Regímenes intermitentes de tratamiento preventivo para el paludismo en las embarazadas con pruebas positivas para el VIH

El tratamiento preventivo intermitente consiste en la administración de una dosis curativa completa de una medicina antimalárica a intervalos predefinidos durante el embarazo (a partir del segundo trimestre), independientemente de si la embarazada tiene parásitos del paludismo o no. El tratamiento preventivo intermitente para las embarazadas, cuando se administra en las visitas regulares para la atención prenatal, es una política recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y se ha adoptado en la mayoría de los países africanos donde el paludismo es endémico. Debido a que el VIH aumenta la gravedad del paludismo en las embarazadas, es importante evaluar los diversos fármacos y dosis necesarios para prevenir el paludismo en las embarazadas con pruebas positivas para el VIH.

Esta revisión sólo identificó dos ensayos que compararon la repercusión de utilizar tres o más dosis de sulfadoxina-pirimetamina con utilizar sólo dos dosis. El uso de tres o más dosis fue más eficaz en la prevención de la presencia de los parásitos del paludismo en la placenta y en la sangre periférica de la embarazada que el uso de sólo dos dosis estándar. Además, los niños nacidos de embarazadas con pruebas positivas para el VIH que utilizaron tres o más dosis de sulfadoxina-pirimetamina tuvieron un peso mayor que el de los nacidos de madres que sólo utilizaron las dos dosis estándar.

Aunque las dosis más frecuentes de este fármaco son eficaces para prevenir el paludismo, las embarazadas con pruebas positivas para el VIH con recuentos bajos de CD4 no pueden utilizar el fármaco ya que la política actual requiere que utilicen cotrimoxazol (bactrim) para prevenir las infecciones oportunistas. Por lo tanto, es necesario investigar fármacos y regímenes alternativos para prevenir el paludismo en las embarazadas con pruebas positivas para el VIH.

Conclusiones de los autores: 

El régimen de tres o más dosis de SP es superior a las dos dosis estándar en las embarazadas con pruebas positivas para el VIH. Sin embargo, debido a que la SP no se puede administrar concurrentemente con el cotrimoxazol (un fármaco recomendado a menudo para la profilaxis de la infección en embarazadas con pruebas positivas para el VIH), se necesitan nuevos fármacos y estudios de investigación para abordar las necesidades de las embarazadas con pruebas positivas para el VIH.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El tratamiento preventivo intermitente está recomendado para las embarazadas que viven en los países donde el paludismo es endémico debido a los efectos beneficiosos para la madre y el feto. Sin embargo, la repercusión puede no ser la misma en las embarazadas con pruebas positivas para el VIH ya que la infección por VIH deteriora la inmunidad de la mujer.

Objetivos: 

Comparar los regímenes intermitentes de tratamiento preventivo para el paludismo en las embarazadas con pruebas positivas para el VIH que viven en áreas donde el paludismo es endémico.

Estrategia de búsqueda (: 

En junio 2011, se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group), CENTRAL, MEDLINE; EMBASE; LILACS, en el metaRegister of Controlled Trials (mRCT), listas de referencias y en resúmenes de congresos. También se contactaron investigadores y organizaciones para obtener información sobre ensayos relevantes.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados con asignación aleatoria que comparan diferentes regímenes intermitentes de tratamiento preventivo para el paludismo en las embarazadas con pruebas positivas para el VIH en áreas donde el paludismo es endémico.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Las variables dicotómicas se combinaron mediante los cocientes de riesgos (CR) y las diferencias de medias (DM) para los resultados continuos, ambos con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Se incluyeron dos ensayos con asignación aleatoria con 722 embarazadas con pruebas positivas para el VIH que compararon regímenes mensuales de sulfadoxina-pirimetamina (SP) con el régimen estándar de dos dosis en el segundo y tercer trimestres. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre SP mensual y dos dosis de SP en las tasas de anemia materna, bajo peso al nacer y mortalidad neonatal. En las primigrávidas y secundigrávidas, el régimen mensual se asoció con menos parasitemia placentaria (CR 0,38, IC del 95%: 0,21 a 0,70; dos ensayos) y menos parasitemia periférica (CR 0,25, IC del 95%: 0,14 a 0,43; dos ensayos), pero no se demostraron efectos en las mujeres multigrávidas. Los recién nacidos de mujeres primigrávidas y secundigrávidas que recibieron SP mensual tuvieron un peso al nacer medio mayor (diferencia de medias ponderada [DMP] 130 g, IC del 95%: 120 g a 150 g; dos ensayos) que los recién nacidos de madres que recibieron dos dosis de SP. Las mujeres multigrávidas tratadas con SP mensual tuvieron un nivel de hemoglobina significativamente mayor que las tratadas con dos dosis de SP (DMP 0,21 g/dl, IC del 95%: 0,15 g/dl a 0,27 g/dl; un ensayo). Ningún ensayo evaluó otros regímenes de tratamiento para el tratamiento preventivo intermitente de las embarazadas con pruebas positivas para el VIH.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save