Administración sistemática de diferentes clases de antibióticos a las mujeres para la prevención de la infección en la cesárea

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Las mujeres a las que se les realiza una cesárea tienen una mayor probabilidad de contraer una infección comparadas con las mujeres que tienen un parto vaginal. Estas infecciones pueden ocurrir en la incisión quirúrgica o en la orina. La infección también puede ocurrir en los órganos dentro de la pelvis como el recubrimiento de la matriz (endometritis). Las infecciones se pueden agravar y causar, por ejemplo, un absceso en la pelvis o infección en la sangre, y en raras ocasiones pueden dar lugar a la muerte de la madre. Para la prevención de las infecciones quirúrgicas, generalmente se considera que la técnica quirúrgica adecuada es importante, al igual que los antisépticos de la piel y el uso de antibióticos. Sin embargo, los antibióticos pueden causar efectos adversos como náuseas, vómitos, erupciones cutáneas y en pocas ocasiones reacciones alérgicas en la madre, así como riesgo de muguet (cándida) para la madre y el recién nacido. Los antibióticos, administrados a las mujeres alrededor del momento del parto también puede cambiar la flora intestinal del recién nacido que contribuye al sistema inmunológico en desarrollo del recién nacido. Por lo tanto, los antibióticos administrados en ese momento pueden interferir con el sistema inmunológico en desarrollo del recién nacido. Esta revisión examinó qué tipos de antibióticos podrían ser más efectivos. Se encontraron 25 estudios aleatorios que incluyeron 6367 mujeres y compararon las cefalosporinas con las penicilinas. Las cefalosporinas y las penicilinas tuvieron efectos similares para reducir las infecciones después de las cesáreas, así como efectos adversos similares. Sin embargo, ninguno de los estudios incluidos evaluó las infecciones que se presentan después de que la mujer se va de alta al domicilio. Los efectos fueron similares, independientemente de si se trataba de una cesárea electiva o de urgencia. Ninguno de los estudios consideró los resultados de los recién nacidos, por lo que no está claro si una clase de antibiótico podría ser mejor que otra en este sentido. También se deben considerar los antibióticos compatibles con la lactancia materna. Las tetraciclinas pueden causar decoloración de los dientes en los niños y es preferible evitarlas. No fue posible evaluar qué repercusión, si hubo alguna, podría tener el uso de diferentes tipos de antibióticos sobre la resistencia bacteriana, que es una cuestión fundamental al considerar qué antibiótico utilizar.

Conclusiones de los autores: 

Según las mejores pruebas actualmente disponibles, las cefalosporinas y las penicilinas tienen una eficacia similar en la cesárea cuando se analizan las infecciones postoperatorias inmediatas. No existen datos para los resultados del recién nacido ni para las infecciones tardías (hasta 30 días) en la madre. Los médicos deben considerar la resistencia bacteriana y las circunstancias individuales de las mujeres.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La cesárea aumenta el riesgo de infección posparto para las mujeres y se ha demostrado que los antibióticos profilácticos reducen su incidencia; sin embargo, hay efectos adversos. Es importante identificar la clase de antibióticos más efectiva a utilizar y los que ocasionan menos efectos adversos.

Objetivos: 

Determinar, a partir de las mejores pruebas disponibles, el equilibrio entre los beneficios y los daños de diferentes clases de antibióticos administrados como profilaxis a las mujeres a las que se les realiza una cesárea.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (abril 2010) y en las listas de referencias de los artículos recuperados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios que compararon diferentes clases de antibióticos profilácticos administrados a las mujeres a las que se les realizó una cesárea. Se excluyeron los ensayos que compararon fármacos con placebo o fármacos dentro de una clase específica; los mismos se evalúan en otras revisiones Cochrane.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente los estudios para la inclusión, evaluaron el riesgo de sesgo y realizaron la extracción de datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 29 estudios, de los cuales 25 proporcionaron datos sobre 6367 mujeres. Hubo falta de datos de buena calidad y los resultados importantes a menudo sólo incluyeron escasos números de mujeres. Lo anterior significó que sólo fue posible concluir que las pruebas actuales no muestran diferencias generales entre las diferentes clases de antibióticos en cuanto a la reducción de las infecciones maternas después de la cesárea. Sin embargo, ninguno de los estudios consideró los resultados del recién nacido ni informó infecciones diagnosticadas después de la estancia hospitalaria postoperatoria inicial. No fue posible evaluar qué repercusión, si hubo alguna, podría tener el uso de diferentes clases de antibióticos sobre la resistencia bacteriana.

Share/Save