Autoinyectores de adrenalina para el tratamiento de la anafilaxia con y sin colapso cardiovascular en la comunidad

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La anafilaxia es una reacción alérgica grave de aparición rápida y puede causar la muerte. Frecuentemente se desencadena por un alimento, la picadura de insectos, fármacos o látex de goma natural. La reacción típica ocurre sin signos previos y puede ser una experiencia alarmante y que pone en riesgo la vida de las personas afectadas, y para sus familiares y amigos. La adrenalina (epinefrina) se propone ampliamente como el tratamiento principal en las personas con anafilaxia, y los autoinyectores de adrenalina son indicados a muchas personas en riesgo de anafilaxia (como Adrenaclick, Anapen, Epipen, Jext y Twinject) para que ellos o sus familias puedan, si es necesario, administrar adrenalina en la comunidad. Los problemas potenciales con el uso de autoinyectores de adrenalina incluyen no llevar el autoinyector en todo momento; no utilizarlo porque no se reconocen los signos y los síntomas de la anafilaxia; una preferencia por usar un antihistamínico oral; o temor y pánico ante una urgencia. Además, en muchos países los autoinyectores de adrenalina no están disponibles o no son accesibles. La base de las pruebas que consideran la efectividad de los autoinyectores de adrenalina no está clara. Por lo tanto, se realizó una revisión sistemática de la bibliografía y se llevaron a cabo búsquedas en bases de datos importantes para obtener material de alta calidad publicado y no publicado sobre el uso de autoinyectores de adrenalina durante los episodios de anafilaxia en la comunidad. Además, se contactó con compañías farmacéuticas importantes para solicitarles información sobre el tema. En las búsquedas se encontraron muchos estudios relacionados con la anafilaxia y el uso de autoinyectores de adrenalina, pero no se encontraron ensayos controlados aleatorios sobre este tema. Se concluye que el uso de autoinyectores de adrenalina para la anafilaxia se basa en la mejor información disponible actualmente. No existen pruebas de ensayos controlados aleatorios sobre la efectividad de los autoinyectores de adrenalina en el tratamiento de urgencia de la anafilaxia en la comunidad. Tales ensayos deberían incluir idealmente la comparación de adrenalina con placebo; sin embargo, el uso de placebo en el tratamiento de la anafilaxia sería poco ético. Por lo tanto, se recomienda que los autoinyectores sigan siendo la medicación de primera elección en el tratamiento de la anafilaxia en la comunidad.

Conclusiones de los autores: 

Sobre la base de esta revisión, no fue posible realizar nuevas recomendaciones sobre la efectividad de los autoinyectores de adrenalina para el tratamiento de la anafilaxia. Aunque los ensayos clínicos aleatorios, con doble cegamiento, controlados con placebo y de calidad metodológica elevada son necesarios para definir el grado real de los beneficios de la administración de adrenalina en la anafilaxia por medio de un autoinyector, la probabilidad de realizarse en individuos que experimentan anafilaxia es baja debido a las inquietudes éticas asociadas con la asignación al azar al placebo. Sin embargo, existe la necesidad de considerar los ensayos en los cuales, por ejemplo, se comparan los autoinyectores de diferentes dosis de adrenalina y dispositivos dispares para proporcionar mayor claridad en la dosis y el dispositivo elegido. La realización de tales ensayos implicaría un desafío desde el punto de vista práctico. Ante la falta de ensayos apropiados, se recomienda que la administración de adrenalina por autoinyectores todavía se considere como el tratamiento de primera línea más efectivo para la anafilaxia en la comunidad. En los países donde los autoinyectores no se utilizan con frecuencia, podrían realizarse ensayos que comparen la administración de adrenalina por medio de un autoinyector con la adrenalina administrada por jeringa y ampolla, o que comparen la efectividad de dos tipos diferentes de autoinyectores.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La anafilaxia es una reacción de hipersensibilidad grave y de inicio rápido que puede causar la muerte. Los autoinyectores de adrenalina (epinefrina) se recomiendan como tratamiento inicial que salva la vida, elegido para la anafilaxia en la comunidad; sin embargo, no están disponibles de modo universal y presentan limitaciones en su utilización.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de los autoinyectores de adrenalina (epinefrina) para aliviar síntomas respiratorios, cardiovasculares y otros durante los episodios de anafilaxia que ocurren en la comunidad.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2012, número 1), MEDLINE (Ovid SP) (1950 hasta enero 2012), EMBASE (Ovid SP) (1980 hasta enero 2012 ), CINAHL (EBSCO host) (1982 hasta enero 2012), AMED (EBSCO host) (1985 hasta enero 2012), LILACS, (BIREME) (1980 hasta enero 2012 ), ISI Web of Science (1950 hasta enero 2012). Se adaptaron los términos de búsqueda para otras bases de datos. También se realizaron búsquedas en sitios web con listas de ensayos en curso: the World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform, the UK Clinical Research Network Study Portfolio, y the meta Register of Controlled Trials; y se contactó con compañías farmacéuticas que elaboran los autoinyectores de adrenalina para localizar el material no publicado.

Criterios de selección: 

Se consideraba la inclusión de ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que compararon la administración de autoinyectores de adrenalina con cualquier control como ninguna intervención, placebo u otros agonistas adrenérgicos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, evaluaron los artículos para la inclusión.

Resultados principales: 

Ninguno de los 1328 estudios identificados cumplió los criterios de inclusión.

Share/Save