Contacto piel a piel para el dolor procedimental en neonatos

Pregunta de la revisión: ¿El contacto piel a piel es efectivo para reducir el dolor debido a los procedimientos en los neonatos? ¿Hay problemas de seguridad?

Antecedentes: Al acto de la madre de cargar sobre su pecho descubierto al neonato que solamente viste un pañal se le denomina contacto piel con piel y también, a veces, se le llama Método de la Madre Canguro debido a la semejanza con la forma en que las madres canguro cuidan de su cría. A los neonatos, sobre todo los que deben pasar un tiempo en la unidad de cuidados intensivos neonatales, se les deben realizar diversas pruebas y procedimientos como parte de la atención, por ejemplo, la punción del talón, de las venas e inyecciones. Administrar fármacos analgésicos para estos procedimientos a menudo puede acarrear problemas, por lo que se debe encontrar alternativas a los fármacos.

Características de los estudios: A partir de una búsqueda extensa en la bibliografía se incluyeron 28 estudios que asignaron al azar a neonatos a un grupo o condición del método de la madre canguro. El contacto piel a piel se definió con claridad y se podría haber comparado con ninguna estrategia para aliviar el dolor o con otras estrategias para aliviar el dolor como el sabor dulce. Los estudios se revisaron si examinaron signos bien establecidos de dolor, tanto fisiológicos como conductuales, así como una combinación de signos fisiológicos y conductuales. Se incluyeron otras personas diferentes de la madre que proporcionaron el contacto piel a piel.

Resultados clave: El método de la madre canguro parece reducir la respuesta dolorosa y la recuperación de estos procedimientos frecuentes, aunque se pudieron combinar pocos estudios que aportaran pruebas sólidas. Hasta donde se ha informado, el método de la madre canguro es seguro. Aunque parece que el contacto piel a piel es efectivo, el tamaño del beneficio todavía no está claro.

Calidad de la evidencia:En general, la calidad de las pruebas en estos estudios fue baja para la respuesta al procedimiento real, pero fue moderada para la recuperación del procedimiento.

Conclusiones de los autores: 

El CPP parece ser efectivo cuando se miden indicadores compuestos de dolor con indicadores fisiológicos y conductuales y, de manera independiente, cuando se utiliza la frecuencia cardíaca y el tiempo de llanto; y es seguro en un procedimiento doloroso único. Los indicadores netamente conductuales tendieron a favorecer al CPP pero con respecto a los gestos faciales existen mayores posibilidades de que los observadores no estén cegados. Los indicadores fisiológicos fueron mixtos, aunque la medida común de la frecuencia cardíaca favoreció al CPP. Dos estudios compararon el CPP proporcionado por las madres con el CPP proporcionado por otros, con resultados no significativos. Hubo más heterogeneidad en los estudios con resultados conductuales o compuestos. Se necesitan estudios de replicación que utilicen resultados similares y claramente definidos. Se necesitan estudios que examinen la duración óptima del CPP, los grupos de edad gestacional, el uso repetido y los efectos a largo plazo del CPP. Sería de interés estudiar los efectos sinérgicos del CPP con otras intervenciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El contacto piel con piel (CPP), también conocido como "método de la madre canguro" (MMC) debido a la semejanza con el comportamiento de los marsupiales del contacto ventral de la madre con la cría, es una intervención no farmacológica para el control del dolor en los neonatos.

Objetivos: 

Los objetivos primarios fueron: determinar el efecto del CPP solo sobre el dolor de los procedimientos médicos o de enfermería en neonatos en comparación con ninguna intervención, sacarosa u otros analgésicos, o agregados al CPP simple como mecer; y determinar los efectos de la cantidad de CPP (duración en minutos), el método de administración (p.ej. quién proporcionó el CPP) del CPP para aliviar el dolor debido a los procedimientos médicos o de enfermería en los neonatos

Los objetivos secundarios fueron determinar la seguridad del CPP para aliviar el dolor procedimental en los neonatos; y comparar el efecto del CPP en subgrupos de neonatos con edad posmenstrual diferente.

Estrategia de búsqueda (: 

Para esta actualización, se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo de Revisión Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Review Group) para buscar en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL; 2016, número 1); MEDLINE vía PubMed (1966 hasta el 25 febrero 2016); Embase (1980 hasta 25 febrero 2016); y en CINAHL (1982 hasta el 25 febrero 2016). También se buscaron ensayos controlados aleatorios y ensayos cuasialeatorios en las bases de datos de ensayos clínicos, en las actas de congresos y en las listas de referencias de los artículos recuperados.

