Intervenciones no farmacológicas para el tratamiento de la fatiga informada por el paciente en la artritis reumatoide

Este resumen de una revisión Cochrane presenta lo que se conoce a partir de la investigación que ha examinado los efectos de los tratamientos no farmacológicos para la fatiga en pacientes con artritis reumatoide.

Después de buscar en todos los estudios pertinentes, se identificaron 24 para su inclusión en la revisión, con un total de 2882 personas. Los hallazgos se resumen a continuación.

- La actividad física presenta un beneficio pequeño en cuanto al tratamiento de la fatiga en pacientes con artritis reumatoide.

- La terapia psicosocial presenta un beneficio pequeño en cuanto al tratamiento de la fatiga en pacientes con artritis reumatoide.

- Ninguna otra intervención mostró una diferencia en cuanto al tratamiento de la fatiga en pacientes con artritis reumatoide. Estos resultados pueden deberse al azar.

La información disponible con respecto a los efectos secundarios y las complicaciones de las intervenciones no incluyó muchos datos aunque es improbable que cualquier efecto secundario causara un problema grave.

¿Qué es la artritis reumatoide y qué son las intervenciones no farmacológicas?

Cuando se tiene artritis reumatoide, el sistema inmunitario, que combate normalmente la infección, ataca el recubrimiento de las articulaciones. Lo anterior provoca que las articulaciones se inflamen y se pongan rígidas y dolorosas. En general, primero afecta las articulaciones pequeñas de las manos y los pies. En la actualidad, no existe cura para la artritis reumatoide, de modo que los tratamientos se centran en el alivio del dolor y la rigidez, así como en mejorar la capacidad de movimiento. La fatiga también es un problema para las personas con artritis reumatoide.

Las intervenciones no farmacológicas incluyen cualquier tratamiento que no es un fármaco registrado, como la actividad física y las intervenciones psicosociales (terapias de conversación). Una terapia de conversación podría incluir un encuentro con un consejero, de forma individual o grupal. Podría incluir la escritura acerca de los pensamientos y sentimientos en revistas y la conversarción sobre la misma, la solución de problemas, la fijación de metas e información acerca del autocuidado. También podría incluir sesiones sobre el tratamiento del dolor y la relajación; y sobre cómo manejarse con la depresión. Existen otros tratamientos no farmacológicos cuyo efecto sobre la fatiga se ha probado en pacientes con artritis reumatoide. Los mismos incluyen diferentes suplementos alimentarios y estudios sobre los efectos de dar acceso a los pacientes a información acerca del estado de su propia enfermedad. Estos tratamientos, si fuesen apoyados por el grupo total de pruebas, permitirían que el paciente tenga un control personal de la fatiga.

¿Qué les sucede a los pacientes con artritis reumatoide que utilizan intervenciones no farmacológicas?

- Al final de la intervención, los pacientes que recibieron un control tuvieron una puntuación media de 63 en una escala de 0 a 100, en la cual una puntuación inferior significa menos fatiga.

- Los pacientes que usaron actividad física consideraron que la fatiga fue de 54 en una escala de 0 a 100 al final de la intervención, es decir 9 puntos menos que los pacientes que recibieron el control.

- Los pacientes que participaron en una intervención psicosocial consideraron que la fatiga fue de 57 en una escala de 0 a 100 al final de la intervención, es decir 6 puntos menos que los pacientes que recibieron el control.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión aporta algunas pruebas de que la actividad física y las intervenciones psicosociales proporcionan beneficios con relación a la fatiga autoinformada en adultos con artritis reumatoide. Actualmente no hay pruebas suficientes sobre la efectividad de otras intervenciones no farmacológicas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La fatiga es un síntoma común y potencialmente angustiante para los pacientes con artritis reumatoide y no existen guías de tratamiento aceptadas y basadas en las pruebas. Se ha demostrado que las intervenciones no farmacológicas, como la actividad física y las intervenciones psicosociales, ayudan a los pacientes con diversos trastornos a largo plazo a tratar la fatiga subjetiva.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de las intervenciones no farmacológicas para el tratamiento de la fatiga en pacientes con artritis reumatoide. Lo anterior incluyó cualquier intervención no clasificada como farmacológica en conformidad con la Directive 2001/83/EEC de la Unión Europea (UE).

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas hasta octubre de 2012: el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados ( Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL); MEDLINE; EMBASE; AMED; CINAHL; PsycINFO; Social Science Citation Index; Web of Science; Dissertation Abstracts International; Current Controlled Trials Register; The National Research Register Archive; The UKCRN Portfolio Database. Además, se examinaron las listas de referencias de los artículos identificados para su inclusión en busca de estudios adicionales y se estableció contacto con los autores.

Criterios de selección: 

Los ensayos controlados aleatorios se incluyeron cuando evaluaban una intervención no farmacológica en pacientes con artritis reumatoide y cuando incluían la fatiga autoinformada como una medida de resultado.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron los artículos relevantes, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. Cuando era apropiado, los datos se combinaron usando el metanálisis con un modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales: 

Veinticuatro estudios cumplieron los criterios de inclusión, con un total de 2882 participantes con artritis reumatoide. Los estudios incluidos investigaron intervenciones con actividad física (n = 6 estudios; 388 participantes), intervenciones psicosociales (n = 13 estudios; 1579 participantes), hierbas medicinales (n = 1 estudio; 58 participantes), administración de suplementos de ácidos grasos omega 3 (n = 1 estudio; 81 participantes), dieta mediterránea (n = un estudio; 51 participantes), reflexología (n = un estudio; 11 participantes) y la provisión de información del Health Tracker (n = un estudio; 714 participantes). La actividad física fue estadística y significativamente más efectiva que el control al final del período de intervención (diferencia de medias estandarizada [DME] -0,36; intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,62 a -0,10; luego traducida en una diferencia de medias de 14,4 puntos menos, IC del 95%: -4,0 a -24,8 en una escala de 100 puntos en la que una puntuación menor significa menos fatiga; número necesario a tratar para un resultado beneficioso adicional [NNTB] 7; IC del 95%: 4 a 26) lo cual demuestra un efecto beneficioso pequeño sobre la fatiga. La intervención psicosocial fue estadística y significativamente más efectiva que el control al final del período de intervención (DME -0,24; IC del 95%: -0,40 a -0,07; luego traducida en una diferencia de medias de 9,6 puntos menos, IC del 95%: -2,8 a -16,0 en una escala de 100 puntos, puntuación inferior significa menos fatiga; NNTB 10; IC del 95%: 6 a 33) lo cual demuestra un efecto beneficioso pequeño sobre la fatiga. Para las intervenciones restantes no fue posible realizar el metanálisis y no hubo ninguna diferencia estadísticamente significativa entre los brazos del ensayo o no se informaron los hallazgos. Sólo tres estudios informaron los eventos adversos y ninguno fue grave, sin embargo, es posible que la incidencia baja en parte se debiera al informe deficiente. La calidad de las pruebas varió de calidad moderada para las intervenciones con actividad física y dieta mediterránea a calidad baja para las intervenciones psicosociales y todas las otras intervenciones.

Tools
Information
Share/Save