¿Cuál es la mejor manera de asegurar que las personas con epilepsia se la medicación prescrita?

¿Por qué es importante esta pregunta?
La epilepsia es un trastorno muy habitual que afecta al cerebro. Las personas con epilepsia experimentan crisis - o ataques - que pueden afectar a su vida diaria. A menudo se les recetan medicamentos para controlar o prevenir las crisis. Los pacientes con epilepsia pueden encontrar difícil tomar los fármacos como se les prescribieron y se considera que éste es un motivo para el control deficiente de las crisis convulsivas. Esta revisión de estudios informa sobre las maneras de mejorar la administración de los fármacos antiepilépticos.

Qué se hizo
Se buscaron en bases de datos médicas estudios clínicos que buscaran formas de mejorar la adherencia a la medicación en personas con epilepsia. La búsqueda se limitó a ensayos controlados aleatorizados (ECA) que incluyeran a pacientes con un diagnóstico clínico de epilepsia de cualquier edad y tratados con fármacos antiepilépticos en un contexto de atención primaria (por ejemplo la consulta del médico), ambulatorio u otro contexto comunitario. Los ECA son estudios médicos en los que las personas son elegidas al azar para recibir un tratamiento (llamado el grupo de intervención), o un tratamiento diferente o ningún tratamiento (llamado el grupo control). Este tipo de estudios proporciona la evidencia más fiable acerca de si las diferentes formas de atención sanitaria marcan una diferencia.

Los resultados están actualizados hasta febrero de 2020.

Qué se encontró
Se identificaron 20 estudios (2832 participantes). Los estudios se realizaron en diferentes países, la mayoría de ellos en los Estados Unidos. Los estudios examinaron tres tipos principales de intervención:

1. educación y asesoramiento de los participantes sobre temas como la epilepsia y la medicación utilizada para controlar la epilepsia (cuatro estudios);

2. intervenciones conductuales, como pedir a las personas con epilepsia que vinculen la intención de tomar su medicación con un momento, un lugar y una actividad rutinaria determinados (13 estudios); y

3. intervenciones mixtas, es decir, el uso de más de una intervención (cuatro estudios).

Un estudio se contó dos veces porque comparó una intervención conductual con una intervención mixta.

Los estudios midieron la adherencia a la medicación de diversas maneras, por ejemplo, con cuestionarios, muestras de sangre o tapas de botes electrónicas. Los estudios también midieron la reducción de la frecuencia o la gravedad de las convulsiones para ver si el hecho de tomar la medicación según lo prescrito marcó una diferencia. Todos los estudios fueron muy diferentes entre sí, por lo que no fue posible combinar los resultados.

Resultados clave y fiabilidad de la evidencia
Las intervenciones de educación y asesoramiento podrían mejorar la adherencia a la medicación. Dos estudios mostraron una mejora, un estudio mostró una pequeña mejora y uno sin mejora.

Es probable que las intervenciones mixtas y conductuales mejoren la adherencia a la medicación. Las personas en los grupos de intervención mostraron una mejora de la adherencia comparadas con los grupos control.

Cuatro estudios mostraron que cuando la adherencia mejoró en los grupos de intervención, se reducía la frecuencia o la gravedad de las convulsiones.

No fue posible establecer conclusiones firmes sobre los resultados porque los estudios eran muy diferentes entre sí y no siempre utilizaron los mejores métodos. Esto significa que no existe seguridad acerca de la evidencia.

¿Qué debe suceder a continuación?
Se necesitan estudios controlados aleatorizados cuidadosamente diseñados que incluyan más pacientes por períodos de seguimiento más largos, que identifiquen la mejor intervención para mejorar la adherencia a los fármacos antiepilépticos.

