Suplementos una, dos o tres veces por semana para mejorar la salud y el desarrollo entre los niños menores de 12 años

A nivel mundial, alrededor de 600 millones de niños en edad preescolar y escolar son anémicos. Se estima que la mitad de estos casos se debe a una falta de hierro. La anemia ferropénica durante la niñez puede desacelerar el crecimiento, disminuir el desarrollo motor y cerebral y aumentar la enfermedad y la muerte. Si la anemia no es tratada con prontitud, estos problemas pueden persistir en etapas posteriores de la vida. Se ha demostrado que la toma diaria de suplementos que contienen hierro (a veces combinado con ácido fólico y otras vitaminas y minerales) mejora la salud de los niños, pero su uso ha sido limitado porque los suplementos pueden producir efectos secundarios como náuseas, estreñimiento o pigmentación dental. Se ha sugerido que la administración de hierro una, dos o tres veces por semana (conocida como administración "intermitente" de suplementos) puede reducir estos efectos secundarios y ser más fácil de recordar y así favorecer que los niños continúen tomando los suplementos de hierro.

Se analizaron 33 ensayos con un total de 13 314 niños (49% mujeres) de 20 países de América Latina, África y Asia, para evaluar los efectos de la administración intermitente de suplementos, solos o en combinación con otras vitaminas y minerales, sobre resultados nutricionales y de desarrollo en niños de cero a 12 años de edad, en comparación con un placebo, ninguna intervención o la administración diaria de suplementos.

Los estudios eran de calidad variable. En términos generales, los resultados de esta revisión muestran que administrar a los niños suplementos con hierro solo o en combinación con otras vitaminas y minerales una, dos o tres veces por semana disminuye a la mitad aproximadamente el riesgo de sufrir anemia, en comparación con un placebo o ningún suplemento de hierro. Administrar a los niños los suplementos de modo intermitente fue tan efectivo como la administración diaria de suplementos en cuanto a mejorar la concentración de hemoglobina y ferritina, aunque, los niños que recibieron los suplementos de hierro de modo intermitente presentaron mayor riesgo de sufrir anemia.

Se procuró examinar los efectos de la administración intermitente de suplementos sobre la enfermedad, la muerte y el rendimiento físico y escolar, así como sobre otros efectos secundarios, pero no hubo información suficiente para establecer conclusiones firmes.

En resumen, la administración intermitente de suplementos de hierro es eficaz para mejorar la concentración de hemoglobina y reducir el riesgo de anemia o deficiencia de hierro en los niños menores de 12 años en comparación con un placebo o ninguna intervención, pero es menos efectiva que la administración diaria de suplementos para prevenir o controlar la anemia. La administración intermitente de suplementos puede ser una intervención de salud pública viable en contextos en los cuales la administración diaria de suplementos ha fracasado o no se ha implementado. Sin embargo, aún falta información sobre la mortalidad, la morbilidad, los resultados de desarrollo y los efectos secundarios.

Conclusiones de los autores: 

La administración intermitente de suplementos es eficaz para mejorar la concentración de hemoglobina y reducir el riesgo de anemia o deficiencia de hierro en los niños menores de 12 años comparada con un placebo o ninguna intervención, pero es menos efectiva que la administración diaria de suplementos para prevenir o controlar la anemia. La administración intermitente de suplementos puede ser una intervención de salud pública viable en contextos en los cuales la administración diaria de suplementos ha fracasado o no se ha implementado. Sin embargo, aún falta información sobre la mortalidad, la morbilidad, los resultados de desarrollo y los efectos secundarios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

