Intervenciones de entrenamiento con ejercicios físicos para niños y adultos jóvenes durante y después del tratamiento para el cáncer infantil

Antecedentes

El cáncer infantil es menos común que el cáncer de adultos, con una tasa de 144 a 148 casos por cada millón de niños. A menudo se necesita para la curación un tratamiento intensivo que incluye formas combinadas de tratamiento como cirugía, quimioterapia, radioterapia o una combinación. Estas modalidades de tratamiento suelen ir acompañadas de efectos secundarios, como sensación de malestar (náuseas), infecciones graves, daños en los órganos (corazón, pulmón, riñón, hígado), disminución de la densidad mineral ósea (minerales inferiores, como el calcio, en los huesos, lo que los hace más frágiles), pero también disminución de la fuerza muscular y de la aptitud física.

En el pasado, se aconsejaba a los niños que se recuperaran en la cama y que descansaran lo más posible. Actualmente, se considera que demasiada inmovilidad puede dar lugar a una disminución adicional del estado físico y del funcionamiento físico. Estos efectos secundarios podrían prevenirse o reducirse mediante la introducción de un programa de entrenamiento con ejercicios físicos durante el tratamiento del cáncer infantil o poco después de éste.

Características de los estudios

Se buscaron en las bases de datos científicas estudios de comparación de los efectos del entrenamiento con ejercicios físicos dentro de los primeros cinco años después del diagnóstico de cáncer infantil en comparación con ningún entrenamiento. Los participantes tenían menos de 19 años de edad y padecían cualquier tipo de cáncer infantil. La evidencia está actualizada hasta noviembre de 2014.

Resultados clave

Esta revisión incluyó cinco ensayos controlados aleatorizados (estudios clínicos en los que las personas son asignadas al azar a uno de dos o más grupos de tratamiento) y un ensayo clínico controlado (estudios clínicos en los que las personas son asignadas a uno de dos o más grupos de tratamiento, pero esto no se hace de manera aleatoria) que evaluó los efectos de un programa de entrenamiento de ejercicios físicos en niños durante el tratamiento del cáncer. La leucemia linfoblástica aguda infantil (LLA) es un cáncer de los glóbulos blancos y es el tipo más común de cáncer infantil. Por esa razón, los investigadores se centran a menudo en este tipo de cáncer, ya que proporcionará el mayor número de pacientes en el menor tiempo posible. En total, el análisis incluyó 171 participantes con LLA. Los resultados de la revisión mostraron que había algunos beneficios pequeños del entrenamiento con ejercicios físicos sobre la composición corporal (porcentaje de masa grasa, músculos y huesos), la flexibilidad, la aptitud cardiorrespiratoria (cuán efectivos son el corazón y los pulmones en la entrega de oxígeno al cuerpo), la fuerza muscular y la calidad de vida, pero la evidencia fue limitada. Esto puede estar relacionado con un programa inadecuado para niños con cáncer, o debido a estudios mal diseñados. Se necesitan más estudios que evalúen los efectos del ejercicio en diversas poblaciones con cáncer infantil. Además, los resultados actuales no aportan evidencia suficiente para identificar el programa óptimo de entrenamiento con ejercicios físicos para los niños con cáncer, ni proporcionan información sobre las características de los pacientes que se beneficiarán o no de tal programa. Todavía deben aclararse estos aspectos importantes.

Conclusiones de los autores: 

Los efectos de las intervenciones de entrenamiento con ejercicios físicos para los participantes en el cáncer infantil todavía no son convincentes. Las posibles razones son el reducido número de participantes y los diseños insuficientes de los estudios, pero también puede ser que este tipo de intervención no sea tan eficaz como en los pacientes adultos con cáncer. Sin embargo, los primeros resultados muestran algunos efectos positivos en la aptitud física del grupo de intervención en comparación con el grupo de control. Hubo efectos positivos de la intervención en la composición corporal, la flexibilidad, la aptitud cardiorrespiratoria, la fuerza muscular y la calidad de vida relacionada con la salud (elementos relacionados con el cáncer). Estos fueron medidos por algunos métodos de evaluación, pero no todos. Sin embargo, la calidad de la evidencia fue baja y no se encontraron estos efectos positivos en los demás resultados evaluados, como la fatiga, el nivel de actividad diaria y los eventos adversos. Se necesitan más estudios con objetivos e intervenciones comparables, que utilicen un mayor número de participantes y que también incluyan diagnósticos distintos de la LLA.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se ha informado de una disminución del estado físico de los pacientes y supervivientes de cáncer infantil. En ello influyen los efectos negativos de la enfermedad y el tratamiento del cáncer infantil. Con frecuencia se ha informado de que el entrenamiento con ejercicios para pacientes adultos con cáncer mejora la condición física. En los últimos años, también se ha publicado literatura sobre este tema para niños y adultos jóvenes con cáncer, tanto durante como después del tratamiento. Esta es una actualización de la revisión original que se realizó en 2011.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de una intervención de entrenamiento con ejercicios físicos en la aptitud física (es decir, la capacidad aeróbica, la fuerza muscular o el rendimiento funcional) de los niños con cáncer dentro de los primeros cinco años a partir de su diagnóstico (realizado durante o después del tratamiento del cáncer), en comparación con un grupo de control de niños con cáncer que no recibieron una intervención de ejercicios.