Conclusiones de los autores: 

Las intervenciones conductuales, como los recordatorios intensivos y el uso de intervenciones mixtas, demuestran algunos resultados positivos; sin embargo, se necesita evidencia más fiable sobre su eficacia, derivada de ECA cuidadosamente diseñados antes de poder establecer una conclusión firme. Ninguno de los nuevos estudios incluidos ha aportado información adicional que pueda dar lugar a cambios significativos en las conclusiones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La adherencia deficiente a los fármacos antiepilépticos se asocia con un aumento de la mortalidad, la morbilidad y los costes de la atención sanitaria. Esta revisión se centró en las intervenciones diseñadas y probadas en ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados (cuasi-ECA) para ayudar a los pacientes con la adherencia a los fármacos antiepilépticos. Esta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en 2011 y actualizada por última vez en 2017.

Objetivos: 

Determinar la eficacia de las intervenciones para mejorar la adherencia a los fármacos antiepilépticos en pacientes adultos y niños con epilepsia.

Métodos de búsqueda: 

Para la última actualización, se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos el 18 de febrero de 2020: Registro Cochrane de Estudios (Cochrane Register of Studies) (CRS Web), MEDLINE, CINAHL Plus y PsycINFO. El CRS Web incluye ECA y cuasi-ECA de PubMed, Embase, ClinicalTrials.gov, la plataforma de registros internacionales de ensayos clínicos (ICTRP) de la Organización Mundial de la Salud, CENTRAL y el registro estudios de los Grupos Cochrane de Revisión incluido el de Epilepsia. Además, se buscó en las listas de referencias de los artículos pertinentes.

Criterios de selección: 

ECA o cuasi-ECA de intervenciones para mejorar la adherencia de los pacientes con diagnóstico clínico de epilepsia (como se definió en los estudios individuales), de cualquier edad y sexo, tratados con fármacos antiepilépticos en contextos de atención primaria, ambulatorios o comunitarios.

Obtención y análisis de los datos: 

Todos los autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron las listas de citas potencialmente pertinentes y los resúmenes. Al menos dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y realizaron una evaluación de la calidad de cada estudio según la herramienta Cochrane para evaluar el riesgo de sesgo. Se calificó el nivel de la evidencia para cada desenlace según GRADE. Los estudios difirieron ampliamente en el tipo de intervención y las medidas de cumplimiento, por lo que no fue apropiado combinar los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 20 estudios con datos de 2832 participantes. Trece estudios se centraron en pacientes adultos con epilepsia, un estudio incluyó participantes de todas las edades, un estudio incluyó participantes mayores de dos años, uno incluyó a pacientes pediátricos de entre un mes y 15 años, un estudio se centró en los cuidadores de niños con epilepsia, otro iba dirigido a adolescentes y cuidadores y dos estudios se centró en las familias de niños con epilepsia. Se identificaron tres estudios en curso. El tiempo de seguimiento fue generalmente corto en la mayoría de los estudios, entre uno y 12 meses. En los estudios se examinaron tres tipos principales de intervenciones: intervenciones formativas, intervenciones conductuales e intervenciones mixtas. Todos los estudios excepto tres compararon el tratamiento con la atención habitual o "ninguna intervención”. Debido a la heterogeneidad entre los estudios en cuanto a las intervenciones, los métodos utilizados para medir la adherencia y la manera en que se informaron los estudios, los resultados no se agruparon y no fue apropiado incluir estos hallazgos en un metanálisis.

La formación y el asesoramiento de los participantes con epilepsia tuvieron un éxito mixto (evidencia de certeza moderada). Las intervenciones conductuales, como el uso de recordatorios intensivos, tuvieron efectos más favorables sobre la adherencia (evidencia de certeza moderada). El efecto sobre la adherencia a los fármacos antiepilépticos descrito por los estudios de intervenciones mixtas mostró una mejor adherencia en los grupos de intervención en comparación con los grupos control (evidencia de certeza alta).

Once estudios describieron la frecuencia de las crisis o su gravedad o ambas, y cuatro de ellos informaron de una mejora de la adherencia y una reducción de la frecuencia de las crisis en los grupos de intervención (evidencia de certeza moderada). Los hallazgos relacionados con la autoeficacia y la calidad de vida fueron contradictorios, sin un patrón claro en los diferentes tipos de intervención.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save