Balón de contrapulsación intraaórtico (BCIA) para el infarto de miocardio complicado por shock cardiogénico

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Los pacientes con infarto agudo de miocardio complicado por shock cardiogénico aún tienen un mal pronóstico después de los procedimientos de revascularización primarios como el injerto de derivación de la arteria coronaria o la intervención coronaria percutánea primaria. Según consideraciones fisiopatológicas, el corazón dañado debido al deterioro de la función del ventrículo izquierdo después del infarto agudo de miocardio es la causa principal de shock cardiogénico, caracterizado por hemodinámica inestable, con reducción de la presión arterial sistólica y media. La reducción de la presión arterial da lugar a hipoperfusión con reducción del suministro de oxígeno a los órganos vitales. Después de estas consideraciones fisiopatológicas parece ser un concepto terapéutico consecuente proporcionar apoyo hemodinámico a estos pacientes hemodinámicamente inestables mediante un dispositivo mecánico de apoyo llamado balón de contrapulsación intraaórtico (BCIA). Al inflarse y desinflarse sincrónicamente con los latidos del corazón, el balón hace que aumente el flujo sanguíneo al corazón a la vez que reduce el trabajo del mismo. Este apoyo puede proporcionarse durante pocas horas y hasta varios días. Pruebas recientes indican que algunos pacientes con infarto agudo de miocardio complicado por shock cardiogénico y tratados con trombólisis pueden beneficiarse con un período de apoyo con el BCIA después de la revascularización mediante trombólisis. Actualmente el procedimiento de revascularización preferido es la intervención coronaria percutánea primaria. Pocos ensayos con asignación aleatoria heterogéneos con sólo un escaso número de pacientes no fueron capaces de proporcionar pruebas convincentes de efectos beneficiosos o perjudiciales en estos pacientes para apoyar el uso de la contrapulsación intraaórtica más allá de las mejorías hemodinámicas iniciales. Esta actual falta de pruebas debido al número pequeño de ensayos controlados con asignación aleatoria con un escaso número de pacientes no excluye que quizás haya efectos clínicamente significativos que sólo pueden ser probados mediante ensayos controlados con asignación aleatoria más grandes. Por este motivo, en 2009 se comenzó un gran ensayo multicéntrico (IABP-SHOCK II) para aclarar el uso del BCIA en el shock cardiogénico relacionado con el infarto y sus resultados aportarán las mejores pruebas a comienzos de 2013.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas disponibles indican que el BCIA puede tener un efecto beneficioso sobre la hemodinámica; sin embargo, no hay datos con asignación aleatoria convincentes para apoyar el uso del BCIA en el shock cardiogénico relacionado con el infarto.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El balón de contrapulsación intraaórtico (BCIA) es actualmente el dispositivo mecánico de apoyo utilizado con más frecuencia en los pacientes con shock cardiogénico debido a infarto agudo de miocardio.

Aunque sólo hay pruebas limitadas de ensayos controlados con asignación aleatoria, las guías actuales del American Heart Association/American College of Cardiology y la European Society of Cardiology recomiendan firmemente el uso del balón de contrapulsación intraaórtico en los pacientes con shock cardiogénico relacionado con el infarto según consideraciones fisiopatológicas, así como de ensayos sin asignación aleatoria y datos de registro.

Objetivos: 

Determinar el efecto del BCIA versus ningún BCIA u otro tratamiento estándar que cumpla con las guías para dispositivos de apoyo, en cuanto a eficacia y seguridad, sobre la mortalidad y la morbilidad en pacientes con infarto agudo de miocardio complicado por shock cardiogénico.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE y EMBASE, LILACS, IndMed y KoreaMed, en registros de ensayos en curso y actas de congresos en enero 2010, sin restricciones de fecha. Se revisaron las listas de referencias y se estableció contacto con expertos en el campo para obtener información adicional. No se aplicó ninguna restricción en cuanto al idioma.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados con asignación aleatoria en pacientes con infarto de miocardio complicado por shock cardiogénico.

Obtención y análisis de los datos: 

La obtención y el análisis de los datos se realizaron según un protocolo publicado. Cinco ensayos proporcionaron datos de pacientes individuales y se unieron con los datos agrupados. Las estadísticas de resumen de las variables principales de evaluación fueron los cocientes de riesgos instantáneos (CRI) y los odds ratios con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

De un total de 1 410 referencias, se identificaron seis estudios elegibles y dos en curso. Tres compararon BCIA con tratamiento estándar y tres con dispositivos de apoyo al ventrículo izquierdo (DAVI) percutáneos. En el metanálisis se incluyeron los datos de 190 pacientes con infarto agudo de miocardio y shock cardiogénico: 105 pacientes se trataron con BCIA y 85 pacientes sirvieron como controles. Cuarenta pacientes fueron tratados sin dispositivos de ayuda y 45 pacientes con DAVI. El CRI para la mortalidad por todas las causas a los 30 días fue 1,04 (IC del 95%: 0,62 a 1,73) y no aportó pruebas de un efecto beneficioso para la supervivencia. Aunque las diferencias en la supervivencia fueron comparables entre los pacientes tratados con BCIA, con y sin DAVI, las complicaciones hemodinámicas y la incidencia de complicaciones relacionadas con los dispositivos muestran resultados heterogéneos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save