Tratamiento de dilatación vaginal para mujeres que reciben radioterapia pelviana

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La radioterapia pelviana para el cáncer ginecológico y anorrectal lesiona la vagina: Reduce su tamaño y puede hacer que los lados se adhieran. Para tratar y prevenir todo lo anterior se ha convertido en práctica establecida en el Reino Unido recomendar la dilatación vaginal habitual durante y después de la radioterapia. La dilatación incluye la colocación y la rotación de un artefacto con forma de falo en la vagina aproximadamente tres veces a la semana durante cerca de cinco minutos para estirar la piel. Esta revisión evaluó toda la bibliografía y recuperó todos los datos disponibles sobre este tema para determinar si había pruebas para apoyar esta práctica. Estos datos mostraron que la dilatación de la vagina estaba vinculada a un riesgo poco frecuente pero grave de rotura vaginal y podría provocar daño psicológico en algunas mujeres. No hubo datos confiables que indicaran que la dilatación tuvo una repercusión beneficiosa sobre la función sexual o la anatomía vaginal. Sin embargo, hay informes de casos que indican que los meses o los años de dilatación después de la radioterapia se asocian con un alargamiento de la vagina y hay un estudio (con un alto riesgo de sesgo) que muestra que las tasas de estenosis se pueden reducir al utilizar una cánula (sonda plástica con forma de falo), en comparación con un dilatador. Otros datos indican que la dilatación no reduce el daño vaginal. Se concluye que hay datos que muestran que la dilatación puede ser perjudicial en pocas ocasiones y no hay datos suficientes que indiquen beneficio, por lo que no es posible recomendar su uso habitual. Sin embargo, lo anterior no significa que los exámenes vaginales suaves ocasionales o el coito durante o poco después del tratamiento no evitarán que las paredes vaginales se adhieran ni que la dilatación después que disminuya la fase inflamatoria pueda mejorar la longitud vaginal.

Conclusiones de los autores: 

La dilatación habitual durante o poco después del tratamiento para el cáncer puede ser perjudicial. No existen pruebas confiables que indiquen que la dilatación vaginal habitual durante o después de la radioterapia previene los efectos tardíos de la radioterapia o mejora la calidad de vida. La exploración vaginal suave podría separar las paredes vaginales antes de que se puedan adherir y algunas mujeres se pueden beneficiar del tratamiento de dilatación una vez que ha disminuido la inflamación, pero no hay buenos datos de apoyo comparativos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Muchas guías de tratamiento de dilatación vaginal recomiendan su práctica habitual durante y después de la radioterapia pelviana para prevenir la estenosis (estrechamiento anormal de la vagina). El Gynaecological Oncology Nurse Forum del Reino Unido recomienda la dilatación "tres veces por semana durante un período indefinido". La entidad de caridad Cancer Backup del Reino Unido recomienda utilizar dilatadores vaginales durante dos a ocho semanas después que finalice el tratamiento con radioterapia. Las guías australianas recomiendan la dilatación después de la braquiterapia "tan pronto como sea cómodamente posible" y "con seguridad durante cuatro semanas y continuar por tres años o indefinidamente si fuera posible". Sin embargo, la dilatación es invasiva, utiliza recursos de salud y puede ser psicológicamente angustiante. También ha causado daño poco frecuente pero muy grave al recto.

Objetivos: 

Examinar los beneficios y los daños del tratamiento de dilatación vaginal asociado con la radioterapia pelviana para el cáncer.

Estrategia de búsqueda (: 

Las búsquedas incluyeron el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials), (CENTRAL) (The Cochrane Library 2008, número 4), MEDLINE (1950 hasta 2008), EMBASE (1980 hasta 2008) y CINAHL (1982 hasta 2008).

Criterios de selección: 

Cualquier ensayo controlado aleatorio (ECA) comparativo o datos de cualquier tipo que comparen la dilatación o la penetración en la vagina después del tratamiento con radioterapia pelviana para el cáncer.

Obtención y análisis de los datos: 

Los revisores extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de forma independiente. En análisis de ensayos únicos se utilizó la diferencia de medias en las puntuaciones de función sexual y el cociente de riesgos para el incumplimiento a las seis semanas y los tres meses. Ningún ensayo cumplió los criterios de inclusión.

Resultados principales: 

La dilatación durante o inmediatamente después de la radioterapia puede, en pocas ocasiones, causar daño y ningún estudio proporcionó pruebas convincentes para demostrar que previene la estenosis. Los datos de un ECA no mostraron mejorías en las puntuaciones sexuales en las mujeres a las que se las estimuló a practicar la dilatación. Dos series de casos y un estudio comparativo con controles históricos indican que la dilatación se podría asociar con mayor longitud vaginal, pero estos datos no se pueden interpretar razonablemente para indicar que la dilatación provocó el cambio en la vagina.

Share/Save