Intervenciones diseñadas para prevenir las lesiones de los pacientes relacionadas con su estancia en cama en los centros asistenciales

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

En ocasiones los pacientes en los hospitales, las residencias geriátricas y las unidades de rehabilitación se caen de la cama. Las lesiones asociadas incluyen laceraciones en la piel, fracturas óseas, luxaciones de las articulaciones y hemorragia cerebral, y estas lesiones pueden provocar discapacidad permanente y muerte. Las barandas en la cama son la intervención más frecuente diseñada para prevenir que los pacientes se caigan de la cama. Sin embargo, los informes de atrapamientos mortales ocurridos en las barandas en la cama causaron incertidumbre con respecto a su uso. Determinar qué intervenciones previenen con seguridad y efectividad las lesiones del paciente relacionadas con su estancia en cama sería beneficioso y permitiría al personal de asistencia sanitaria una práctica basada en la evidencia.

Se incluyen dos estudios aleatorios en esta revisión. Ambos estudios estaban dirigidos a los pacientes con más probabilidades de caídas. Un ensayo analizó camas de baja altura (22 036 pacientes) y el otro analizó alarmas de salida de la cama (70 pacientes). Los resultados de cada estudio mostraron que no hubo aumentos ni disminuciones significativas en la tasa de lesiones ni caídas de la cama. Aunque un estudio fue grande, menos de la mitad de los pacientes recibieron una cama de baja altura, por lo que es posible que este grupo de pacientes haya sido demasiado pequeño para detectar un efecto beneficioso o perjudicial estadísticamente significativo en el análisis.

No se encontraron ensayos controlados aleatorios del uso de barandas en la cama. Los investigadores indican que los informes futuros deben describir completamente qué atención estándar recibió el grupo control.

Conclusiones de los autores: 

Aún es incierta la efectividad de las intervenciones diseñadas para prevenir las lesiones del paciente relacionadas con su estancia en cama (que incluyen barandas en la cama, camas de baja altura y alarmas de salida de la cama). Las pruebas disponibles no muestran aumentos ni disminuciones significativas en la tasa de lesiones con el uso de camas de baja altura ni de alarmas de salida de la cama. Las limitaciones de los dos estudios de esta revisión incluyen falta de cegamiento y poder estadístico insuficiente. No se identificaron ensayos controlados aleatorios del uso de barandas en la cama. Los informes futuros deben describir completamente la atención estándar que recibió el grupo control.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Cada paciente de edad avanzada tiene una cama en los centros asistenciales. Las caídas de la cama se asocian con efectos perjudiciales prevenibles en los pacientes. Existen diversas intervenciones para prevenir las lesiones. Las barandas en la cama son la intervención más frecuente diseñada para prevenir que los pacientes se caigan de la cama; sin embargo, su efectividad es incierta y el atrapamiento contra las barandas de la cama también puede provocar lesiones.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones diseñadas para prevenir las lesiones del paciente y las caídas de la cama.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro especializado del Grupo Cochrane de Lesiones (Cochrane Injuries Group), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) 2010, número 2 (The Cochrane Library), MEDLINE (Ovid), EMBASE (Ovid), CINAHL (EBSCO), ISOI Web of Science, en bases de datos de ensayos en Internet (todas hasta diciembre 2010), así como en listas de referencias.

Criterios de selección: 

Se consideraron elegibles para inclusión los ensayos controlados aleatorios de intervenciones diseñadas para prevenir las lesiones de los pacientes relacionadas con su estancia en cama que se realizaron en hospitales, residencias geriátricas o unidades de rehabilitación.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente el riesgo de sesgo y extrajeron los datos de los estudios incluidos. Los autores contactaron con los investigadores para obtener la información que faltaba.

Resultados principales: 

Dos estudios que cumplieron los criterios de inclusión incluyeron 22 106 participantes. Un estudio analizó camas de baja altura y el otro analizó alarmas de salida de la cama. Ambos estudios se realizaron en hospitales y utilizaron la atención estándar como grupo control. Ningún estudio que investigara el uso de barandas en la cama cumplió los criterios de inclusión. Debido a la heterogeneidad clínica de las intervenciones en los estudios incluidos no fue apropiado realizar el agrupamiento de los datos ni el metanálisis, por lo que los resultados de los estudios se muestran de forma descriptiva.

Un único ensayo aleatorio grupal que analizó camas de baja altura en 18 salas hospitalarias incluyó 22 036 participantes y no encontró una reducción significativa en la frecuencia de lesiones del paciente relacionadas con su estancia en cama (no hubo lesiones en los grupos), las caídas del paciente en la habitación (cociente de tasas 0,69; IC del 95%: 0,35 a 1,34), todas las caídas (cociente de tasas 1,26; IC del 95%: 0,83 a 1,90) ni en las lesiones del paciente debido a todas las caídas (cociente de tasas 1,35; IC del 95%: 0,68 a 2,68).

Un ensayo controlado aleatorio que analizó alarmas de salida de la cama en una sala hospitalaria geriátrica que incluyó 70 participantes no encontró una reducción significativa en la frecuencia de lesiones del paciente relacionadas con su estancia en cama (no hubo lesiones en los grupos), las caídas del paciente de la cama (cociente de tasas 0,25; IC del 95%: 0,03 a 2,24), todas las caídas (cociente de tasas 0,42; IC del 95%: 0,15 a 1,18) ni en las lesiones del paciente debido a todas las caídas (ninguna lesión en los grupos).

Share/Save