Antibióticos habituales en la cesárea para reducir la infección

Antibióticos habituales en la cesárea para reducir la infección

Las mujeres a las que se les realiza cesárea tienen de cinco a 20 veces más probabilidades de presentar una infección en comparación con las mujeres que tienen un parto vaginal. Estas infecciones se pueden presentar en los órganos dentro de la pelvis, alrededor de la incisión quirúrgica y a veces en la orina. Las infecciones pueden ser graves y muy ocasionalmente pueden provocar la muerte materna. Los beneficios potenciales de la reducción de la infección para la madre se deben equilibrar contra los efectos adversos como náuseas, vómitos, erupción cutánea y rara vez reacciones alérgicas en la madre, y el riesgo de muguet y cualquier efecto de los antibióticos en las bacterias "habituales" del intestino del recién nacido. Esta revisión analizó si los antibióticos son efectivos en las cesáreas electivas y de urgencia. También estudió el efecto de administrar antibióticos antes o después de pinzar el cordón. La revisión encontró 86 estudios que incluyeron más de 13 000 mujeres. El uso habitual de antibióticos en la cesárea redujo el riesgo de fiebre y de infecciones de la herida, el útero y la orina en las madres. También redujo el riesgo de las complicaciones graves de las infecciones en las madres. Esta reducción ocurrió cuando la cesárea fue electiva o de urgencia y cuando los antibióticos se administraron antes o después del pinzamiento del cordón umbilical. Sin embargo, ninguno de los estudios analizó adecuadamente los posibles efectos adversos sobre el recién nacido, por ejemplo, si su uso aumentó el riesgo de muguet oral. De manera similar, fue poco claro si el uso habitual de antibióticos en la cesárea contribuiría a aumentar las cepas de bacterias resistentes al fármaco. Se necesitan estudios sobre estos dos aspectos de esta intervención.

Conclusiones de los autores: 

La endometritis se redujo de dos terceras partes a tres cuartas partes y también se identificó una disminución en la infección de la herida. Sin embargo, la información obtenida acerca de los efectos adversos potenciales fue incompleta, incluido el efecto de los antibióticos sobre los recién nacidos, lo que dificultó la evaluación de los beneficios y los daños generales. Los antibióticos profilácticos administrados a todas las mujeres a las que se les realizó cesárea electiva o no electiva son claramente beneficiosos para las mujeres, pero existe incertidumbre acerca de las consecuencias para los recién nacidos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El factor de riesgo único más importante para la infección materna posparto es la cesárea. La profilaxis habitual con antibióticos puede reducir este riesgo y se debe evaluar en términos de beneficios y daños.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los antibióticos profilácticos comparados con ningún antibiótico profiláctico sobre las complicaciones infecciosas en mujeres a las que se les realiza cesárea.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (mayo 2009).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) y cuasialeatorios que compararon los efectos de los antibióticos profilácticos versus ningún tratamiento en mujeres a las que se les realiza cesárea.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron de forma independiente los estudios para la inclusión, evaluaron el riesgo de sesgo y realizaron la extracción de datos.

Resultados principales: 

Se identificaron 86 estudios que incluyeron 13 000 mujeres. Los antibióticos profilácticos en las mujeres a las que se les realiza cesárea redujeron significativamente la incidencia de morbilidad febril (cociente de riesgos [CR] promedio 0,45; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,39 a 0,51; 50 estudios; 8141 mujeres), infección de la herida (CR promedio 0,39; IC del 95%: 0,32 a 0,48; 77 estudios; 11 961 mujeres), endometritis (CR 0,38; IC del 95%: 0,34 a 0,42; 79 estudios; 12 142 mujeres) y complicaciones infecciosas graves maternas (CR 0,31; IC del 95%: 0,19 a 0,48; 31 estudios; 5047 mujeres). A partir de estos estudios, no es posible establecer conclusiones sobre otros efectos adversos maternos (CR 2,43; IC del 95%: 1,00 a 5,90; 13 estudios; 2131 mujeres). Ninguno de los 86 estudios informó resultados adversos en los lactantes y en particular, no se evaluó el muguet oral en los mismos. No se obtuvieron de forma sistemática datos sobre la resistencia bacteriana al fármaco. Los hallazgos fueron similares cuando la cesárea fue electiva o no electiva, y cuando el antibiótico se administró antes o después del pinzamiento del cordón umbilical. En general, la calidad metodológica de los ensayos fue incierta y sólo en pocos estudios fue obvio que se habían considerado de manera adecuada otras fuentes de sesgo potencial.

Tools
Information
Share/Save