos para las mujeres del grupo de hipnosis en comparación con todos los grupos control en cuanto a la intensidad del dolor, la satisfacción con la experiencia del parto y la depresión postnatal. Para cada uno de estos resultados, hubo datos disponibles de más de un ensayo para su análisis, pero no fue posible combinarlos debido a las diferencias en los métodos de medición. Hubo evidencia de que menos mujeres del grupo de hipnosis permanecieron en el hospital más de dos días después del parto, pero este hallazgo se basó en un estudio pequeño (RR 0,11; IC del 95%: 0,02 a 0,83). No se encontraron diferencias claras entre las mujeres del grupo de hipnosis y los grupos control en los otros resultados secundarios para los que hubo datos disponibles.

En las comparaciones de la hipnosis con tipos específicos de condiciones control (atención estándar, asesoramiento de apoyo y capacitación en relajación), no se encontraron diferencias claras entre las mujeres del grupo de hipnosis y las de los grupos control de atención estándar o los grupos control de relajación para los resultados primarios. En comparación con las mujeres del grupo control de asesoramiento de apoyo, las mujeres del grupo de hipnosis tuvieron menos probabilidades de utilizar analgesia farmacológica (RR promedio 0,48; IC del 95%: 0,32 a 0,73; dos estudios, 562 mujeres). También tuvieron más probabilidades de tener un parto vaginal espontáneo (RR 2,42; IC del 95%: 1,43 a 4,07), aunque este hallazgo se basó en los resultados de un pequeño estudio. En general, estas nuevas comparaciones mostraron mucha menos heterogeneidad estadística que la comparación que incluyó todos los grupos control.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save