Rehabilitación cognitiva para ayudar con el retorno al trabajo en pacientes con lesión cerebral debido a un traumatismo

Antecedentes

El traumatismo craneoencefálico se está volviendo cada vez más frecuente, y su impacto sobre la vida de las personas puede ser devastador. De acuerdo a qué parte del cerebro presenta la lesión y en qué medida, las deficiencias podrían encontrarse en las funciones físicas como caminar, y el uso de las manos y piernas, o en las funciones mentales (también conocidas como “funciones cognitivas”). Los problemas con las funciones mentales pueden estar relacionados con la memoria, la comprensión del lenguaje, el uso de palabras apropiadas para expresarse, el análisis de opciones en una situación y la toma de decisiones apropiadas. Los problemas con las funciones mentales podrían dar lugar a dificultades en las “actividades ocupacionales”, un término que se refiere al empleo, la posibilidad de avanzar en la educación y el manejo de las rutinas diarias. Las limitaciones en estas actividades podrían dar lugar a una calidad de vida deficiente y a la pérdida de la vida social.

La “rehabilitación cognitiva” es el término usado para referirse al entrenamiento administrado a los pacientes con lesión cerebral para considerar y mejorar las capacidades mentales específicas que están deterioradas. Lo anterior se logra generalmente para mejorar el retorno al trabajo, la independencia en el manejo de las rutinas diarias y la calidad de vida.

Pregunta de la revisión

¿La rehabilitación cognitiva para los pacientes con traumatismo craneoencefálico mejora el retorno al trabajo, la independencia en las actividades diarias, la integración a la comunidad y la calidad de vida?

Características de los estudios

Se incluyeron nueve estudios con 790 participantes. Siete de los estudios se realizaron en los Estados Unidos; uno en Australia; y uno en China. La duración del seguimiento (monitorización) de los estudios osciló entre dos semanas y dos años.

Hallazgos clave

Rehabilitación cognitiva en comparación con ningún tratamiento

Hubo evidencia insuficiente para establecer la conclusión de que la rehabilitación cognitiva, comparada con ningún otro tratamiento, dio lugar a una mejoría en el retorno al trabajo, la integración a la comunidad o la calidad de vida en adultos con traumatismo craneoencefálico. La calidad de esta evidencia se consideró baja o muy baja debido al informe deficiente tanto de los métodos usados como de los resultados.

Rehabilitación cognitiva en comparación con otra rehabilitación convencional

Hubo evidencia insuficiente para establecer la conclusión de que los adultos con traumatismo craneoencefálico que recibieron rehabilitación cognitiva tuvieron una mejoría en el retorno al trabajo, la independencia en la vida diaria, la integración a la comunidad o la calidad de vida en comparación con los adultos que recibieron rehabilitación convencional. Se consideró que la calidad de la evidencia sobre estos resultados varió entre moderada y muy baja debido al informe deficiente de los métodos usados, los diferentes tipos de tratamiento “convencional” y los resultados imprecisos.

Entrenamiento de rehabilitación cognitiva en el domicilio en comparación con entrenamiento en el hospital

En un estudio del personal militar activo, los que recibieron un programa domiciliario para el entrenamiento de rehabilitación cognitiva presentaron un retorno al trabajo similar en comparación con los que recibieron entrenamiento de rehabilitación cognitiva en un hospital. Esta evidencia se consideró de calidad moderada debido a los resultados imprecisos.

Diferentes tipos de rehabilitación cognitiva comparados entre sí

Un estudio comparó la rehabilitación cognitiva de tipo prueba y error (cognitiva-didáctica) con otro tipo de rehabilitación cognitiva que proporcionó señales para evitar errores (funcional-experimental) para veteranos o para el personal militar activo con traumatismo craneoencefálico. El estudio no encontró evidencia para sugerir que un tipo de rehabilitación cognitiva fue mejor que el otro para mejorar el retorno al trabajo o la capacidad de vivir de forma independiente. La calidad de la evidencia se consideró moderada (retorno al trabajo) y baja (capacidad de vivir de forma independiente) debido a los resultados imprecisos.

Ninguno de los estudios reveló información acerca de los efectos perjudiciales de la rehabilitación cognitiva.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia de buena calidad insuficiente para apoyar la función de la rehabilitación cognitiva en comparación con ninguna intervención o rehabilitación convencional en la mejoría del retorno al trabajo, la independencia en las AC, la integración a la comunidad o la calidad de vida en adultos con TCE. Hay evidencia de calidad moderada de que la rehabilitación cognitiva proporcionada como un programa domiciliario es similar a la rehabilitación cognitiva en el hospital en cuanto a la mejoría del retorno al estado laboral entre el personal militar en servicio activo con TCE moderado a grave. La evidencia de calidad moderada indica que una estrategia de rehabilitación cognitiva (cognitiva-didáctica) no es mejor que otra (funcional-experimental) para lograr el retorno al trabajo en veteranos o en el personal militar con TCE.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El deterioro cognitivo en los pacientes con traumatismo craneoencefálico (TCE) podría afectar múltiples facetas del funcionamiento diario. La rehabilitación cognitiva produce una mejoría clínicamente significativa en determinadas aptitudes cognitivas. Sin embargo, no se conoce si esta mejoría en las aptitudes cognitivas da lugar a mejorías en otros aspectos clave de la vida diaria. Se evaluó si la rehabilitación cognitiva para los pacientes con TCE mejora el retorno al trabajo, la independencia en las actividades diarias, la integración a la comunidad y la calidad de vida.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la rehabilitación cognitiva sobre el retorno al trabajo, la independencia en las actividades diarias, la integración a la comunidad (resultados ocupacionales) y la calidad de vida en pacientes con traumatismo craneoencefálico, y determinar qué estrategia de rehabilitación cognitiva logra mejor estos resultados.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL (the Cochrane Library; 2017, número 3), MEDLINE (OvidSP), Embase (OvidSP), PsycINFO (OvidSP), y en registros de ensayos clínicos hasta el 30 marzo 2017.

