Las intervenciones sobre normas sociales no presentan una efectividad suficiente para reducir el consumo indebido de alcohol entre los estudiantes universitarios

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Pregunta de la revisión: Se examinaron las pruebas sobre los efectos de las intervenciones sobre normas sociales (información para corregir las concepciones erróneas acerca de los niveles de consumo de alcohol en grupos de compañeros) para el consumo indebido de alcohol (problemas relacionados con el alcohol, consumo de alcohol en forma compulsiva, cantidad y frecuencia del consumo y concentraciones calculadas de alcohol de sangre). Se encontraron 66 estudios.

Antecedentes: El consumo perjudicial de alcohol da lugar a cerca de 2 500 000 muertes cada año en todo el mundo. Cerca de 320 000 de estas muertes ocurren en jóvenes de entre 15 y 29 años, debido principalmente a accidentes automovilísticos, homicidios (asesinatos), suicidios y ahogamientos.

Se deseaba determinar si la información sobre normas sociales tenía un efecto sobre el consumo indebido de alcohol en los estudiantes universitarios, entre los cuales las tasas de consumo y los problemas suelen ser mayores que en los jóvenes de edad similar que no realizan estudios en a la universidad o la facultad. Si los implicados en la prevención del consumo indebido de alcohol en los jóvenes van a aplicar enfoques relacionados con las normas sociales, se necesitan pruebas claras de su efectividad. Esta revisión actualiza una revisión anterior publicada en 2009.

Fecha de la búsqueda:Las pruebas están actualizadas hasta mayo 2014.

Características de los estudios: se incluyeron 66 estudios en esta revisión, con 43 125 estudiantes en general. El interés estuvo principalmente en los estudios con un período de seguimiento de cuatro meses o más para evaluar si los efectos se mantenían más allá del corto plazo inmediato. El último período de seguimiento en dichos estudios varió del periodo inmediato posterior a la intervención a cuatro años.

En 39 de los ensayos, la intervención sobre normas sociales se dirigió a los estudiantes de mayor riesgo (es decir estudiantes con resultados positivos en las pruebas de consumo riesgoso de alcohol, o a los que se les exigió recibir la intervención debido al comportamiento y a las normas de la universidad). Un ensayo incluyó sólo a estudiantes en bajo riesgo, y los otros (26 ensayos) incluyeron a todos los estudiantes,independientemente del comportamiento relacionado con el consumo de alcohol.

Un total de 52 estudios se realizaron en los EE.UU., y 14 estudios se completaron en otros países, entre ellos Australia, Brasil, Nueva Zelanda, Suecia y el Reino Unido.

La administración de información sobre normas sociales varió entre los estudios e incluyó información enviada por correo, información a través de la web/computadora, información individual presencial, información grupal presencial y campañas publicitarias sobre normas sociales generales en los campus universitarios. En los análisis, se consideraron los resultados por separado para cada modalidad de administración cuando las pruebas estadísticas indicaron que los efectos variaron entre las diferentes modalidades de administración.

Se identificaron siete medidas de resultado que fueron cubiertas por los ensayos en esta revisión: (1) problemas relacionados con el alcohol; (2) consumo de alcohol en forma compulsiva; (3) cantidad de alcohol consumido (p.ej. bebidas por semana o por mes); (4) frecuencia del consumo (p.ej. número de días de consumo en la semana o el mes típico); (5 y 6) punto máximo calculado y concentración de alcohol sanguíneo (CAS) típica, calculados mediante una fórmula que tuvo en cuenta el consumo, el género y el peso; y (7) las normas relacionadas con el alcohol, informe del número percibido de bebidas consumidas en cada ocasión por un estudiante típico.

Resultados clave

A los cuatro meses o más de seguimiento, se encontraron efectos pequeños para la información por la web y la información individual presencial sobre los resultados de los problemas relacionados con el alcohol, la cantidad de alcohol consumido en forma compulsiva, la frecuencia del consumo de alcohol y la CAS máxima.

No se encontró ningún efecto de la información enviada por correo sobre los resultados de los problemas relacionados con el alcohol ni de la información grupal presencial; o las campañas publicitarias, en la frecuencia del consumo de alcohol y la CAS típica.

Ningún estudio informó los efectos perjudiciales relacionados con la información sobre normas sociales.

Estos resultados significan que aunque se encontraron algunos efectos significativos de la información sobre normas sociales entre los estudiantes universitarios, la solidez de los efectos es pequeña y por lo tanto es poco probable que esta información proporcione ventajas en la práctica.

