Terapia de Morita para los trastornos de ansiedad en adultos

Antecedentes

Los trastornos de ansiedad son algunos de los trastornos mentales más prevalentes. La terapia de Morita, un tratamiento psicológico sistemático basado en la filosofía oriental, se ha usado para tratar los trastornos de ansiedad durante décadas. Alienta a los pacientes con trastornos de ansiedad a aceptar la ansiedad como un sentimiento natural, mientras que al mismo tiempo los involucra en comportamientos constructivos a través de cuatro fases, que secuencialmente son el reposo en cama en solitario, trabajo leve, trabajo pesado y preparación para la vida cotidiana normal. La aceptación es solamente la reorientación de la atención hacia un comportamiento determinado. Los pacientes mejoran cuando dejan de tratar de eliminar la ansiedad y cumplen sus deseos con el estudio y el trabajo en su vida personal y social real.

La eficacia de la terapia de Morita para el tratamiento de los trastornos de ansiedad ha sido un tema muy contendido, a menudo con opiniones divididas. Hasta la fecha, no se ha realizado una revisión sistemática (una revisión que considere una pregunta claramente redactada y que utilice métodos sistemáticos y explícitos para identificar, seleccionar y evaluar críticamente la investigación relevante) que investigue la solidez de las pruebas sobre la terapia de Morita para el tratamiento de los trastornos de ansiedad.

Características de los estudios

Se efectuaron búsquedas en las bases de datos científicas para obtener ensayos controlados aleatorios (estudios clínicos en los que las personas son asignadas al azar a uno de dos o más grupos de tratamiento) que comparaban la terapia de Morita con tratamientos con medicación u otras terapias psicológicas (p.ej. terapias de conversación), ningún tratamiento o control en lista de espera (cuando la persona espera para recibir un tratamiento) en adultos con trastornos de ansiedad. Las pruebas estaban actualizadas hasta diciembre 2014.

Resultados clave y calidad de las pruebas

Se encontraron siete pequeños estudios chinos con 449 participantes a incluir en la revisión. Seis de los siete estudios aportaron datos que se podían analizar; evaluaron la terapia de Morita para el trastorno de ansiedad generalizada (una enfermedad a largo plazo que causa que el paciente se sienta preocupado por una gran variedad de situaciones y temas; un estudio), la fobia social (temor persistente acerca de las situaciones sociales y del hecho de estar rodeado de personas; dos estudios) y el trastorno obsesivo-compulsivo (cuando un paciente tiene pensamientos obsesivos y comportamientos repetitivos; tres estudios). Sin embargo, estos estudios fueron pequeños, imprecisos y contuvieron considerables riesgos de sesgo, de manera que no fue posible establecer conclusiones sobre la efectividad de la terapia de Morita en el tratamiento de los trastornos de ansiedad. La revisión destacó la necesidad de estudios de alta calidad para evaluar la eficacia de la terapia de Morita en los trastornos de ansiedad.

Conclusiones de los autores: 

