Control estricto de la hipertensión gestacional no proteinúrica o preexistente leve a moderada

La hipertensión arterial se define como una presión arterial sistólica mayor o igual a 140 mmHg, o como una presión arterial diastólica mayor o igual a 90 mmHg. En la población general un control estricto de la presión arterial reduce los riesgos cardiovasculares y es particularmente importante para los pacientes con diabetes o nefropatía. La hipertensión arterial durante el embarazo es una enfermedad clínica compleja. Los efectos adversos incluyen separación prematura de la placenta (desprendimiento), bajo peso al nacer y mortalidad perinatal. Las mujeres que no reciben atención prenatal regular, las que presentan hipertensión no controlada grave y preeclampsia tienen mayores probabilidades de presentar resultados deficientes. Una mujer con hipertensión leve a moderada puede presentar hipertensión grave si no se trata correctamente. Por otro lado, la disminución significativa de la presión arterial puede reducir la perfusión placentaria y provocar restricción del crecimiento fetal, sin proporcionarle beneficio extra a la madre. No hay consenso con respecto a una meta clara del ajuste de la presión arterial en las embarazadas con hipertensión leve a moderada.

Esta revisión sistemática comparó los efectos del control "estricto" versus el control "muy estricto" de la hipertensión gestacional no proteinúrica o preexistente leve a moderada sobre los resultados del embarazo. No se encontraron pruebas suficientes para determinar qué grado de control de la presión arterial durante el embarazo fue más efectivo para mejorar los resultados de la madre y de su recién nacido. La revisión incluyó dos ensayos que estudiaron 256 mujeres. Una presión arterial objetivo menor de 130/80 mmHg con el uso de la metildopa redujo la tasa de ingreso hospitalaria durante el embarazo. No hubo pruebas de una diferencia entre los grupos de control estricto y muy estricto con respecto a la preeclampsia grave, la inducción del trabajo de parto y el parto por cesárea, ni hubo casos de eclampsia ni de mortalidad materna.

Conclusiones de los autores: 

No hay pruebas suficientes para determinar cómo se debe lograr el control estricto de la hipertensión en las embarazadas con hipertensión gestacional no proteinúrica o preexistente no grave para mejorar los resultados maternos, fetales y neonatales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Aún es tema de debate la cuestión de la presión arterial objetivo en las embarazadas con hipertensión leve a moderada.

Objetivos: 

Comparar el control estricto versus el control muy estricto de la hipertensión gestacional no proteinúrica o preexistente leve a moderada para mejorar los resultados

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 marzo 2011), CENTRAL (Cochrane Library 2011, número 3), MEDLINE (enero 1966 hasta marzo 2011) y en el metaRegister of Controlled Trials (31 marzo 2011). Se realizaron búsquedas manuales en las listas de citas de publicaciones pertinentes, artículos de revisión y estudios incluidos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados con asignación aleatoria de control estricto versus control muy estricto en embarazadas con hipertensión gestacional no proteinúrica o preexistente leve a moderada.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Los resultados se presentaron como cociente de riesgos (CR) o diferencias de medias, junto con sus intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Se incluyeron dos estudios (256 participantes) relacionados con la hipertensión gestacional no proteinúrica o preexistente leve a moderada. No hubo pruebas de una diferencia entre los grupos de control estricto y muy estricto con respecto a la preeclampsia grave (cociente de riesgos [CR] 1,28, IC del 95%: 0,97 a 1,70; dos ensayos, 256 participantes). Más mujeres del grupo de control estricto fueron hospitalizadas durante su embarazo (CR 2,53, IC del 95%: 1,14 a 5,63; un ensayo, 125 participantes). Entre los grupos de control estricto y muy estricto no hubo pruebas de una diferencia en otras medidas de resultado que incluyeron el sufrimiento fetal, la RCIU, el ingreso neonatal a la UCIN, la mortalidad perinatal, la inducción del trabajo de parto y el parto por cesárea. La edad gestacional al parto tuvo una diferencia de medias (DM) no significativa de -0,15 semanas entre el grupo de control estricto y el grupo de control muy estricto (DM -0,15, IC del 95%: -1,52 a 1,21; efectos aleatorios, T² = 0,75; I² = 77%; dos ensayos, 256 participantes). La DM en el peso al nacer entre el grupo de control estricto y muy estricto no fue significativa (DM -100,00 gramos, IC del 95%: -363,69 a 163,69; un ensayo, 125 participantes).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save