A nivel mundial, alrededor de 600 millones de niños en edad preescolar y escolar son anémicos. Se estima que la mitad de los casos se deben a la deficiencia de hierro. Las consecuencias de la anemia ferropénica durante la niñez incluyen el retraso del crecimiento, la disminución del rendimiento escolar, el deterioro del desarrollo motor y cognitivo y el aumento de la morbimortalidad. La administración diaria de suplementos de hierro es una estrategia muy utilizada para mejorar el nivel de hierro en los niños, pero su efectividad ha sido limitada debido a sus efectos secundarios, que pueden incluir náuseas, estreñimiento o pigmentación dental. En consecuencia, se ha propuesto la administración intermitente de suplementos (una, dos o tres veces por semana en días no consecutivos) como una opción efectiva y más segura en lugar de la administración diaria de suplementos.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la administración intermitente de suplementos, sola o en combinación con otras vitaminas y minerales, sobre medidas de resultado nutricionales y de desarrollo en los niños de cero a 12 años de edad, en comparación con un placebo, ninguna intervención o la administración diaria de suplementos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos el 24 mayo 2011: CENTRAL (2011, número 2), MEDLINE (1948 hasta mayo, semana 2, 2011), EMBASE (1980 hasta 2011, semana 20), CINAHL (1937 hasta la actualidad), POPLINE (todos los años disponibles) y en la WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP). El 29 de junio 2011, se hicieron búsquedas de todos los años disponibles en las siguientes bases de datos: SCIELO, LILACS, IBECS y IMBIOMED. También se contactó con organizaciones relevantes (3 julio 2011) para identificar estudios en curso y no publicados.

Criterios de selección: 

Ensayos con asignación aleatoria y cuasialeatoria con asignación al azar individual o grupal. Participantes menores de 12 años en el momento de la intervención, sin problemas de salud específicos. La intervención evaluada fue la administración intermitente de suplementos comparada con un placebo, ninguna intervención o la administración diaria de suplementos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores analizaron de forma independiente la elegibilidad de los estudios en función de los criterios de inclusión y extrajeron los datos y el riesgo de sesgo de los estudios incluidos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 33 ensayos, con un total de 13 114 niños (˜49% mujeres) de 20 países de América Latina, África y Asia. La calidad metodológica de los ensayos fue variable.

Diecinueve ensayos evaluaron la administración intermitente de suplementos versus ninguna intervención o un placebo y 21 estudios evaluaron la administración de suplementos de hierro intermitente versus diaria. Algunos de estos ensayos aportaron datos para ambas comparaciones. En la mayoría de los ensayos, se administró hierro solo.

Quince estudios incluyeron a niños menores de 60 meses; 11 ensayos incluyeron a niños de 60 meses en adelante y siete estudios incluyeron a niños de ambas categorías de edad. Un ensayo incluyó exclusivamente a mujeres. Siete ensayos sólo incluyeron a niños anémicos; tres estudios evaluaron sólo a niños no anémicos y en el resto, la prevalencia inicial de anemia varió del 15% al 90%.

En comparación con los niños que reciben un placebo o ninguna intervención, los niños que reciben suplementos de modo intermitente tienen un riesgo menor de anemia (cociente de riesgos [CR] promedio 0,51, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,37 a 0,72; diez estudios) y deficiencia de hierro (CR 0,24, IC del 95%: 0,06 a 0,91; tres estudios) y tienen mayores concentraciones de hemoglobina (diferencia de medias [DM] 5,20 g/l, IC del 95%: 2,51 a 7,88; 19 estudios) y ferritina (DM 14,17 µg/l, IC del 95%: 3,53 a 24,81; cinco estudios).

La administración intermitente de suplementos fue tan efectiva como la administración diaria de suplementos para mejorar la concentración de hemoglobina (DM 0,60 g/l, IC –1,54 de 95% a 0,35; 19 estudios) y ferritina (DM –4,19, IC del 95%: –9,42 a 1,05; diez estudios), pero incrementó el riesgo de anemia en comparación con la administración diaria de suplementos (CR 1,23, IC del 95%: 1,04 a 1,47; seis estudios). Los datos sobre el cumplimiento fueron escasos y éste tendió a ser mayor entre los niños que recibían administración de suplementos intermitente, aunque este resultado no fue estadísticamente significativo.

No se identificaron efectos diferenciales según el tipo de régimen de administración intermitente de suplementos (una, dos o tres veces por semana), la dosis semanal total de hierro elemental, la composición nutricional, el sexo de los receptores o la duración de la intervención.

Tools
Information
Share/Save