Agregado de betaagonistas de acción prolongada a los corticosteroides inhalados para el asma crónica en niños

Agregado de betaagonistas de acción prolongada a los corticosteroides inhalados para el asma crónica en niños

La mayoría de las declaraciones de consenso recomiendan el uso de agonistas ß2 de acción prolongada (ABAP) como tratamiento complementario de los corticosteroides inhalados para el asma mal controlada. La finalidad de esta revisión fue identificar los beneficios y el perfil de seguridad de agregar agonistas ß2 de acción prolongada a los corticosteroides inhalados en niños con asma. En base a los ensayos aleatorios pediátricos identificados, el agregado de agonistas ß2 de acción prolongada no redujo significativamente el riesgo de exacerbaciones de asma que requieren esteroides sistémicos de rescate, pero mejoró la función pulmonar en comparación con el tratamiento en curso con una dosis similar de corticosteroides inhalados. No hubo pruebas de mayores efectos secundarios graves o retiros con el agregado de agonistas ß2 de acción prolongada. En comparación con la duplicación de la dosis de corticosteroides inhalados, la combinación de ABAP y esteroides inhalados no derivó en una reducción significativa de la tasa de exacerbaciones moderadas o los ingresos al hospital, pero mejoró la función pulmonar y provocó un mayor crecimiento.

Conclusiones de los autores: 

En los niños con asma persistente, el agregado de ABAP a CSI no se asoció con una reducción significativa de la tasa de exacerbaciones que requerían esteroides sistémicos, pero fue superior para mejorar la función pulmonar en comparación con la misma dosis de CSI. De igual manera, en comparación con una dosis doble de CSI, la combinación de ABAP y CSI no aumentó significativamente el riesgo de exacerbaciones que requerían esteroides orales, pero se asoció con una mejoría significativamente mayor en el FEM y el crecimiento. Se debe examinar más en detalle la posibilidad de un riesgo aumentado de los esteroides orales de rescate y el ingreso al hospital con el tratamiento de ABAP.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los agonistas ß2de acción prolongada (ABAP) en combinación con corticosteroides inhalados (CSI) se indican cada vez con mayor frecuencia en niños asmáticos.

Objetivos: 

Comparar la seguridad y el beneficio de agregar ABAP a CSI con la misma dosis de CSI o con una dosis aumentada en niños con asma persistente.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos de asma del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group) (mayo de 2008).

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios que probaban la combinación de ABAP y CSI versus la misma dosis de CSI o una dosis aumentada durante un mínimo de al menos 28 días en niños y adolescentes con asma. El resultado principal fue la tasa de exacerbaciones que requerían esteroides orales de rescate. Los resultados secundarios incluían función pulmonar, síntomas, eventos adversos y retiros.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente la calidad metodológica de los estudios y extrajeron los datos. Cuando fue posible se obtuvo la confirmación de los autores de los ensayos.

Resultados principales: 

Un total de 25 ensayos que representaban 31 comparaciones de intervención y control se incluyó en la revisión que asignó al azar a 5572 niños. La mayoría de los participantes fue controlada de forma inadecuada con la dosis de CSI actual. Se evaluó el agregado de ABAP a la misma dosis de CSI y a una dosis aumentada de CSI:

(1) El agregado de ABAP a CSI se comparó con la misma dosis de CSI, es decir, 400 mcg/día de beclometasona o menos en 16 de los 24 estudios. La media de edad de los participantes fue de diez años y el 64% de los participantes en los estudios eran hombres. La media del VEF1 al inicio fue el 80% del valor teórico o más en diez estudios; VEF1 61% a 79% del valor teórico en ocho estudios; y sin notificar en el estudio restante. Los participantes se controlaron de forma inadecuada antes de la asignación al azar en todos excepto siete estudios. En comparación con los CSI solos, el agregado de ABAP a CSI no se asoció con una reducción significativa de las exacerbaciones que requerían esteroides orales (siete estudios, CR 0,92; IC del 95%: 0,60 a 1,40). En comparación con los CSI solos, hubo una mejoría significativamente mayor en el VEF1 con el agregado de ABAP (nueve estudios; 0,08 litros, IC del 95%: 0,06 a 0,11), pero no hubo diferencias estadísticamente significativas entre los grupos en los días sin síntomas, el ingreso al hospital, la calidad de vida, el uso de medicación de alivio y los eventos adversos. Los retiros ocurrieron significativamente con menor frecuencia con el agregado de ABAP.

(2) Un total de siete estudios evaluó el agregado de ABAP al tratamiento con CSI en comparación con una dosis aumentada de CSI que asignó al azar a 1021 niños. La media de edad de los participantes fue de ocho años y el 67% eran hombres. La media del VEF al inicio1 fue el 80% del valor teórico o más en dos de los tres estudios que informaron esta característica. Todos los ensayos reclutaron a participantes que fueron controlados de forma inadecuada con una dosis inicial equivalente a 400 mcg/día de beclometasona o menos. No hubo diferencias significativas entre los grupos en el riesgo de una exacerbación que requería esteroides orales con la combinación de ABAP y CSI en comparación con una dosis doble de CSI (dos estudios, CR 1,5; IC del 95%: 0,65 a 3,48). El riesgo aumentado de ingreso al hospital con el tratamiento de combinación tampoco fue estadísticamente significativo (CR 2,21; IC del 95%: 0,74 a 6,64). En comparación con una dosis doble de CSI, el uso de ABAP se asoció con una mejoría significativamente mayor en el FEM matutino (cuatro estudios; DM 7,55 L/min; IC del 95%: 3,57 a 11,53) y el FEM vespertino (tres estudios, DM 5,5 L/min; IC del 95%: 1,21 a 9,79), pero hubo datos insuficientes para los datos agrupados sobre el VEF1, síntomas, uso de paliativos de rescate y calidad de vida. No hubo diferencias estadísticamente significativas en cuanto al riesgo general de retiros por todas las causas (cinco estudios; CR 0,71; IC del 95%: 0,42 a 1,20. No hubo diferencias entre los grupos en el riesgo de efectos adversos generales detectados. El crecimiento a corto plazo fue significativamente mayor en los niños tratados con el tratamiento de combinación en comparación con una dosis doble de CSI (dos estudios: DM 1,2 cm/año; IC del 95%: 0,72 a 1,7).

Tools
Information
Share/Save