Omentoplastia para la esofagogastrostomía después de la esofagectomía

La esofagectomía seguida de la esofagogastrostomía, en la cual se realiza una anastomosis entre el esófago residual y el estómago sustituto, sigue siendo la cirugía estándar para los pacientes con cáncer de esófago. Cualquiera que sea el procedimiento quirúrgico que se elija, es decir la esofagectomía transtorácica (ETT) con visualización directa del esófago torácico o la esofagectomía transhiatal (ETH) sin incisión torácica, la pérdida anastomótica posoperatoria causa considerable morbilidad y mortalidad. La omentoplastia, en la cual el epiplón se utiliza para envolver la anastomosis, ha sido recomendada por algunos investigadores para prevenir la pérdida anastomótica posoperatoria — una de las complicaciones más graves de la esofagectomía seguida de esofagogastrostomía para los pacientes con cáncer de esófago. Esta revisión sistemática actualizada, que incluye a 633 participantes en tres ensayos controlados aleatorios, indica que la omentoplastia podría reducir la incidencia de pérdida anastomótica y la duración de la estancia hospitalaria después de la cirugía. Aunque la diferencia en la pérdida anastomótica fue significativa sólo entre los pacientes sometidos a ETH, los cocientes de riesgos de la omentoplastia para la ETH y la ETT fueron similares. Además, la omentoplastia no parece aumentar ni reducir la mortalidad en el hospital, la duración de la estancia hospitalaria ni la incidencia de complicaciones posoperatorias, como la estenosis anastomótica, las complicaciones pulmonares y cardíacas, las infecciones, la parálisis de las cuerdas vocales y la pérdida periyeyunostomía. Se necesitan ensayos clínicos adicionales para investigar las influencias de la omentoplastia en la incidencia de la pérdida anastomótica y la estenosis anastomótica, la supervivencia a largo plazo, la duración de la estancia hospitalaria y la calidad de vida después de la esofagectomía y la esofagogastrostomía cuando se utilizan diferentes enfoques quirúrgicos.

Conclusiones de los autores: 

La omentoplastia puede proporcionar un beneficio adicional al reducir la incidencia de pérdida anastomótica después de la esofagectomía y la esofagogastrostomía para los pacientes con cáncer de esófago sin aumentar o reducir otras complicaciones, especialmente entre los tratados con ETH. También tiene el potencial de reducir la duración de la estancia hospitalaria después de la cirugía. Se necesitan ensayos controlados aleatorios adicionales para investigar las influencias de la omentoplastia en la incidencia de la pérdida anastomótica y la estenosis anastomótica, la supervivencia a largo plazo, la duración de la estancia hospitalaria y la calidad de vida después de la esofagectomía y la esofagogastrostomía cuando se utilizan diferentes enfoques quirúrgicos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La esofagectomía seguida de esofagogastrostomía es el tratamiento de preferencia para el cáncer de esófago en estadio inicial. Conlleva el riesgo de pérdida anastomótica después de la anastomosis esofagogástrica, que causa considerable morbilidad y mortalidad y es una de las complicaciones más peligrosas. La omentoplastia ha sido recomendada por algunos investigadores para prevenir las pérdidas anastomóticas asociadas con la esofagogastrostomía. Sin embargo, no se ha examinado sistemáticamente la utilidad de la omentoplastia para la esofagogastrostomía después de la esofagectomía.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la omentoplastia para la esofagogastrostomía después de la esofagectomía en pacientes con cáncer de esófago.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizó una búsqueda exhaustiva para identificar estudios elegibles para la inclusión en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, PubMed y otras fuentes fiables.

Criterios de selección: 

Los ensayos controlados aleatorios que compararon la omentoplastia versus ninguna omentoplastia para la esofagogastrostomía después de la esofagectomía en pacientes con cáncer de esófago reunieron los requisitos para la inclusión.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión (Yong Yuan y Xiaoxi Zeng), de forma independiente, evaluaron la calidad de los estudios incluidos y extrajeron los datos; los desacuerdos se resolvieron mediante el arbitraje de otro autor de la revisión. Los hallazgos de los resultados dicotómicos se expresaron como cocientes de riesgos (CR) con intervalos de confianza (IC) del 95%, mientras que los resultados continuos se expresaron como diferencias de medias (DM) con IC del 95%. El metanálisis se realizó cuando los datos disponibles eran lo suficientemente similares. El análisis de subgrupos se realizó sobre la base de diferentes enfoques a la intervención quirúrgica.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos controlados aleatorios (633 participantes) en esta revisión actualizada. No se observó ninguna diferencia significativa en la mortalidad hospitalaria entre el grupo de estudio (con omentoplastia) y el grupo de control (sin omentoplastia) (CR 1,28; IC del 95%: 0,49 a 3,39). Ninguno de los estudios incluidos informó diferencias en la supervivencia a largo plazo entre los dos grupos. La incidencia de pérdida anastomótica posoperatoria fue significativamente menos entre los participantes en estudio tratados con omentoplastia que entre los tratados sin la misma (CR 0,25; IC del 95%: 0,11 a 0,55), aunque el beneficio adicional se observó en el análisis de subgrupos sólo para los participantes sometidos a un procedimiento de esofagogastrectomía transhiatal (ETH) (CR 0,23; IC del 95%: 0,07 a 0,79); una esofagogastrectomía transtorácica (ETT) (CR 0,19; IC del 95%: 0,03 a 1,03); o una esofagectomía en tres campos (CR 0,33; IC del 95%: 0,09 a 1,19). La omentoplastia no mejoró significativamente otras complicaciones relacionadas con la cirugía, como la estenosis anastomótica (CR 0,91; IC del 95%: 0,33 a 2,57). Sin embargo, los participantes tratados con omentoplastia pudieron reducir la duración de la hospitalización en comparación con lo observado en el grupo de control (DM -2,13; IC del 95%: -3,57 a -0,69).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save