Determinar si el ejercicio físico durante los primeros cinco años del diagnóstico tiene un efecto sobre la fatiga, la ansiedad, la depresión, la autoeficacia y la CVRS y determinar si hay algún efecto adverso de la intervención.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en las bases de datos electrónicas del Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, CINAHL y PEDro; en los registros de ensayos en curso y en las actas de congresos el 6 de septiembre de 2011 y el 11 de noviembre de 2014. Además, se realizó una búsqueda manual de listas de referencia.

Criterios de selección: 

La revisión incluyó ensayos controlados aleatorizados (ECA) y ensayos clínicos controlados (ECC) que compararon los efectos del entrenamiento con ejercicios físicos con ningún entrenamiento en pacientes que se encontraban en los primeros cinco años del diagnóstico de cáncer infantil.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión identificaron de forma independiente los estudios que cumplían los criterios de inclusión, realizaron la extracción de datos y evaluaron el riesgo de sesgo mediante formularios estandarizados. La calidad de los estudios se calificó con arreglo a los criterios de la Clasificación de la Evaluación de Recomendaciones, Desarrollo y Evaluación (GRADE).

Resultados principales: 

Además de los cinco estudios de la revisión original, esta actualización incluyó un ECA adicional. En total, el análisis incluyó 171 participantes, todos durante el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda (LLA) infantil.

La duración de las sesiones de entrenamiento varió de 15 a 60 minutos por sesión. Tanto el tipo de intervención como el período de intervención variaron en todos los estudios incluidos. Sin embargo, el grupo de control siempre recibió la atención habitual.

Todos los estudios tenían limitaciones metodológicas, como un número reducido de participantes, métodos de aleatorización poco claros y diseños de estudio a ciegas en el caso de un ECA, y todos los resultados eran de calidad moderada a muy baja (GRADE).

La aptitud cardiorrespiratoria fue evaluada por la prueba de correr-caminar de 9 minutos, la prueba de subir y bajar escaleras cronometradas, la prueba de subir y bajar cronometradas, y la prueba de correr en el transbordador de 20 metros. Los datos de la prueba de los 9 minutos de marcha y de la prueba de las escaleras de subida y bajada podrían ser agrupados. Los resultados combinados de la prueba de caminata de 9 minutos mostraron diferencias significativas entre el grupo de intervención y el grupo de control, a favor del grupo de intervención (diferencia de medias estandarizada (DME) 0,69; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,02 a 1,35). Los datos agrupados de la prueba cronometrada de las escaleras no mostraron diferencias significativas en la aptitud cardiorrespiratoria (DME -0,54; IC del 95%: -1,77 a 0,70). Sin embargo, hubo una considerable heterogeneidad (I2 = 84%) entre los dos estudios sobre este resultado. Los otros dos resultados de un solo estudio, la prueba de la carrera de la lanzadera de 20 m y la prueba de tiempo de subida y bajada, también mostraron resultados positivos en cuanto a la aptitud cardiorrespiratoria a favor del grupo de intervención.

Sólo un estudio evaluó el efecto del ejercicio sobre la densidad mineral ósea (cuerpo entero), mostrando un efecto de intervención positiva estadísticamente significativo (DME 1,07; IC del 95%: 0,48 a 1,66). Los datos agrupados sobre el índice de masa corporal no mostraron ninguna diferencia estadísticamente significativa en la puntuación final entre el grupo de intervención y el de control (DME 0,59; IC del 95%: -0,23 a 1,41).

Tres estudios evaluaron la flexibilidad. Dos estudios evaluaron la dorsiflexión del tobillo. Un estudio evaluó la dorsiflexión activa del tobillo, mientras que el otro evaluó la dorsiflexión pasiva del tobillo. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre el grupo de intervención y el de control con la prueba de dorsiflexión activa del tobillo; sin embargo, a favor del grupo de intervención, se encontraron para la dorsiflexión pasiva del tobillo (DME 0,69; IC del 95%: 0,12 a 1,25). En el tercer estudio se evaluó la flexibilidad del cuerpo mediante la prueba de la distancia de sentarse y alcanzar, pero no se identificó ninguna diferencia estadísticamente significativa entre el grupo de intervención y el de control.

Tres estudios evaluaron la fuerza muscular (rodilla, tobillo, espalda y pierna, y la fuerza muscular inspiratoria). Sólo la puntuación de la combinación de la fuerza de la espalda y las piernas mostró diferencias estadísticamente significativas en la puntuación final de la fuerza muscular entre el grupo de intervención y el de control (DME 1,41; IC del 95%: 0,71 a 2,11).

Aparte de una subescala de la escala de cáncer (Preocupaciones; valor P = 0,03), ninguna de las escalas de calidad de vida relacionada con la salud mostró una diferencia significativa entre ambos grupos de estudio en el resultado final. En cuanto a los demás resultados de la fatiga, el nivel de actividad diaria y los eventos adversos (todos evaluados en un estudio), no hubo diferencias estadísticamente significativas entre el grupo de intervención y el de control.

Ninguno de los estudios incluidos evaluó el gasto energético en actividades, el tiempo dedicado al ejercicio, la ansiedad y la depresión, o la autoeficacia como resultado.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save