Antibióticos durante el parto para la colonización materna por estreptococos del grupo B

Antibióticos durante el parto para la colonización materna por estreptococos del grupo B

Las mujeres, los hombres y los niños de todas las edades pueden presentar colonización por streptococcus del grupo B (GBS) sin presentar síntomas; estas bacterias suelen encontrarse en el sistema digestivo, la vagina y la uretra. Esta situación es frecuente en países desarrollados y en países en vías de desarrollo. Aproximadamente uno de 2000 recién nacidos presenta infecciones bacterianas por streptococcus del grupo B, que generalmente se manifiestan como enfermedad respiratoria, sepsis general o meningitis dentro de la primera semana. El recién nacido contrae la infección de la madre durante el trabajo de parto. Administrar a la madre un antibiótico directamente en la vena durante el trabajo de parto provoca una disminución rápida de los recuentos bacterianos, lo que indica posibles beneficios, pero la embarazada se debe someter a cribado. Muchos países cuentan con guías sobre el cribado para GBS en el embarazo y el tratamiento con antibióticos. Algunos factores de riesgo de un recién nacido con infección incluyen prematurez y bajo peso al nacer; trabajo de parto prolongado; rotura prolongada de las membranas (más de 12 horas); cambios importantes en la frecuencia cardíaca fetal durante el período dilatante; y diabetes gestational. Muy pocas mujeres en trabajo de parto con resultados positivos en las pruebas de GBS tienen recién nacidos con infección por GBS, y los antibióticos pueden tener efectos perjudiciales como reacciones alérgicas graves en la madre, aumento de los microorganismos resistentes a los antibióticos y exposición del recién nacido a bacterias resistentes, así como infecciones posnatales maternas y neonatales por levaduras.

Esta revisión encontró que no hay pruebas definitivas que apoyen la administración de antibióticos. La revisión identificó cuatro ensayos con 852 mujeres con resultados positivos en las pruebas de GBS. Tres ensayos, que se realizaron hace aproximadamente 20 años, compararon ampicilina o penicilina con ningún tratamiento y no encontraron diferencias claras en las muertes neonatales, aunque la aparición temprana de la infección por GBS en el recién nacido se redujo con los antibióticos. Los antibióticos ampicilina y penicilina no tuvieron efectos diferentes en un ensayo con 352 mujeres con resultados positivos en las pruebas de GBS. Es poco probable que se puedan prevenir todos los casos de infecciones perinatales por GBS, incluso si se desarrolla una vacuna efectiva.

Conclusiones de los autores: 

La profilaxis con antibióticos durante el trabajo de parto pareció reducir la enfermedad de aparición temprana por estreptococos del grupo B, pero es posible que este hallazgo sea resultado del sesgo, ya que se encontró un alto riesgo de sesgo para uno o más de los dominios clave en la metodología y la ejecución del estudio. No hay pruebas suficientes a partir de ensayos bien diseñados y realizados para recomendar la profilaxis con antibióticos durante el trabajo de parto con el objetivo de reducir la enfermedad de aparición temprana por estreptococos del grupo B.

En condiciones ideales la efectividad de la profilaxis con antibióticos durante el trabajo de parto para reducir las infecciones por GBS se debe estudiar en ensayos controlados doble ciego de tamaño adecuado. Es probable que se haya perdido la oportunidad de realizar dichos ensayos, ya que en varias jurisdicciones se han introducido guías prácticas (aunque no hay pruebas sólidas).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La colonización materna por streptococcus del grupo B (GBS, por sus siglas en inglés) durante el embarazo aumenta el riesgo de infección neonatal por transmisión vertical. La administración de profilaxis con antibióticos durante el trabajo de parto se ha asociado con una reducción de la enfermedad de aparición temprana por estreptococos del grupo B. Sin embargo, el tratamiento de todas las mujeres con colonización durante el trabajo de parto expone a un gran número de mujeres y recién nacidos a posibles efectos adversos sin beneficios.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de la profilaxis con antibióticos durante el trabajo de parto para la colonización materna por GBS sobre los siguientes resultados neonatales: 1) mortalidad por todas las causas y 2) morbilidad por enfermedad probable y comprobada por estreptococos del grupo B de aparición temprana, enfermedad por estreptococos del grupo B de aparición tardía, resultados maternos de infección y reacciones alérgicas a los antibióticos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Chilbirth Group) (abril 2009).

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos aleatorios que evaluaron el impacto de la profilaxis con antibióticos materna durante el trabajo de parto en las infecciones por GBS.

Obtención y análisis de los datos: 

Se evaluaron de manera independiente la elegibilidad y la calidad de los estudios.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos (con 852 mujeres) que evaluaron los efectos de la profilaxis con antibióticos durante el trabajo de parto versus ningún tratamiento. El riesgo de sesgo se calificó como elevado. El uso de profilaxis con antibióticos durante el trabajo de parto no redujo significativamente la incidencia de mortalidad por todas las causas, ni la mortalidad por infección por GBS o por infecciones causadas por bacterias diferentes a los GBS. La incidencia de infección temprana por GBS se redujo con la profilaxis con antibióticos durante el trabajo de parto en comparación con ningún tratamiento (cociente de riesgos 0,17; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,04 a 0,74; tres ensayos, 488 recién nacidos; diferencia de riesgos -0,04; IC del 95%: 0,07 a -0,01; número necesario a tratar para obtener un beneficio 25; IC del 95%: 14 a 100; I2 0%). La incidencia de enfermedad de aparición tardía o sepsis por microorganismos diferentes de los GBS y la infección puerperal no fueron significativamente diferentes entre los grupos.

Un ensayo (que incluyó 352 mujeres) comparó la administración de ampicilina versus penicilina durante el trabajo de parto y no informó diferencias significativas en los resultados neonatales ni maternos.

Tools
Information
Share/Save