Intervenciones farmacológicas para el prurito en los pacientes adultos bajo cuidados paliativos

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Prurito es el nombre médico para denominar la picazón, que puede ser un problema en ámbitos de cuidados paliativos en los que se administran tratamientos para el cáncer o las enfermedades renales. En esta revisión, se buscaron ensayos clínicos de alta calidad de los tratamientos farmacológicos para prevenir o tratar la picazón en pacientes bajo cuidados paliativos. Se encontró que se habían probado 30 fármacos diferentes en 40 estudios, que incluían a 1286 pacientes con picazón. Hubo muy poca información acerca de cualquier tratamiento farmacológico en particular sobre el cual basar una evaluación fidedigna de si los diferentes fármacos funcionan o en qué medida lo hacen bien. Hubo suficiente información para señalar algunos tratamientos posiblemente útiles para causas particulares de picazón. Los mismos incluyeron indometacina para la picazón asociada con el VIH, gabapentina y nalfurafina para la picazón asociada con la nefropatía crónica, y rifampicina y flumecinol para la picazón asociada con problemas hepáticos. La paroxetina puede ser un fármaco de relevancia general cualquiera que sea la causa de la picazón. La cantidad de información identificada es demasiado limitada para presentar datos definitivos acerca de los efectos perjudiciales. La investigación sobre los cuidados paliativos es difícil y a corto plazo, aunque se necesitan más estudios de buena calidad sobre la prevención y el tratamiento de la picazón (prurito).

Conclusiones de los autores: 

Los hallazgos de esta revisión indican que está aumentando el número de fármacos sistémicos y tópicos utilizados para las diferentes subformas de prurito. Existen diferentes intervenciones que han mostrado ser efectivas para el tratamiento del prurito de diferentes orígenes. No obstante, existen restricciones en cuanto al tratamiento óptimo para el prurito debido a la comprensión limitada de los mediadores y receptores fundamentales de la picazón en las diversas subformas de picazón. Aún no existen tratamientos antipruríticos ideales, especialmente para los pacientes bajo cuidados paliativos.

Esta revisión sistemática también indica que hay pruebas insuficientes para proporcionar recomendaciones concretas con respecto al tratamiento del prurito en pacientes bajo cuidados paliativos. Debido a los tamaños de la muestra muy pequeños y la calidad metodológica deficiente de la mayoría de los estudios incluidos, los resultados de esta revisión deben interpretarse con cuidado. Además, la generalizabilidad es discutible. Se necesitan estudios adicionales, y en particular ensayos de tratamiento diseñados de forma cuidadosa, para aportar pruebas válidas para el tratamiento adecuado del prurito en pacientes bajo cuidados paliativos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El prurito no es el síntoma más prevalente sino uno de los más desconcertantes en los pacientes bajo cuidados paliativos. Puede causar un malestar considerable y tiene un impacto importante sobre la calidad de vida del paciente. En el área de los cuidados paliativos, el prurito es un síntoma que se presenta en pacientes con enfermedades subyacentes diferentes y basado en diferentes mecanismos patológicos, aunque acaba en el mismo fenómeno. La patogénesis del prurito es compleja y no está completamente aclarada. Por lo tanto, todavía es muy difícil tratar eficazmente el prurito. Se necesitan abordajes terapéuticos basados en las pruebas.

Objetivos: 

El objetivo fue evaluar la eficacia de diferentes tratamientos farmacológicos para la prevención o el tratamiento del prurito en pacientes adultos bajo cuidados paliativos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizó una búsqueda sistemática de la literatura hasta enero 2012 y fue actualizada en agosto 2012. Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos: The Cochrane Library (CENTRAL, DARE, CDSR) (2012, número 8 de 12); MEDLINE (1950 hasta agosto 2012); EMBASE (1980 hasta agosto 2012) y en otras tres bases de datos. Además, se realizaron búsquedas en los registros de ensayos y se examinaron las listas de referencias de todos los estudios relevantes, los libros de texto importantes, las revisiones y los sitios web, y se estableció contacto con los investigadores y los especialistas en prurito y cuidados paliativos para obtener datos no publicados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios que evaluaban los efectos de diferentes tratamientos farmacológicos sobre la prevención o el tratamiento del prurito en pacientes bajo cuidados paliativos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los títulos y resúmenes identificados. Tres autores de la revisión independientes realizaron la evaluación de todos los estudios potencialmente relevantes, la extracción de datos, la evaluación del riesgo de sesgo y la calidad metodológica. Los resultados se resumieron de forma descriptiva de acuerdo a las diferentes intervenciones farmacológicas y al tipo de prurito subyacente. Cuando fue posible, los resultados se presentaron en los metanálisis.

Resultados principales: 

En total, fueron incluidos en la revisión 38 informes que comprenden 40 estudios y 1286 participantes. En total, se incluyeron 30 tratamientos diferentes para el prurito en cuatro grupos de pacientes diferentes.

Los hallazgos de esta revisión indicaron que el tratamiento del prurito en los pacientes bajo cuidados paliativos es desafiante y requiere un enfoque individualista. Los resultados indicaron que las elecciones terapéuticas efectivas deben ser guiadas por la fisiopatología del prurito. Ocurren diversas formas de prurito, especialmente en el área de los cuidados paliativos, y a veces el origen del prurito es difícil de determinar. Por lo tanto, la identificación de la causa subyacente del prurito es de importancia primordial para elaborar planes de tratamiento adaptados al paciente, incluso cuando en los cuidados paliativos el tratamiento se centre en los síntomas y no necesariamente en la enfermedad subyacente.

Los resultados indican que en los pacientes bajo cuidados paliativos con prurito de diferente naturaleza, el tratamiento con el fármaco paroxetina, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina, puede ser beneficioso. Para los pacientes que sufren de prurito asociado con la infección por VIH, la indometacina se describió como el fármaco más efectivo, aunque las pruebas fueron débiles. Para los pacientes que sufren de prurito asociado con la nefropatía crónica, la gabapentina puede ser una opción. Un tratamiento alternativo para este grupo de pacientes parece ser el agonista del receptor de opioides κ nalfurafina, que ha mostrado una mejora significativa del prurito y efectos adversos aceptables. Debido a que han presentado una incidencia baja de efectos adversos, la rifampicina y el flumecinol pueden recomendarse para los pacientes con prurito colestásico. Se ha demostrado que el antagonista opioide naltrexona ofrece una opción terapéutica a los pacientes que sufren de prurito urémico o colestásico. Sin embargo, estos fármacos suelen ser inapropiados en la población que recibe cuidados paliativos debido al riesgo de reducción de la analgesia cuando se administran dosis altas de naltrexona.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save