Tratamiento farmacológico de la depresión en la esclerosis múltiple

Muchos pacientes con esclerosis múltiple (EM) sufren de depresión. En esta revisión, se resumen los estudios de las farmacoterapias antidepresivas en los pacientes con EM. Se encontraron dos estudios que cumplían los criterios de inclusión de calidad metodológica, con un total de 70 participantes: uno (28 participantes) informó los efectos de la desipramina; el otro (42 participantes), los efectos de la paroxetina. Los dos estudios indicaron un mejoría de la depresión con ambos tratamientos a corto plazo (cinco/12 semanas). Se presentaron con frecuencia efectos adversos como náuseas o cefalea. Es evidente la necesidad de más estudios sobre el tratamiento farmacológico de la EM, con una duración más prolongada, ya que los resultados pueden verse afectados por el reducido número de participantes y porque muchos no completaron los estudios.

Conclusiones de los autores: 

Tanto la desipramina como la paroxetina muestran una tendencia hacia la eficacia en la depresión de la EM a corto plazo, pero ambos tratamientos se asociaron con efectos adversos y un número significativamente mayor de pacientes tratados con paroxetina presentó náuseas o cefalea. Es evidente la necesidad de más estudios de investigación clínica sobre el tratamiento de la depresión en la EM. Los ensayos futuros deben abordar la eficacia y la tolerabilidad a largo plazo, y comparar los tratamientos antidepresivos de manera directa.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La depresión es un problema frecuente en los pacientes con esclerosis múltiple (EM). No puede precisarse cuál es el tratamiento farmacológico más eficaz y cuál el menos nocivo.

Objetivos: 

Determinar la eficacia y tolerabilidad de los tratamientos farmacológicos para la depresión en pacientes con EM.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Esclerosis Múltiple (Cochrane Multiple Sclerosis Group) (junio 2010), listas de referencias de artículos relevantes y resúmenes de congresos. Se recurrió a los organismos reguladores como fuentes adicionales de información sobre los efectos adversos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados adecuadamente aleatorios o cuasialeatorios, con o sin cegamiento, en niños y adultos con EM. Intervención experimental: tratamientos farmacológicos para la depresión sin restricciones con respecto a la dosis, la vía de administración, la frecuencia o la duración. Intervención de control: tratamiento con placebo o ningún tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos equipos de revisores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se contactó con los autores de los estudios para obtener información adicional. Se recopilaron los efectos adversos de los ensayos.

La información acerca de la población de estudio, el tipo de intervención, las medidas de resultado y el diseño del estudio se extrajeron de los estudios seleccionados. La calidad de los ensayos fue evaluada con los criterios: asignación al azar, ocultación de la asignación, cegamiento, tratamiento de los datos de resultados incompletos, ausencia de informe selectivo y de otros sesgos.

La repercusión de los datos faltantes sobre los resultados de los estudios se exploró con análisis de sensibilidad, que compararon los resultados de los análisis de participantes que finalizaron el estudio con los de los escenarios del mejor y peor caso.

Resultados principales: 

Se incluyeron dos ensayos (70 participantes). Un ensayo (28 participantes) comparó el tratamiento con desipramina durante cinco semanas con placebo. El otro ensayo (42 participantes) comparó el tratamiento con paroxetina durante 12 semanas con placebo. Ambos ensayos tuvieron un número significativo de pacientes perdidos durante el seguimiento o les faltaban medidas de resultados.

Hubo una tendencia hacia la eficacia de ambos tratamientos comparados con el placebo, pero esta diferencia no fue estadísticamente significativa salvo un resultado. Los intervalos de confianza fueron amplios en todos los análisis, y el análisis de sensibilidad mostró que los datos faltantes pueden haber tenido un efecto importante en ambos ensayos, con diferencias grandes entre los escenarios del mejor y peor caso para todos los resultados evaluados.

Ambos tratamientos se asociaron con efectos adversos, y un número significativamente mayor de pacientes tratados con paroxetina presentó náuseas o cefalea. Dada la diferencia en la duración del ensayo y el tipo de fármaco, se tomó la decisión de no realizar un metanálisis.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save