Criterios de selección: 

Estudios con asignación aleatoria o cuasialeatoria, doble o simple ciego, que incluyeran neonatos a término (≥ 37 semanas completas de edad posmenstrual [EPM]) hasta un máximo de 44 semanas de EPM y neonatos prematuros (< 37 semanas completas de EPM) que recibieran CPP para los procedimientos dolorosos realizados por profesionales sanitarios.

Obtención y análisis de los datos: 

Las principales medidas de resultado fueron indicadores de dolor fisiológicos o conductuales y puntuaciones compuestas de dolor. Para las medidas de resultado continuas se informó la diferencia de medias (DM) con intervalos de confianza (IC) del 95% y se utilizó el modelo de efectos fijos. Se incluyeron variaciones en el tipo de procedimiento que dañó el tejido, persona que proporcionó el CPP y la duración del CPP.

Resultados principales: 

Se incluyeron 25 estudios (n = 2001 neonatos). Diecinueve estudios (n = 1065) utilizaron la punción del talón como el procedimiento doloroso, un estudio combinó la venipuntura y la punción del talón (n = 50), tres utilizaron la inyección intramuscular (n = 776), uno utilizó la "vacunación" (n = 60), y otro utilizó la retirada del esparadrapo (n = 50). En general los estudios fueron sólidos y tuvieron riesgo de sesgo bajo o incierto. No fue posible realizar el cegamiento de la intervención, lo que provocó alto riesgo según el método de evaluación de los resultados.

Diecisiete estudios (n = 810) compararon CPP con un control de ningún tratamiento. Aunque 15 estudios midieron la frecuencia cardíaca durante los procedimientos dolorosos, se pudieron combinar los datos de sólo cinco estudios (n = 161) para obtener una diferencia de medias (DM) de −10,78 latidos por minuto (IC del 95%: -13,63 a 7,93), lo que favorece el CPP. El metanálisis de cuatro estudios (n = 120) no mostró diferencias en la frecuencia cardíaca después del procedimiento doloroso (DM 0,08; IC del 95%: -4,39 a 4,55). Dos estudios (n = 38) informaron variabilidad en la frecuencia cardíaca, sin diferencias significativas. Dos estudios (n = 101) en un metanálisis sobre la saturación de oxígeno a los 30 y 60 segundos después del procedimiento doloroso no mostraron una diferencia. Cuatro estudios realizaron un metanálisis de la duración del llanto (n = 133): dos (n = 33) investigaron la respuesta a la punción del talón (DM -34,16; IC del 95%: -42,86 a -25,45), y dos (n = 100) después de una inyección IM (DM -8,83; IC del 95%: -14,63 a -3,02), que favoreció al CPP. Cinco estudios, uno que consistió en dos subestudios (n = 267), utilizaron el Premature Infant Pain Profile (PIPP) como un resultado primario, que favoreció al CPP a los 30 segundos (DM -3,21; IC del 95%: -3,94 a -2,47), a los 60 segundos (tres estudios; n = 156) (DM -1,64; IC del 95%: -2,86 a -0,43), y a los 90 segundos (n = 156) (DM -1,28; IC del 95%: -2,53 a -0,04); pero a los 120 segundos no hubo diferencias (n = 156) (DM 0,07; IC del 95%: -1,11 a 1,25). No fue posible combinar estudios sobre el retorno de la frecuencia cardíaca al nivel inicial, los niveles del cortisol ni los gestos faciales para obtener resultados en un metanálisis.

Ocho estudios compararon CPP con otra intervención con o sin un control de ningún tratamiento. Dos estudios cruzados (n = 80) compararon el CPP proporcionado por la madre versus otra persona (padre, otra mujer) según las puntuaciones PIPP a los 30, 60, 90 y 120 segundos sin diferencias significativas. Cuando el CPP se comparó con otras intervenciones, no hubo estudios similares suficientes para agrupar los resultados en un análisis. Un estudio comparó CPP (n = 640) con y sin dextrosa y encontró que la combinación fue más efectiva y que el CPP solo fue más efectivo que la dextrosa sola. De manera similar, en otro estudio el CPP fue más efectivo que la glucosa oral para la frecuencia cardíaca (n = 95). El CPP en combinación con la lactancia o solo fue más favorable con respecto a un control de ningún tratamiento, pero no fue diferente a la lactancia materna. Un estudio comparó CPP solo y en combinación con sacarosa y lactancia sobre la frecuencia cardíaca (FC), las puntuaciones NIPS y el tiempo de llanto (n = 127). Las combinaciones fueron más efectivas que el CPP solo en las NIPS y el llanto. En un estudio (n = 50), la leche materna extraída se comparó con CPP y se encontró que ambos fueron igual de efectivos en las puntuaciones PIPP. No hubo suficientes participantes con resultados y procedimientos dolorosos similares para comparar grupos etarios ni duración del CPP. Ninguno de los estudios informó eventos adversos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save