En términos generales, se observaron sólo pruebas de calidad baja o moderada sobre los efectos informados en esta revisión. La calidad de los estudios incluidos en la revisión fue variable. La forma en que los estudiantes fueron asignados al azar a los grupos de estudio no se informó de manera adecuada en muchos estudios; sólo unos pocos estudios informaron claramente la forma en que disimularon a qué grupo fueron asignados los estudiantes, y las pérdidas de estudiantes durante el seguimiento fue una cuestión en muchos estudios. Estos problemas con la calidad de los estudios podrían dar lugar a estimaciones demasiado altas de los efectos de las normas sociales y, por lo tanto, no se puede descartar la posibilidad de que los efectos observados en esta revisión puedan estar sobrevalorados. Las pruebas están actualizadas hasta mayo 2014.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados de esta revisión indican que no hay ningún beneficio significativo y considerable asociado con las intervenciones sobre normas sociales para la prevención del consumo indebido de alcohol entre los estudiantes universitarios. Aunque se encontraron algunos efectos significativos, los tamaños del efecto se interpretaron como demasiado pequeños para ser relevantes para las políticas o la práctica, debido a las escalas de medición utilizadas en los estudios incluidos en esta revisión. Además, los efectos estadísticamente significativos no son consistentes para todas las medidas de consumo indebido, la heterogeneidad fue un problema en algunos análisis y no se puede descartar el sesgo como la causa posible de estos hallazgos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El consumo de alcohol está influenciado por los conceptos erróneos que tienen los jóvenes sobre los hábitos de consumo de sus compañeros. Si se pueden corregir estas concepciones erróneas, los jóvenes quizá beban menos.

Objetivos: 

Determinar si las intervenciones sobre normas sociales reducen las consecuencias negativas relacionadas con el alcohol, el consumo indebido de alcohol o el consumo de alcohol en comparación con un control (que varió desde evaluación solamente / ninguna intervención hasta otras intervenciones educacionales o psicosociales) entre los estudiantes universitarios.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas hasta mayo 2014: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, PsycINFOy en la Cumulative Index to Nursing and Allied Health Literature (CINAHL) (sólo hasta marzo 2008). Se realizaron búsquedas manuales en listas de referencias de los estudios obtenidos y artículos de revisión.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios o ensayos controlados con asignación al azar por grupos que compararon una intervención sobre normas sociales versus ninguna intervención, folletos de educación sobre el alcohol u otra intervención sobre el alcohol con “información no normativa” e informaron sobre el consumo de alcohol o los problemas relacionados con el alcohol en estudiantes universitarios.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane. Cada resultado fue analizado por modalidad de administración: información normativa enviada por correo (IE); información normativa por la Web/computadora (IW); información normativa individual presencial (IIP); información normativa grupal presencial (IGP); y campañas publicitarias normativas (CP).

Resultados principales: 

Un total de 66 estudios (43 125 participantes) fueron incluidos en la revisión, y 59 estudios (40 951 participantes) en los metanálisis. Los resultados a los 4+ meses luego de la intervención fueron de especial interés para evaluar cuándo los efectos se mantuvieron más allá del corto plazo inmediato. Se informaron los efectos agrupados de las modalidades de administración sólo para los análisis para los cuales no hay una heterogeneidad apreciable en las modalidades de administración (I2 < 50%).

Problemas relacionados con el alcohol a los 4+ meses: diferencia de medias estandarizada (DME) de la IIP -0,16; intervalo de confianza (IC) del 95%: -0,31 a -0,01 (participantes = 1065; estudios = 7; pruebas de calidad moderada), equivalente a una disminución de 1,5 puntos en la puntuación de la escala de 69 puntos de los problemas relacionados con el alcohol. No se encontraron efectos para la IW o la IE.

Consumo de alcohol en forma compulsiva a los 4+ meses: resultados agrupados de las modalidades de administración: DME -0,06; IC del 95%: -0,11 a -0,02 (participantes = 11,292; estudios = 16; pruebas de calidad moderada), equivalente a 2,7% menos consumo de alcohol en forma compulsiva cuando la prevalencia en 30 días es de 43,9%.

Cantidad de alcohol consumido a los 4+ meses: resultados agrupados de las modalidades de administración: DME -0,08; IC del 95%: -0,12 a -0,05 (participantes = 20,696; estudios = 33; pruebas de calidad moderada), equivalente a una reducción de 0,9 bebidas consumidas cada semana, a partir de un valor inicial de 13,7 bebidas por semana.

Frecuencia del consumo de alcohol a los 4+ meses: DME de la IW -0,12; IC del 95%: -0,18 a -0,05 (participantes = 9456; estudios = 9; pruebas de calidad moderada), equivalente a una disminución de 0,19 días/semana de consumo de alcohol, a partir de un valor inicial de 2,74 días/semana; DME de la IIP -0,21; IC del 95%: -0,31 a -0,10 (participantes = 1464; estudios = 8; pruebas de calidad moderada), equivalente a una disminución de 0,32 días/semana de consumo de alcohol, a partir de un valor inicial de 2,74 días/semana. No se encontraron efectos para la IGP o las CP.

Concentración de alcohol sanguíneo (CAS) calculada a los 4+ meses: resultados de la CAS máxima agrupados a través de las modalidades de administración: DME -0,08; IC del 95%: -0,17 a 0,00 (participantes = 7198; estudios = 13; pruebas de baja calidad), equivalente a una reducción en la CAS máxima desde un promedio de 0,144% a 0,135%. No se encontraron efectos para la CAS típica con la IIP.

Share/Save