Síntomas y signos clínicos para el diagnóstico del Micoplasma pneumoniae en niños y adolescentes con neumonía extrahospitalaria

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.
Conclusiones de los autores: 

El M. pneumoniae no puede diagnosticarse confiablemente en niños y adolescentes con neumonía extrahospitalaria basado en los síntomas y signos clínicos. Aunque la ausencia de sibilancias es un indicador de diagnóstico estadísticamente significativo, no tiene un valor de diagnóstico suficiente para guiar el tratamiento empírico con macrólidos. Los datos de dos estudios indican que la presencia de dolor torácico eleva a más del doble la probabilidad de M. pneumoniae. Sin embargo, se necesita más investigación para confirmar este hallazgo. Se necesitan más estudios en gran escala y de alta calidad en ámbitos de atención primaria para ayudar a desarrollar reglas de predicción basadas en los datos epidemiológicos así como las características clínicas e iniciales de los pacientes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El Micoplasma pneumoniae (M. pneumoniae) es una causa significativa de neumonía extrahospitalaria en niños y adolescentes. Se recomienda el tratamiento con antibióticos macrólidos. Sin embargo, el M. pneumoniae es difícil de diagnosticar basado en los síntomas y signos clínicos. Las dudas en cuanto al diagnóstico pueden dar lugar a una prescripción inapropiada de antibióticos, que puede empeorar el pronóstico clínico y aumentar la resistencia a los antibióticos.

Objetivos: 

Los objetivos de esta revisión son (i) evaluar la exactitud del diagnóstico de los síntomas y signos en el reconocimiento clínico del M. pneumoniae en niños y adolescentes con neumonía extrahospitalaria; y (ii) evaluar la influencia de las posibles fuentes de heterogeneidad en la exactitud del diagnóstico de los síntomas y signos para el reconocimiento clínico del M. pneumoniae.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en MEDLINE (enero 1950 hasta 26 junio 2012) y EMBASE (enero 1980 hasta 26 junio 2012). Se identificaron las referencias adicionales mediante la búsqueda manual en las listas de referencias de los artículos incluidos y mediante la técnica de "snowballing" (bolas de nieve). Se examinaron las listas de referencias de revisiones sistemáticas relevantes identificadas mediante búsquedas en las base de datos Medion, Database of Reviews of Effects 2012, número 6 (25 junio 2012) y the Cochrane Register of Diagnostic Test Accuracy Studies (2 julio 2012). Expertos en la materia revisaron la lista de estudios incluidos por si había omisiones obvias.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los estudios publicados revisados por pares que seleccionaron de manera prospectiva y consecutiva a niños con neumonía extrahospitalaria de cualquier contexto de asistencia sanitaria, que confirmaron la presencia de M. pneumoniae mediante serología con o sin otros métodos de laboratorio y que informaron datos sobre los síntomas y signos clínicos en detalle suficiente para construir tablas de 2 x 2.

Obtención y análisis de los datos: 

Un revisor examinó los títulos para excluir artículos obviamente irrelevantes. De forma independiente, los revisores examinaron los títulos y resúmenes restantes, revisaron las versiones de texto completo de los artículos potencialmente relevantes, evaluaron la calidad de los artículos incluidos y extrajeron los datos sobre las características de estudio y las siguientes características clínicas: tos, sibilancias, coriza, crepitaciones, fiebre, estertores roncos, disnea, dolor torácico, diarrea, mialgia y cefalea.

Se calcularon valores específicos de estudio para la sensibilidad, la especificidad y los cocientes de probabilidades positivas y negativas con intervalos de confianza (IC) del 95%. Se calculó la probabilidad posterior a la prueba del M. pneumoniae basado en la ausencia o la presencia de síntomas y signos.

Se calcularon las sensibilidades, las especificidades, los cocientes agrupados de posibilidades positivas y negativas con IC del 95% para los signos y síntomas cuando los datos fueron informados por al menos cuatro estudios incluidos mediante el ajuste de un modelo normal de dos variables para la transformación logit de la sensibilidad y la especificidad. Se exploraron las posibles fuentes de heterogeneidad mediante el ajuste de los modelos de dos variables con covariables con el uso de la regresión logística de niveles múltiples de efectos contradictorios. Se realizaron análisis de sensibilidad que excluyeron los datos de los estudios sobre los cuales hubo preocupación en cuanto a la representatividad de la población de estudio o la aceptabilidad de las normas de referencia.

Resultados principales: 

La búsqueda identificó 8299 artículos (excluyendo duplicados).Se examinaron los títulos y resúmenes de 1125 artículos y las versiones de texto completo de 97 artículos.Se incluyeron siete estudios en la revisión, los cuales aportaron datos de 1491 niños;todos se realizaron en ámbitos hospitalarios.En general, la calidad de los estudios fue moderada. En dos estudios la presencia del dolor torácico elevó en más del doble la probabilidad de M. pneumoniae. La ausencia de sibilancias fue un 12% más probable en los niños con M. pneumoniae (cociente de probabilidades positivas [CP+] agrupado 0,76; IC del 95%: 0,60 a 0,97; cociente de probabilidades negativas [CP-] agrupado 1,12; IC del 95%: 1,02 a 1,23). El análisis de sensibilidad demostró que la presencia de crepitaciones se asoció con M. pneumoniae, aunque este hallazgo tuvo un significación estadística dudosa (CP+ agrupado 1,10; IC del 95%: 0,99 a 1,23; CP- agrupado 0,66; IC del 95%: 0,46 a 0,96).

Share/Save