Criterios de selección: 

Se identificaron todos los ensayos controlados aleatorios disponibles de la rehabilitación cognitiva en comparación con otra intervención no farmacológica para los pacientes con TCE. Se incluyeron estudios que informaron al menos un resultado relacionado con: el retorno al trabajo, la independencia en las actividades cotidianas (AC), la integración a la comunidad y la calidad de vida.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los ensayos. Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane. Se evaluó la heterogeneidad entre los estudios incluidos y se realizó el metanálisis sólo cuando fue posible incluir más de un estudio en una comparación. Se utilizó el programa de computación en línea GRADEpro para evaluar la calidad de la evidencia y generar las tablas de “Resumen de los hallazgos”.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve estudios con 790 participantes. Tres ensayos (160 participantes) compararon la rehabilitación cognitiva versus ningún tratamiento, cuatro ensayos (144 participantes) compararon la rehabilitación cognitiva versus tratamiento convencional, un ensayo (120 participantes) comparó la rehabilitación cognitiva en el hospital versus programa domiciliario y un ensayo (366 participantes) comparó una estrategia cognitiva versus otra. Entre los estudios incluidos, se consideró que tres presentaban un bajo riesgo de sesgo.

No hubo diferencias entre la rehabilitación cognitiva y ninguna intervención en el retorno al trabajo (cociente de riesgos [CR] 1,80; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,74 a 4,39; un estudio; evidencia de muy baja calidad). No hubo diferencias entre la rehabilitación cognitiva cada dos semanas durante ocho semanas y ningún tratamiento en la integración a la comunidad (Sydney Psychosocial Reintegration Scale): diferencia de medias (DM) -2,90; IC del 95%: -12,57 a 6,77, un estudio; evidencia de baja calidad). No hubo diferencias en la calidad de vida entre la rehabilitación cognitiva y ninguna intervención inmediatamente después de la intervención de 12 semanas (DM 0,30; IC del 95%: -0,18 a 0,78; un estudio; evidencia de baja calidad). Ningún estudio informó efectos sobre la independencia en las AC.

No hubo diferencias entre la rehabilitación cognitiva y el tratamiento convencional en el retorno al estado laboral a los seis meses de seguimiento en un estudio (CR 1,43; IC del 95%: 0,87 a 2,33; evidencia de baja calidad); la independencia en las AC a las tres a cuatro semanas de seguimiento en dos estudios (diferencia de medias estandarizada [DME] -0,01; IC del 95%: -0,62 a 0,61; evidencia de muy baja calidad); la integración a la comunidad a las tres semanas a seis meses de seguimiento en tres estudios (Community Integration Questionnaire: DM 0,05; IC del 95%: -1,51 a 1,62; evidencia de baja calidad) y la calidad de vida a los seis meses de seguimiento en un estudio (escala Perceived Quality of Life: DM 6,50; IC del 95%: -2,57 a 15,57; evidencia de calidad moderada).

Para el personal militar en servicio activo con traumatismo craneoencefálico cerrado moderado a grave, no hubo diferencias entre la rehabilitación cognitiva durante ocho semanas administrada como un programa domiciliario y la rehabilitación cognitiva en el hospital para lograr el retorno al trabajo al año de seguimiento en un estudio (CR 0,95; IC del 95%: 0,85 a 1,05; evidencia de calidad moderada). El estudio no informó efectos sobre la independencia en las AC, la integración a la comunidad ni la calidad de vida.

No hubo diferencias entre una estrategia de rehabilitación cognitiva (cognitiva-didáctica) y otra (funcional-experimental) para los veteranos adultos o el personal del servicio militar en servicio activo con TCE moderado a grave (un estudio con 366 participantes y un año de seguimiento) en el retorno al trabajo (CR 1,10; IC del 95%: 0,83 a 1,46; evidencia de calidad moderada), ni en la independencia en las AC (CR 0,90; IC del 95%: 0,75 a 1,08; evidencia de baja calidad). El estudio no informó efectos sobre la integración a la comunidad ni la calidad de vida.

Ninguno de los estudios informó los efectos adversos de la rehabilitación cognitiva.

Tools
Information
Share/Save