La base de pruebas sobre la terapia de Morita para los trastornos de ansiedad fue limitada. Todos los estudios incluidos en esta revisión se realizaron en China, y los resultados pueden no ser aplicables a los países occidentales. Estos estudios incluidos fueron pequeños, proporcionaron información insuficiente acerca de los abandonos y los efectos adversos y presentaron un riesgo de sesgo considerable. Por lo tanto, las pruebas se calificaron como de calidad muy baja y no fue posible establecer conclusiones acerca de la efectividad de la terapia de Morita en el tratamiento de los trastornos de ansiedad. Se necesitan estudios futuros bien diseñados que empleen una ocultación adecuada de la asignación, incluyan tamaños de la muestra grandes, informen los abandonos y los efectos adversos e informen los resultados de forma clara y sistemática para establecer la efectividad de la terapia de Morita para los trastornos de ansiedad.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La terapia de Morita, propuesta por primera vez en 1919, es un tratamiento psicológico sistemático para los trastornos de ansiedad que se basa en la filosofía oriental. Se usa principalmente como un tratamiento alternativo para los trastornos de ansiedad en países de Asia, como Japón y China. Se han informado resultados variables del foco del tratamiento. Hasta la fecha no hubo una revisión sistemática para investigar la fortaleza de las pruebas para la terapia de Morita en los trastornos de ansiedad.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la terapia de Morita en comparación con tratamiento farmacológico, otro tratamiento psicológico, ninguna intervención o lista de espera para los trastornos de ansiedad en adultos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Depresión, Ansiedad y Neurosis (Cochrane Collaboration Depression, Anxiety and Neurosis Group, CCDANCTR, que incluye ensayos controlados con asignación aleatoria relevantes de MEDLINE (1950 hasta la actualidad), EMBASE (1974 hasta la actualidad) y PsycINFO (1967 hasta la actualidad)), Dissertation Abstracts International (DAI) y en cuatro principales bases de datos médicas chinas (Chongqing VIP Database, Wanfang Database, China Hospital Knowledge Database, China Biology Medicine disc), como se describe en el protocolo de esta revisión en diciembre 2014. Además, se amplió la búsqueda en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) y la International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) de la Organización Mundial de la Salud y Sagace, un motor de búsqueda ubicado en la Web para las bases de datos biomédicas en Japón. No se aplicaron restricciones de fecha o de idioma. Se estableció contacto con expertos en el tema para obtener datos adicionales.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios relevantes que comparaban la terapia de Morita con otro tratamiento para los trastornos de ansiedad.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, seleccionaron los estudios y extrajeron los datos. Para los datos dicotómicos homogéneos, se calcularon los cocientes de riesgos (CR) de efectos fijos, los intervalos de confianza (IC) del 95% y, cuando fue apropiado, los números necesarios a tratar para un resultado beneficioso adicional (NNTB) sobre una base de intención de tratar. Para los datos continuos, se calculó la diferencia de medias estandarizada (DME) con el modelo de efectos fijos e IC del 95%.

Resultados principales: 

Se encontraron siete pequeños estudios chinos (449 participantes), seis de los cuales proporcionaron datos utilizables para el metanálisis. Ningún estudio comparó la terapia de Morita con un control inactivo. Los métodos de asignación al azar inciertos, la falta de cegamiento y el informe de baja de calidad de los resultados fueron comunes en los estudios incluidos. El riesgo general de sesgo se calificó como alto y la calidad de las pruebas como muy baja.

Dos estudios de la fobia social (75 pacientes ambulatorios) compararon directamente la terapia de Morita con tratamiento farmacológico. En esta comparación, el CR agrupado del estado global fue de 1,85 (IC del 95%: 1,27 a 2,69) y el NNTB fue de 3 (IC del 95%: 2 a 5), lo cual indicó una diferencia significativa entre los grupos a favor de la terapia de Morita a corto plazo (hasta 12 semanas después del tratamiento). Los datos con respecto a los abandonos fueron insuficientes y no se proporcionó una descripción de los efectos adversos. Se calificó la calidad de las pruebas para esta comparación como muy baja, debido principalmente al alto riesgo de sesgo en los estudios y a la información insuficiente en los resultados.

Cuatro estudios (288 enfermos hospitalizados) investigaron el efecto de la terapia de Morita más tratamiento farmacológico versus tratamiento farmacológico solo, tres estudios para el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) (228 participantes) y un estudio para el trastorno de ansiedad generalizada (60 participantes). Uno de los estudios del TOC informó datos incompletos del estado global mientras que no se incluyó el resultado de estado global en los otros tres estudios. No hubo diferencias significativas entre los grupos para los abandonos por cualquier motivo en dos estudios del TOC a corto plazo (CR 1,76; IC del 95%: 0,47 a 6,67; I2 = 44%). La información relevante a los abandonos para los efectos adversos fue poco clara. Se clasificó el riesgo de sesgo de esta comparación como alto. La calidad de las pruebas se calificó como muy baja.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save